NACIÓN

Las alianzas criminales del CJNG para expandirse en México

El CJNG ha puesto en marcha una estrategia de alianzas para implementar su negocio de terror de norte a sur del país

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 09/10/2019
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
Las alianzas criminales del CJNG para expandirse en México
Las alianzas criminales del CJNG para expandirse en México (Foto Especial)

Para las autoridades mexicanas el cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) sólo opera en ocho estados del país, mientras que el gobierno estadunidense lo detecta en 22 entidades nacionales.

Sea como sea, el CJNG es la organización criminal con mayor presencia en México y una de las cinco más peligrosas del mundo.  Su mancha expansiva ha desplazado al todopoderoso cártel de Sinaloa, que aún no supera el golpe que significó la caída de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo.

La expansión criminal del cártel liderado por Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho, se ha caracterizado por una serie de alianzas, donde se ayuda de bandas criminales pequeñas o en declive para incursionar en entidades particulares.

Sobre esta práctica, Víctor Manuel Sánchez Valdés, especialista en seguridad pública, explicó a La Silla Rota que las grandes organizaciones criminales buscan cooperación con bandas locales para facilitar su expansión. Detalla que en lugar de llegar y comenzar de cero, utilizan a las organizaciones para acceder a nuevos mercados.

EN MICHOACÁN, EL CJNG SE HIZO DE LAS AUTODEFENSAS

Cuando el CJNG se separó del cártel de Sinaloa, cimentó sus primeros bastiones criminales en cuatro estados: Jalisco, Michoacán, Nayarit y Colima.

Luego de hacerse de la entidad tapatía, estado que da nombre a su organización, el siguiente objetivo fue Michoacán, donde habría infiltrado a grupos de autodefensas para apoderarse de la plaza.

Los grupos de autodefensa surgieron en 2013 ante el hartazgo de los michoacanos por el poder de “Los Caballeros Templarios” y la indefensión en la que se encontraban por parte de las autoridades en todos los niveles.   

Tras sacar a “Los Zetas” de Michoacán y separarse de “La Familia Michoacana”,  “Los Caballeros Templarios” se hicieron de la entidad, considerada una de las piezas fundamentales en el narcotráfico”.

Los grupos de autodefensa iban por la cabeza de Servando Gómez Martínez, “La Tuta, líder templario máximo, quien tenía sobre sus hombros una recompensa de 30 millones de pesos por su captura.

El mismo Servando Gómez Martínez acusó a los autodefensas de estar vinculados con el crimen organizado y que incluso varios de ellos eran desertores de “Los Caballeros Templarios”, además, señaló de estar financiados por “El Mencho”, para, luego de desplazar a “Los Caballeros Templarios”, el CJNG se hicieran del estado.

Tras la captura de “La Tuta” en 2015, “Los Caballeros Templarios” fueron desmantelados y el vacío criminal fue ocupado por el CJNG en alianza con algunos grupos de autodefensa. Las palabras de Gómez Martínez se cumplían.

Los Viagras”, un grupo de hermanos que habían formado parte de las autodefensas y del círculo cercano de uno de sus líderes, Estanislao Beltrán, conocido como “Papá Pitufo”, fueron los primeros en dar a conocer su rostro criminal, aliados con el CJNG.

"Papá Pitufo" y "El Gordo Viagra"

Luis Antonio Torres, alias “El Americano”, otro líder autodefensa formó una organización delictiva identificada como “Los H3” o “La Tercera Hermandad”. Lo vincularon con el CJNG, pero también con el cártel de Sinaloa.

Juan José Farías, “El Abuelo”, con un largo historial en prisión, lo vincularon con varias organizaciones: el extinto el cártel de “Los Valencia”, “La Familia Michoacana”, los propios “Caballeros Templarios” y finalmente con el CJNG. Siempre ha rechazado los señalamientos en su contra.

