ESTADOS

Emboscan a comunitarios y suspenden clases parcialmente en Guerrero

Dos policías comunitarios de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) resultaron heridos al ser atacados a balazos

  • MARGENA DE LA O/ CORRESPONSAL
  • 08/02/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Emboscan a comunitarios y suspenden clases parcialmente en Guerrero
El enfrentamiento ocasionó la suspención parcial de clases en El Ocotito y comunidades aledañas (foto. especial)

Chilpancingo (La Silla Rota).- Otra vez en el valle de El Ocotito, la zona rural de Chilpancingo, ocurrió un hecho violento que involucra a civiles armados ypolicías comunitarios de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), y que mantiene esta mañana parcialmente paralizadas las actividades en la zona: policías ciudadanos fueron emboscados en la comunidad de Buena Vista de la Salud, y a dos de ellos hirieron a balazos.

El ataque a los autodefensas que se hacen llamar policías ciudadanos incluyó el incendio de una bodega y una camioneta que derribaron en una calle del pueblo, lo que generó temor entre la gente. A consecuencia de esto, de acuerdo a habitantes del valle, las clases se suspendieron en los pueblos de El Ocotito, Cajeles, Mohoneras y Buena Vista de la Salud.

El reporte policiaco de los hechos divide en dos momentos el ataque de Buena Vista de la Salud: el primero ocurrió alrededor de las siete de la mañana cerca de Los Establos de la comunidad; autodefensas circulaban por el lugar en una camioneta y fueron atacados a balazos, lo que desencadenó una balacera mayor. Después, los agresores de los autodefensas incendiaron una bodega de maíz en el perímetro de un rancho.

Momentos después, en la segunda parte de la agresión, a orilla de la autopista del Sol, cerca del basurero, atacaron a más policías comunitarios. En ese mismo lugar, al parecer, los mismos agresores volcaron una camioneta que se sabe era marca Jeep, y la incendiaron.

La balacera y los incendios generaron que la gente del pueblo no saliera. Sus calles casi estaban vacías.

El valle de El Ocotito, como es conocida esta zona rural de Chilpancingo que reúne varios pueblos, tiene años ocupada por miembros de la UPOEG que, dijeron a su arribo, generarían seguridad en la zona, pero hace un par de años es referencia de hechos violentos: balaceras, emboscadas y asesinatos.