NACIÓN

Iván Archivaldo, el otro hijo de “El Chapo” que agarraron y dejaron ir

Primogénito de “El Chapo”, es el principal heredero del vacío criminal que su padre dejó tras su caída en el mundo del narcotráfico

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 28/12/2019
  • 19:30 hrs
  • Escuchar
Iván Archivaldo, el otro hijo de “El Chapo” que agarraron y dejaron ir
Iván Archivaldo, el otro hijo de “El Chapo” que agarraron y dejaron ir (Foto Cuartoscuro)

"Ni madres, aguanta, ahorita te vamos a rescatar", habrían sido las palabras que escuchó desde el otro lado de la bocina Ovidio Guzmán López antes de ser liberado aquel jueves negro, el 17 de octubre, en el fallido operativo del Ejército y la Guardia Nacional en Culiacán, Sinaloa.

La frase habría salido de la boca de Iván Archivaldo Guzmán Salazar, medio hermano de Ovidio e hijo de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo, exlíder fundador del cártel de Sinaloa.

Primogénito de “El Chapo”, es el principal heredero del vacío criminal que su padre dejó tras su extradición a Estados Unidos, junto a su hermano Jesús Alfredo Guzmán Salazar, son conocidos como “Los Chapitos”.

Los inicios y su primera captura

Nacido el 2 de octubre de 1980 en Sinaloa, “El Chapito” es fruto del primer matrimonio de Guzmán Loera con María Alejandrina Salazar Hernández. Además de Jesús Alfredo, en su lista de hermanos aparece Alejandrina Gisselle y César, ambos sin aparente vínculo con el narcotráfico.

Iván Archivaldo antes de cumplir 40 años se ha convertido en el jefe de uno de los cuatro frentes que encabeza el cártel de Sinaloa.

Él tenía apenas 13 años cuando “El Chapo” fue detenido en 1993 en Guatemala, luego de ser acusado del asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo. 

Los medios nacionales e internacionales conocieron al primogénito de “El Chapo” en febrero de 2005, cuando fue detenido por elementos de la Policía Municipal de Zapopan. Iván Archivaldo y dos sujetos más fueron capturados cuando intentaron fugarse al ver una patrulla.

“El Chapito” fue acusado de lavado de dinero y detenido en el penal del Altiplano, cárcel de máxima seguridad que sería “hogar” de su padre en dos ocasiones y de la cual consumara su segunda fuga.

Iván Archivaldo estaba en la mira del gobierno de Estados Unidos, no estaba acusado formalmente, pero sabían de sus prácticas criminales en el cártel de Sinaloa desde al menos mayo de 2005, incluso, tras su captura, su destino final sería la extradición, pero eso no sucedió.

Guzmán Salazar, sin embargo, no salió por un túnel como “El Chapo”, le abrieron las puertas del penal ubicado en el Estado de México luego que un magistrado lo exonerara de las acusaciones por lavado de dinero argumentando que no había pruebas.

El primogénito de “El Chapo” salió de prisión en 2008, cuando su padre se encontraba en su apogeo criminal.

Poco más de una década después de su liberación, el magistrado que le concedió la libertad, José Guadalupe Luna Altamirano, se encuentra suspendido acusado de enriquecimiento ilícito.

El ascenso dentro del cártel de Sinaloa

Tras la liberación, Iván Archivaldo –junto con Jesús Alfredo– comenzó a tener mayor importancia dentro del cártel de Sinaloa.

En 2013, entonces, el gobierno de Estados Unidos formalizó una acusación en su contra. Su nombre aparece junto al de Ismael Zambada García, “El Mayo, y el de dos hijos de éste: Ismael Zambada Imperial, “Mayito Gordo”, e Ismael Zambada Sicarios, “Mayito Flaco”. 

La acusación realizada en contra de Guzmán Salazar es de “conspiración para importar metanfetamina, cocaína y marihuana”, así como “conspiración para lavar dinero”.

Iván Archivaldo, junto con los Zambada, se encargaba de traer droga o precursores químicos de Asia, Centro y Sudamérica a México, para luego introducirlas a Estados Unidos.

Finalmente, recolectaban el dinero, lo lavaban para mantener una parte en tierras norteamericanas y otra mandarla a México, en beneficio del cártel de Sinaloa.

