MUNDO

De continuar con Macri o regresar a Kirchner: este escenario le espera a Argentina

Una victoria en los comicios por parte de la esposa de Néstor Kirchner significaría el regreso de Argentina a su tradicional populismo de izquierda

  • REDACCIÓN
  • 14/05/2019
  • 17:41 hrs
  • Escuchar
De continuar con Macri o regresar a Kirchner: este escenario le espera a Argentina
La popularidad de Macri va a la baja y Fernández de Kirchner enfrenta cargos por corrupción. (Especial)

En octubre, en Argentina se llevarán a cabo las elecciones que determinarán al próximo presidente. En dicha carrera presidencial que se avecina, Mauricio Macri busca reelegirse, sin embargo existe la posibilidad de que se destape para llegar de nuevo a la casa rosada la antecesora del actual jefe del Ejecutivo: Cristina Fernández de Kirchner.

No obstante, el contexto de recesión económica que atraviesa la nación sudamericana, complica el panorama electoral, pues el gobierno de Macri pierde popularidad al no haber encontrado una clara solución a la crisis heredada por la administración de Fernández de Kirchner; mientras que la presunta candidatura de la expresidenta asusta a los mercados financieros e inversionistas y los motiva a retirarse de Argentina.

TE PUEDE INTERESAR: Radiografía del crecimiento de la pobreza en Argentina

Una victoria en los comicios por parte de la esposa de Néstor Kirchner significaría el regreso de Argentina a su tradicional populismo de izquierda.

UN POCO DE HISTORIA

A lo largo del mandato que fue de 2007 a 2015, Cristina Fernández de Kirchner agravó la situación financiera. En los últimos 75 años la inflación acumulada de Argentina ascendió a 119 mil billones por ciento. Una base nada sólida para los gastos sin freno que emprendió la presidenta, como los apoyos entregados a las masas sin reparar en las consecuencias de ello al presupuesto, arguyendo que este tipo de cálculos es parte de una conspiración de derecha.

En adición, aplicó controles al tipo de cambio, al comercio exterior y expropió a la petrolera YPF de Repsol, entre otras medidas.

Cabe recordar que Fernández de Kirchner a partir de este 21 de mayo iniciará con las audiencias por los cargos que enfrenta, junto a algunos de sus exfuncionarios, por el favorecimiento del Grupo Austral, del empresario Lázaro Báez a través de contratos por 46 mil millones de pesos argentinos.

De acuerdo con la acusación, la administración federal habría constituido, con participación de organismos de obra pública, una "organización criminal" para la "sustracción de fondos públicos a través de la asignación discrecional de prácticamente el 80% de las obras viales a favor del Grupo Austral". Se señala a Fernández como cabeza de dicho esquema.

LOS ERRORES DE MACRI

Por su parte, al tomar las riendas de Argentina, Mauricio Macri comenzó con una serie de medidas para controlar el gasto federal, al estar consciente del daño a la inflación que ocasionan los desembolsos como los de la presidencia anterior a él.

Entre dichas medicas se encuentra la reducción del gasto público y el retiro de subsidios; un recorte que disparó las tarifas de los servicios públicos, además de alimentos, teniendo como consecuencia un aumento más a la inflación; hecho que se vio reflejado en la reducción del consumo por falta de poder adquisitivo de la población.

A ello se sumó la elevación por parte del Banco Central de las tasas de interés con el fin de evitar que subieran más los precios. Por ello encareció el financiamiento gubernamental para negocios y personas físicas.

TE RECOMENDAMOS: Innovación electoral en Panamá marcará tendencia en AL

A su vez, la desconfianza de los mercados en el esquema financiero de Macri ocasiono una salida en cadena de capitales: En 2018, el peso alcanzó una devaluación del 50.5%; en lo que va de 2019 el decrecimiento es del 15 por ciento.

Algunos de los reclamos hacia el actual mandatario se centran en que realizó con demasiada lentitud los recortes a los gastos. En tanto, otras lo acusan de no fijar expectativas realistas, pues durante su campaña prometió bajar fácilmente los niveles de inflación, al tiempo que se reducían los subsidios.

UN MISMO ESCENARIO

Ante cualquier escenario que pase en octubre, analistas coinciden en que la siguiente administración federal de Argentina deberá renegociar el acuerdo con el FMI, en virtud de que pueda solventar los altos pagos con los que tiene que cumplir para los años venideros.

La deuda con acreedores privados es próxima a los 20 mil millones de dólares, tan sólo dentro de los próximos dos años. Dicha cantidad se torna complicada de pagar luego de un aumento en el registro de seguros contra un default, como el protagonizado hace 17 años.

Bajo esta perspectiva, a finales de este año, el peso argentino podría llegar a cotizarse en 52 unidades, en tanto la inflación rondaría el 40.5%, según estima Guido Lorenzo, de la consultora LCG.

EL PAPEL DEL DÓLAR

La desconfianza en la moneda argentina se debe a las múltiples crisis financieras y cambiarias, además de cesaciones de pago que atravesó el país de Sudamérica a lo largo de las décadas. Por lo que se buscó un refugio en el dólar al convertir a Argentina en una economía "bimonetaria" que resiente en sus precios domésticos toda actividad de la moneda estadounidense.

En 2018, el peso argentino perdió la mitad de su valor contra el dólar. Tras ello, se acordó un rescate de 57.000 millones de dólares por parte del Fondo Monetario Internacional, otras de las medidas que afectan la popularidad de Macri y que podrían acercar a Kirchner al poder.

 

Con información de Reforma y The New York Times

djh