NACIÓN

En la antesala de la recesión; precarización del empleo a la vista

Expertos económicos confirman la posibilidad de una recesión; aumentar el gasto y la inversión pública, vía para atenuar golpe económico

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 13/06/2019
  • 19:02 hrs
  • Escuchar
En la antesala de la recesión; precarización del empleo a la vista
Las consecuencias de una recesión pueden ser diversas. (Especial)

El bajo crecimiento de la economía tiene a México en la antesala de una recesión, aunque no de una crisis. Las previsiones de crecimiento van a la baja, la contracción del gasto público, la mayor cautela de los inversionistas y las presiones arancelarias pueden acelerar el escenario.

Así coincidieron los expertos económicos José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), y Jorge Gordillo, director de Análisis Económico CI Banco.

TE PUEDE INTERESAR: Pese a dichos de AMLO, economía mexicana, en recesión técnica: Moody´s

Las consecuencias de la recesión pueden ser diversas. Para De la Cruz Gallegos se traducirían en el empleo, que ha comenzado a precarizarse. Además, el consumo de bienes durables se vería disminuido.

 

Los mexicanos que dejan de comprar aquello que no es urgente, el tipo de consumo que disminuye son lavadoras pantallas planas, refrigeradores que en corto plazo no tienen necesidad de renovar, se mantiene en alimentos, vestidos, en aquello del día a día”.


Para Gordillo, la recesión no sería una crisis en general pero afectaría a algunos sectores, específicamente a los que le venden al gobierno.

“Esto no es una crisis de las que nos tienen que dar miedo, donde se va una caída clara del empleo, es un ciclo depresivo. Empezó lento y le ha afectado a sectores muy específicos y todo el sector que vive con gobierno le está sufriendo. El sector público y el que le vende al sector público. La construcción es otro sector afectado y las obras han estado atrasadas y ha habido despidos, también en el sector minero. En términos generales son en los que más preocupación hay, pero en otros el crecimiento no es negativo, como el sector empresarial y financiero.

“No se ve en general si los sectores saldrán afectados, el consumo bajó un poco a inicio del año por esta preocupación de qué pasará pero se está retomando. La que no se retoma es la inversión y tiene que ver con la mala percepción, sí hay un ambiente de cautela, sobre todo en la inversión, es a la que tiene que convencer esta administración pública”.

NO OLVIDES LEER: Desempleo, Pemex y otros 5 focos rojos de la economía en el gobierno de AMLO

Para ambos, el gobierno debe aumentar el gasto y la inversión pública y aumentar producción interna, para revertir la tendencia. En caso de no hacerlo y no conjurar las amenazas arancelarias de Trump, entonces el camino a la recesión será más breve.

TRES FACTORES

El 27 de mayo, en un texto especial sobre los primeros seis meses del presidente López Obrador, La Silla Rota adelantó la posibilidad de recesión, e incluso De la Cruz Gallegos compartió que el sector industrial ya estaba en recesión. La situación no ha cambiado.

“El hecho de que hoy se hable de posible recesión de la economía mexicana para el segundo y tercer trimestre del año está vinculado a tres aspectos fundamentales: el primero la actividad industrial que acumula 7 meses de caídas consecutivas, el reporte del mes de abril así lo confirma y esto plantea que el sector que aglutina 29 por ciento de la actividad económica del país sigue mostrando una clara debilidad. Si bien en abril mostró un desempeño positivo no fue suficiente para revertir la desaceleración y la contracción que se observa en sectores como la construcción, la extracción de petróleo, gas y la minería en general y lo que ocurre en el sector de electricidad-gas y agua.

En ese sentido junto con el hecho de que el mercado interno empieza a exhibir debilidad, producto de la precariedad laboral, se configuran factores internos que hablan de fuerte desaceleración y a las cuales no se le puede dejar fuera. Un segundo aspecto que es la presión de Trump sobre las exportaciones mexicanas. El tercer aspecto es la contracción del gasto, a pesar de que los ingresos van en línea con lo observado el año pasado, el gasto de gobierno e inversión pública sigan en tasas negativas lo que plantea es un escenario de posible recesión”.


A ello se suma la precarización del empleo con condiciones críticas para quienes trabajan en la formalidad.

ENCUENTRA EN LSR: ¿Perderá AMLO apuesta por estadísticas de empleo?

“Hoy lo que vemos es una tasa que sin los efectos estacionales llega a 19 por ciento de la población ocupada, eso significa gente que trabaja más de 48 horas y apenas gana dos salarios mínimos, o que no alcanza ocupación que el trabajo por más de 35 horas a la semana, las condiciones críticas de empleo aumentan y la informalidad se mantiene a niveles de 57 por ciento de población ocupada. La precarización es el elemento donde ya entra en nivel de vida de los mexicanos que ya repercute en consumo privado, que en marzo cayó menos 8 por ciento en comparación de marzo del año pasado, a través del empleo, de los bajos ingresos, del empleo que no da prestaciones sociales. Así es como los mexicanos están empezando a resentir los efectos de la desaceleración”.

Cuestionado sobre si hay algún sector más cerca de recesión, dijo que el industrial ya que el primario, relacionado con lo agrícola, lo ganadero, la pesca y recursos forestales crece bien, por arriba  del 4 por ciento, y los servicios 1 por ciento arriba del trimestre.

“Es la parte industrial la mayor debilidad”.

Para Gordillo, la posibilidad de la recesión técnica persiste, ya que el crecimiento de la economía va lento y hay la posibilidad de que mejore.

“Tienen que darse condiciones de confianza y de impulso a gasto público e inversión”, concluyó.

djh