Las autoridades estadounidenses aseguraron que Iván Archivaldo operaba en países como Colombia, Ecuador, Venezuela, Perú, Panamá, Costa Rica, Guatemala y obviamente México.

Guzmán Salazar utiliza diferentes tipos de vehículos para traficar la droga y precursores químicos, desde camiones y tractores, hasta aviones, submarinos, lanchas, trenes y remolques.

El principal punto de cruce de México a Estados Unidos de Iván Archivaldo es Mexicali y Tijuana, en Baja California, siendo Los Ángeles, Chicago e Illinois como sus principales centros de distribución. 

La denuncia estadounidense contra Guzmán Salazar detalla que a este le gusta comprar automóviles de lujo y aviones. Sin mencionar el uso de teléfonos modificados para comunicarse entre los miembros del cártel.

Entre los automóviles de “El Chapito” incluidos en la denuncia penal en su contra, destacan un Lamborghini Murcielago, un Nissan GT-R y un Mercedes Benz McLaren.

La segunda captura de “El Chapo” y la reunión con Kate

Un año después de las acusaciones en su contra, en febrero del 2014, su padre fue capturado por segunda ocasión por elementos de la Marina en un hotel de Mazatlán, Sinaloa, junto con Emma Coronel Aispuro.

Encerrado en el Altiplano, “El Chapo” aún seguía dirigiendo el cártel de Sinaloa, tal era su control que se fugó la noche del 11 de julio de 2015 por un túnel construido desde un predio cercano al inmueble, por debajo de la cárcel y hasta la coladera de su regadera.

Guzmán Loera estuvo seis meses en libertad, tiempo suficiente para que concretara una reunión con Sean Penn y Kate del Castillo, con el fin de planificar una película que el capo criminal quería hacer de su vida.

En el encuentro estuvieron presentes “Los Chapitos”, incluso habrían sido ellos quienes coordinaron todo para que este se diera en la reserva ecológica de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS). Incluso, se dio a conocer una foto de “El Alfredillo” con Kate del Castillo.

La tercera y definitiva captura de “El Chapo” se dio en enero del 2016 por elementos de la Policía Federal en calles de Los Mochis, Sinaloa, luego de escapar de un operativo de la Marina. Guzmán Loera fue regresado al penal del Altiplano y meses después trasladado al penal de Ciudad Juárez, Chihuahua, para preparar todo ante su eventual extradición a Estados Unidos.

La guerra con los Dámaso

El Chapo” estaba terminado. Su puesto en el cártel de Sinaloa quedó vacante y dos grupos buscaban hacerse de él: “Los Chapitos” y “Los Dámaso”. Estos últimos estaban conformados por Dámaso López Núñez, “El Licenciado, y Dámaso López Serrano, “El Mini Lic”, su hijo.

Los primeros serían los herederos naturales del vacío dejado por “El Chapo”, pero los segundos se lo habían ganado a pulso, siendo leales a Guzmán Loera. Entonces comenzó la guerra entre ambos bandos por hacerse del liderato del cártel de Sinaloa

No se tiene muy claro quien comenzó la disputa, pero hay dos versiones: la primera que "El Chapo" fue quien dejó a "El Licenciado" como jefe de la organización criminal provocando un conflicto con "Los Chapitos", quienes buscaban el trono de su padre. La segunda detalla que fue el mismo Dámaso quien quiso hacerse por la fuerza del liderazgo.

"Los Dámaso", para disputar el liderazgo, realizó una supuesta alianza con Nemesio Oseguera Cervantes, "El Mencho", líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG). Mientras que “Los Chapitos” contaban con el respaldo del viejo socio de su padre: Ismael “El MayoZambada.

La guerra dejó varios enfrentamientos y muertos en diversos estados del noroeste del país, principalmente Sinaloa, Sonora y Baja California Sur.

Sin embargo, el momento más ríspido de esta disputa la protagonizó Iván Archivaldo y Jesús Alfredo, cuando fueron secuestrados el 15 de agosto de 2016 del restaurante "La Leche" en Puerto Vallarta, Jalisco.

Detrás del plagio, del cual incluso se registró un video, estaban “Los Dámaso”, “El Mencho”, e incluso Alfredo Beltrán Guzmán, “El Mochomito”, sobrino de “El Chapo”  hijo de Alfredo Beltran Leyva, “El Mochomo”, líder del cártel de los Beltrán Leyva detenido y extraditado a Estados Unidos por una supuesta traición de Guzmán Loera. Es decir, detrás del plagio había puros enemigos de “Los Chapitos”.

