Opinión

¿Súper Gatell?

Todavía no hemos entrado a la fase más crítica de la pandemia y algunos ya consideran al doctor Hugo López-Gatell como un héroe. | José Antonio Sosa Plata

  • 30/04/2020
  • Escuchar

Es un buen vocero. Quizás el mejor que tiene hoy el gobierno federal. La razón es obvia, porque los demás integrantes del gabinete legal y ampliado casi no aparecen en el ecosistema de comunicación. Tampoco hay duda del liderazgo político y social que el Dr. Hugo López-Gatell ha adquirido en la lucha contra la pandemia del covid-19 en nuestro país. 

El subsecretario ha tenido una exposición mediática sin precedente. Esta situación lo ha colocado —en poco más de dos meses— como un personaje central de la agenda política nacional. Su voz e imagen están todos los días en todos los medios. ¡Cuántos políticos en el mundo no quisieran tener hoy una cobertura similar!

Consulta: "López-Gatell acapara reflectores sobre Sheinbaum y AMLO". Central de Inteligencia Política (CIP), Estudio A.R.M.A. covid-19, 14 al 20 de abril, El Universal, 23 Abril 2020.

Para algunos, López-Gatell es "la nueva estrella de las redes sociales" y todo un "sex symbol". Para otros, es el sólido académico carismático que sí genera confianza porque todos los días nos ofrece "datos, ciencia, paciencia, claridad comunicativa y rendición de cuentas, mezclado con una dosis de conciencia de género". Algo a lo que no estamos acostumbrados a recibir siempre en las conferencias de medios oficiales.

Aunque se ha caracterizado por su sencillez, disciplina y sensatez, el vocero no ha estado exento de las críticas. El agradecimiento y respeto que tiene al presidente Andrés Manuel López Obrador lo han colocado enmedio de algunos conflictos, en los que se ha intentado poner en tela de juicio su objetividad para manejar la crisis. Por un lado, porque ha debido subordinarse a algunas decisiones controvertidas del primer mandatario. Por el otro, porque aparentemente no está cumpliendo con todos los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por si fuera poco, el subsecretario ha entrado en tiempo récord al terreno de las apuestas por la carrera presidencial. Algunos especuladores políticos ya lo ven como el principal competidor de Marcelo Ebrard o Claudia Sheinbaum. Y, si todo sale bien —se dice con ironía— hasta podría convertirse en el nuevo "superhéroe" mexicano, en el "amigo de todas las niñas y los niños", muy por encima del arraigo y popularidad que ha conseguido una de sus principales aliadas: Susana Distancia.

López-Gatell es todo un personaje científico y con altos niveles de credibilidad. Lo ha demostrado. La encuesta más reciente levantada por Enkoll para La Silla Rota así lo confirma. La forma en que está gestionando la crisis lo posiciona ya como un político confiable y eficaz. Pero lo cierto es que aún no es tiempo de perder la concentración ni la atención de la misión que le fue encomendada por el presidente.

Por si no lo leíste: De rockstar a hombre del momento: Quién ajusta portada de López-Gatell.

El poder es seductor, sobre todo cuando se acumula y se ejerce en la magnitud que lo está haciendo López-Gatell. Pero hoy, no puede alejarse de su responsabilidad ni un minuto. Además, está lidiando con la incertidumbre y el riesgo. Si hasta ahora han predominado los aciertos y ha superado los conflictos en los que ha entrado, ¿cuál es la necesidad de distraerse en temas políticos ajenos a la pandemia

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud tendrá que esperar algunos meses para saber si, con su liderazgo, el gobierno mexicano escuchó y atendió con oportunidad y eficacia el mensaje de la OMS. Los indicadores muestran que los países que atendieron las recomendaciones del organismo internacional están en mejor posición que los otros. 

También tendrá que ser paciente para saber si fue o no una buena decisión que México sea hoy el país miembro de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) que menos pruebas ha realizado para detectar a las personas contagiadas con covid-19

Lee más: Pandemia, aún lejos de finalizar: OMS. El Universal, 28 Abril 2020.

La imagen positiva que ha construido López-Gatell con su capacidad y esfuerzo es un activo de gran valor. La mejor manera de cuidarla es cumpliendo los tres objetivos más importantes para el país: salvar el mayor número de vidas, registrar el menor número de contagios posible y atender con la mayor eficiencia a quienes tienen que ingresar a los hospitales. 

Al país no le vendría mal un “nuevo héroe

Sin embargo, si el sistema de salud rinde buenas cuentas, el vocero ya tendrá tiempo y oportunidad para proyectar su futuro político. En caso contrario, el golpe a su carrera podría ser devastador. 

Mientras estamos a unas cuantas semanas de entrar a la fase más crítica de la pandemia, las distracciones políticas también son inevitables. Pero no hay que perder de vista que la saturación informativa, la sobreexposición mediática y la frivolidad con la que se están proyectando algunos asuntos personales del vocero son factores que pueden resultar contraproducentes en los momentos críticos que estamos viviendo.

Recomendación editorial: Adriana Amado. Política pop. De líderes populistas a telepresidentes. Buenos Aires, Argentina, Editorial Ariel, 2016.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.