Opinión

¿Reencauzar las estrategias?

El fin de la reforma eléctrica obliga a hacer cambios de forma y fondo en los altos niveles de gobierno y partidos. | José Antonio Sosa Plata

  • 20/04/2022
  • Escuchar

Después de la consulta de revocación y del rechazo a la reforma eléctrica en los términos que la quería el presidente Andrés Manuel López Obrador, está claro que la atención principal de la clase política durante los siguientes dos años estará en el proceso de sucesión. Las meganoticias políticas y de las grandes obras comprometidas al inicio del sexenio ya dieron de sí. A partir de hoy, el país ha entrado a una fase que abre nuevas áreas de oportunidad para todas y todos los aspirantes presidenciales.

No es novedad que se anticipe con tanto tiempo la lucha por la sucesión. Claro que no hay motivo para sorprenderse por los resultados en la votación de la ciudadanía y de las y los diputados en el Congreso de los últimos días. Las encuestas y pronósticos de los analistas avizoraban desde hace tiempo escenarios complejos para el presidente, no obstante los altos niveles de aprobación y reconocimiento que tenía a finales del año pasado.

Tampoco extrañan las declaraciones, reacciones y emociones de los personajes políticos por lo que está sucediendo. Ya forman parte de la nueva normalidad. Lo que habrá que observar con mucho cuidado son los ajustes y cambios que se darán en el gobierno y todos los partidos una vez que empiece el proceso de desgaste que inevitablemente se vivirá en Palacio Nacional. En la historia moderna de México, han sido muy pocos los primeros mandatarios que llegan con una buena o excelente popularidad a la segunda mitad de su sexenio.

Por si no lo leíste: AMLO no enviará otra reforma eléctrica; aconseja a sucesor volver a intentarlo.

Los reacomodos, renuncias y despidos en las posiciones de alto nivel son absolutamente indispensables. Sobresalen dos razones. Por parte del gobierno, para fortalecer la candidatura del candidato o candidata oficial. Del lado de los partidos de oposición, para impulsar —a ver si ahora sí— a los líderes y lideresas que puedan generar las capacidades competitivas que les permitan confrontar con mayor efectividad a la dupla que harán en campaña el presidente y su candidat@.

El éxito que logró el frente opositor el domingo pasado tendría que ser la base para enfocar la atención mediática en los personajes que, dentro o fuera del Congreso, lo hicieron posible. Por su parte, el presidente estaría obligado a hacer una revisión profunda de su estrategia de gobierno y de los resultados que obtuvieron sus colaboradoras y colaboradores en los temas centrales de su agenda, de manera particular quienes aspiran a sucederlo en el cargo.

Consulta: Paulina Arredondo Fitz. Cambios y continuidades en los gabinetes mexicanos postalternancia: 2000-2006, 2006-2012 y 2012-2017. UNAM, Trabajo preparado para su presentación el 9º Congreso Latinoamericano de Ciencia Política, organizado por la Asociación Latinoamericana de Ciencia Política (ALACIP), Montevideo, 26 al 28 de julio de 2017.

Desde el siglo pasado los presidentes priístas, primero, y luego los de la alternancia, han comprometido desde su toma de posesión reformas jurídicas de gran calado, mega obras públicas y frenar o poner fin a los grandes problemas nacionales como la pobreza y la inseguridad. Si bien es cierto que no se pueden negar algunos avances importantes, tampoco se puede asegurar que alguno haya logrado consolidar una gran transformación en el país.

A partir de este enfoque, parecería que ha existido una línea de continuidad paradójica e inexplicable en las prácticas políticas, económicas y en el diseño de programas sociales. Quizás las diferencias más notables las observamos en las estrategias y acciones de comunicación política, en las que algunos expresidentes han reconocido fallas importantes con las que intentan explicar las razones en el declive de su popularidad o en el fracaso de su sucesión.

Te recomendamos: Francesco Manetto. Marcelo Ebrard encabeza por la mínima la carrera de los posibles candidatos presidenciales en 2024. El País, 18 Marzo 2022.

Las elecciones 2022 serán importantes. Marcarán sin duda una tendencia. Morena asegura que “el país se pintará de guinda” y que ganará por lo menos 5 de las 6 gubernaturas. Sin embargo, las posibilidades de los partidos de oposición se incrementarán si aprovechan la coyuntura actual. Pero no será fácil si sus principales liderazgos no encuentran la manera de contrarrestar la habilidad que aún tiene el presidente para salir bien librado de los golpes o derrotas que ha tenido durante su administración.

En los últimos días inició el verdadero punto de inflexión del gobierno del presidente. Aunque suene a lugar común, “la moneda está en el aire”. Pero lo que se tiene que reconocer es que aún tiene el control de la mayoría de variables para mantener a Morena y sus partidos aliados en el poder. La desventaja que enfrenta está en que las noticias positivas de alto impacto prácticamente se le están acabando. Los conflictos seguirán. Lo importante es que se sigan resolviendo por la vía institucional.

Lee más: ¿Presidenciables acelerados? Opinión La Silla Rota, 24 Noviembre 2021.

En contraste, los negativos de su gestión de gobierno se siguen acumulando. Y aunque ha habido acciones de contención basadas esencialmente en comunicación política —de manera particular las relacionadas con el manejo de la pandemia— no todas han sido efectivas. Cierto es que el presidente es un comunicador hábil y eficaz. Pero a dos años de que estén definidos los candidatos, es un reto mantenerse a flote y con el control de toda la agenda pública.

Las condiciones para realinear equipos y ajustar estrategias están dadas. Falta fijar el timing más apropiado. De lo que no hay duda es que tendrá que ser pronto, antes de que el proceso electoral de este año domine la agenda o se tengan que enfrentar eventos delicados o críticos como consecuencia de los nuevos escenarios que emergieron en las últimas semanas. Además será necesario prever cualquier tipo de acciones o sucesos inesperados, con base en un análisis detallado de los riesgos latentes que existen en los diversos frentes que hoy están abiertos. 

Lee: Tres años de López Obrador en México: aciertos, errores y reformas pendientes. France 24, 1 Diciembre 2021.

Entre otros temas relevantes, falta aún ver el desempeño político que tendrá la reforma electoral. También habrá que estar muy atento a las reacciones, atención mediática y en redes sociales que se dará a las noticias sobre el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas, entre las grandes prioridades que aún quedan del gobierno federal. Por supuesto que se tienen que seguir con lupa las Elecciones 2022 y la batalla iniciada desde hace tiempo contra el INE y el TEPJF.

Sin embargo, el resultado de ninguna de estas noticias será tan trascendente como para modificar de manera sustancial el escenario político. Los “cañonazos informativos” se acabaron. Por supuesto que no se pueden descartar nuevas acciones o sorpresas que devuelvan el control total de la agenda a la Presidencia de la República, al menos por períodos cortos de tiempo. De las estrategias que se lleven a cabo a partir del punto de inflexión dependerá si la 4T se convierte o no en proyecto de continuidad.

Recomendación editorial: Alfonso Zárate. Un gobierno fallido. Peña Nieto y la sucesión presidencial de 2018. México, Editorial Temas de Hoy, 2018.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.