Guzmán Loera se enteró del secuestro de sus hijos dentro de prisión. Eduardo Guerrero, experto en Seguridad y Sistemas Penitenciarios, fue quien informó a Guzmán Loera del plagio de sus hijos, según dijo él mismo en entrevista con Notimex.

"Su primera reacción fue de enojo", aseguró Eduardo, quien dijo le mostraron el video donde se ve a los hombres armados ingresando al restaurante por Iván Archivaldo y Jesús Alfredo. Guerrero invitó a "El Chapo" a denunciar el secuestro de sus hijos, pero este no lo quiso.

Cinco días después del secuestro, "Los Chapitos" fueron liberados, por intervención de Ismael "El Mayo" Zambada, así como varios millones de pesos.

A la larga, la disputa fue ganada por los Guzmán Salazar. El 2 de mayo del 2017, “El Licenciado” fue detenido en un lujoso departamento de la zona de Polanco en la Ciudad de México. Casi dos meses después, "El Mini Lic" se entregó a las autoridades estadunidenses en California.

El auge de Iván Archivaldo y el bajo perfil

Desde entonces, Iván Archivaldo mantuvo un perfil bajo dentro del mundo del narcotráfico y al frente del cártel de Sinaloa. Incluso fue su hermano Jesús Alfredo quien tomó mayor relevancia mediática cuando fue incluido en la lista de los 10 más buscados de la DEA. 

No fue hasta el 17 de octubre que su nombre volvió a sonar nacional e internacionalmente tras el operativo fallido en Culiacán, Sinaloa, contra su medio hermano Ovidio Guzmán López.

En primera instancia se refirió que el detenido había sido Iván Archivaldo, luego se confirmó que fue Ovidio. Sin embargo, “El Chapito” siempre fue pieza clave en el “culiacanazo”.

The New York Times informó al día siguiente de la captura y liberación de Ovidio que en el operativo sucedió lo mismo con Iván Archivaldo. Guzmán Salazar habría sido sacado rápidamente de custodia por miembros del cártel de Sinaloa, para luego comenzar la liberación de Guzmán López.

Esto coincide con las primeras versiones del que el detenido había sido Iván Archivaldo, aunque luego se refirió que el detenido era Ovidio. También concuerda con audios en posesión de La Silla Rota que muestran a presuntos sicarios del cártel de Sinaloa festejando la liberación de Iván Archivaldo.

Luego, Río Doce señaló que fue Iván Archivaldo quien terminó orquestando la liberación de Ovidio. Cuando Guzmán López es sacado por las autoridades federales, en un video que fue dado a conocer por el presidente y el gabinete de seguridad, los uniformados le piden a Ovidio que "calme a su gente", éste asiente y realiza una llamada para que se detenga la violencia que en ese momento se vive en los alrededores de la casa de Ovidio y en otras partes de la ciudad sinaloense.

Ovidio Guzmán tomó el celular y, del otro lado de la bocina –según detalla el semanario sinaloense– se encontraba Iván Archivaldo Guzmán Salazar y dice: "Ya paren todo, ya me entregué, ya paren todo, por favor, ya tranquilos, ya ni modo, díganles que se retiren, pero ya díganles, ya no quiero pedos, ya no quiero que haya desmadres".

De acuerdo con Rio Doce, Iván Archivaldo le dijo a Ovidio que resistiera y le prometió que lo iba a sacar de ahí: "Ni madres, aguanta, ahorita te vamos a rescatar”.

Pese a los señalamientos, el gobierno federal ha sido omiso en dar información sobre Iván Archivaldo, tras el “culiacanazo”.

En conferencia mañanera, López Obrador  fue abordado sobre los rumores de que, en el operativo de Culiacán también fue detenido y liberado Iván Archivaldo a lo que respondió: "No tengo información sobre eso, no me dieron información sobre eso. Yo lo que supe es de que había este operativo ya cuando estaba en marcha".

Actualmente se desconoce si Iván Archivaldo tiene una orden de extradición en su contra o una orden de aprehensión por las autoridades mexicanas. En tanto, sigue liderando una de las organizaciones más peligrosas del mundo.