Todos ellos sacaron a “Los Caballeros Templarios” de Michoacán, pero luego se aliaron al CJNG para que el narcotráfico siguiera. Sin embargo, en las últimas semanas, por lo menos con “Los Viagras” y “El Abuelo”, se ha registrado una ruptura con estas falsas autodefensas, una que le ha costado sangre a “El Mencho”.

"El Americano" y "El Abuelo"

COLIMA, EDOMEX, GUERRERO Y MORELOS: UN COMPADRAZGO CON LA FAMILIA MICHOACANA

Luego de hacerse de Michoacán, el siguiente bastión pendiente era Colima. Ambas entidades ofrecen un puerto que es la entrada y salida de productos ilegales a Asia: Lázaro Cárdenas y Manzanillo, respectivamente. Los precursores químicos con los que se realizan las drogas sintéticas, las favoritas del CJNG, vienen de dicho continente.  

Para expandirse, el CJNG optó por aliarse de un cártel prácticamente desaparecido: “La Familia Michoacana”. En la infiltración criminal en las autodefensas también se detectó a Jesús Méndez, mejor conocido como “El Chuchín”, hijo de José de Jesús MéndezEl Chango Méndez”, cofundador de la “Familia Michoacana”. “El Chuchín” es compadre de “El Mencho.

La Familia Michoacana”, además de ayudarle al CJNG a infiltrarse en las autodefensas, le abrió las puertas para expandir sus territorios primero en Colima, donde ambos cárteles protagonizaron una sanguinaria guerra contra el cártel de Sinaloa, siendo finales de 2017 y principios de 2018 los años más sangrientos para esta entidad.    

La alianza CJNG-“La Familia Michoacana” no se detuvo en Michoacán y Colima, avanzó a el Estado de México, así como a partes de Morelos y Guerrero. En estos tres últimos estados, el “músculo” de “La Familia Michoacana” se dio con los hermanos Hurtado Olascoaga: José Alfredo, “El Fresa”, y Johnny, “El Pez”.   

Sin embargo, al igual que con las autodefensas de Michoacán, trasciende que ha habido una ruptura entre “La Familia Michoacana” y el CJNG.

CARTEL TIJUANA NUEVA GENERACIÓN, LA FUSIÓN EN BC

A la disputa histórica entre el cártel de Sinaloa y el cártel de Tijuana que ha convertido a la capital bajacaliforniana en una de las ciudades más peligrosas del mundo se ha sumado un nuevo contendiente: el CJNG.

La organización de “El Chapo” prácticamente pulverizó a los Arellano Félix, sin embargo, la mano de “El Mencho” no solo ha logrado mantener con vida al cártel de Tijuana, sino que le ha dado nuevos aires criminales.

Todo parece indicar que el CJNG hizo una alianza con lo poco que quedaba de los Arellano Félix, quienes conocen el territorio bajacaliforniano, para crear el llamado cártel Tijuana Nueva Generación (CTNG).

Medios fronterizos, tanto estadounidenses como mexicanos, han reportado esta alianza desde 2016. Innumerables narcomantas firmadas por el CJNG y el cártel de Tijuana en contra de los de Sinaloa comenzaron a aparecer en esta ciudad fronteriza.

Los de Jalisco y Baja California comenzaron a desplazar al cártel de Sinaloa, aprovechando que este último se encontraban en una disputa interna por el liderazgo de la organización tras la captura y extradición de “El Chapo”.

Héctor Manuel Morales Guzmán, apodado como “El Gallero”, es identificado como el líder del CTNG. “El Gallero” es compadre de “El Mencho” y el único antecedente penal que cuenta es el de posesión de armas en 2012.

Según el semanario Zeta, el círculo de “El Gallero” está formado por algunos desertores del cártel de Sinaloa y exmiembros de los Arellano Félix. Por ejemplo: Jesús Alfonso Trapero Ibarra, “Torrentegui Ramos”, es expolicía municipal y exintegrante de los Arellano Félix; o Jesús Rafael Yocupicio, “El Cabezón”, quien es desertor del cártel de Sinaloa.

La presencia del CJNG en Baja California es real para la DEA, quien asegura “El Mencho” cruza su droga por Tijuana hacia estados Unidos.

CON “LOS METROS” EN TAMAULIPAS

Para los estadunidenses, el CJNG usa toda la frontera para el trasiego de drogas, desde Tijuana, Baja California, hasta Nuevo Laredo, en Tamaulipas, y es en este último estado donde se ha dado la más reciente alianza de “El Mencho”.

El CJNG se habría aliado con una célula criminal para hacerle frente al cártel del Noreste, una organización derivada de "Los Zetas" que se ha abierto paso en dicho estado. Se trata de "Los Metros", una banda delictiva desertora del cártel del Golfo con presencia principalmente en Reynosa.

A finales de agosto medios locales y videos difundidos en redes sociales han mostrado a supuestos miembros del CJNG y "Los Metros" haciendo rondines en Tamaulipas, en los límites con Nuevo León, lo han hecho, incluso, disfrazados de payasos.  

La organización criminal liderada por “El Mencho” ha aprovechado los golpes de las fuerzas del orden contra el cártel del Noreste para desplazarlo del “negocio”, quienes han respondido con su brazo armado “La Tropa del Infierno”.

Ahora, las consecuencias de esta disputa comienzan a verse de manera sanguinaria en el estado tamaulipeco, donde las primeras bajas vienen del CJNG. Un video difundido en redes sociales en días pasados  muestra como supuestos miembros del cártel del Noreste decapitan a tres sicarios del CJNG.

LA UNIÓN Y CÁRTEL DE TLÁHUAC EN LA CDMX

La violencia en la Ciudad de México derivada de los grupos de narcomenudistas fue protagonizada por bandas principalmente: La Unión” y el cártel de Tláhuac, ambas que en el algún momento tuvieron vínculo con el CJNG.

En mayo del 2018 fueron asegurados 270 kilos de cocaína en la alcaldía de Tláhuac, de la Ciudad de México.  El hallazgo se dio tras declaraciones de Gerardo “N”, integrante del CJNG, identificado como uno de los principales operadores del grupo en Guanajuato y Michoacán, quien había sido detenido anteriormente en Zapopan, Jalisco.

Dichas bodegas pertenecían a Josué “N” y Alfonso “N”, que fueron capturados semanas después del decomiso en Xochimilco. Ambos detenidos formaban parte del cártel de Tláhuac. En esa ocasión, sin embargo, autoridades federales rechazaron que hubiera un nexo CJNG-Tláhuac.

Sin embargo, Felipe de Jesús Luna, "El Ojos", líder fundador del cártel de Tláhuac, y José Eduardo Zamora Jaime, alias “El Cholo”, jefe de sicarios de dicha organización, formaron parte de “La Familia Michoacana”, grupo criminal que, como se explicó anteriormente, tiene un amplio vínculo con el CJNG.

Tras su paso por la Familia Michoacana, “El Ojos” y “El Cholo” se fueron a la Ciudad de México para formar el cártel de Tláhuac.

En cuando a “La Unión”, nació en 2010 bajo apadrinamiento del Cártel de los Beltrán Leyva, específicamente de Edgar Valdéz Villareal, “La Barbie”. Tras la captura de la mayoría de los líderes de dicha organización, “La Unión” habría recibido ayuda del CJNG.

Cuando “La Unión” sufrió una ruptura interna, varias mantas supuestamente firmadas por el CJNG aparecieron en el capital amenazando a los miembros desertores.

Desde entonces, tanto “La Unión” como el cártel de Tláhuac han sufrido detenciones importantes y fragmentaciones en sus estructuras, siendo varias las bandas y células criminales que han surgido como consecuencia.

Esto, por otra parte, no descarta que el CJNG continúe operando en la capital a través de estas otras organizaciones de narcomenudistas o por su cuenta propia.