DINERO

¿Está el mundo preparado para una inevitable recesión global?

Mientras los datos económicos advierten de la llegada de una recesión en el mundo, incluido México, los bancos centrales ya cuentan con poco margen de acción

  • REDACCIÓN
  • 12/07/2019
  • 17:01 hrs
  • Escuchar
¿Está el mundo preparado para una inevitable recesión global?
Los bancos centrales tienen una capacidad limitada para afrontar una recesión mundial. (Especial)

Diez años después de que Estados Unidos trabajó de la mano de Europa y Japón para rescatar a la economía global, los bancos centrales tienen una capacidad limitada para afrontar una recesión mundial.

Mientras la economía mundial muestra señales de contracción, cada vez es menos hipotética la pregunta de si los bancos centrales del mundo están preparados para combatir otra crisis. Las probabilidades de que Estados Unidos entre en una recesión el próximo año han aumentado a medida que la manufactura se debilita y la incertidumbre comercial sigue su curso. En Alemania, la tasa de desempleo ha aumentado y la producción industrial se ha desacelerado. En Japón, la débil producción en las fábricas y el declive de las exportaciones incrementan su vulnerabilidad.

Los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) consideran que la actividad económica muestra una desaceleración mayor a la anticipada, con una contracción en el primer trimestre y signos de debilidad en el segundo.

Para el México Bank of America (BofA), el país se encuentra en una recesión técnica, con un Producto Interno Bruto (PIB) del primer trimestre en contracción evidente, advirtió el en un análisis para inversionistas.

"Una recesión técnica se presenta con dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo. Estimamos que el PIB del segundo trimestre será de -0.4%, sucediendo a -0.7% observado entre enero y marzo y a 0.1% del último trimestre del 2018, de cuarto a cuarto", refirió.

TE PUEDE INTERESAR: "GASTO PÚBLICO Y POLÍTICA MONETARIA BAJO PRESIÓN, SI HAY RECESIÓN TÉCNICA: BofA"

De ser así, esta sería la primera recesión que pasa en México desde la vivida en 1995.

"Un segundo trimestre en contracción pondrá a México en una recesión técnica lo que podría depreciar al peso y el mercado continuaría presionando por más recortes de tasas por parte del banco central.", destaca Carlos Capistrán, de BofA.

En el análisis Emerging Insight, titulado Is Mexico in a technical recession? (¿México está en recesión técnica?) explicaron que las agencias calificadoras podrían considerar este contexto para confirmar una nueva degradación de la calificación soberana de México, que actualmente está cuatro escalones arriba del grado de inversión en Moody´s; tres en Standard & Poor´s y dos en Fitch. Las notas en Moody´s y  S&P tienen  perspectiva negativa que indica una de tres posibilidades de un recorte.

El académico de la Universidad Iberoamericano, Abraham Vergara, define la recesión económica como dos periodos con crecimientos negativos en el PIB.

PUEDES LEER: "¿QUÉ ES UNA RECESIÓN Y CÓMO SOBREVIVIR A UNA?"

Otra definición, de acuerdo con el New York Times, es que una recesión es cuando la economía deja de crecer y comienza a reducirse. Y la cual finaliza cuando el crecimiento regresa.

En términos prácticos, significa la posibilidad de que se registre en un país pérdidas de empleos e incrementos en los precios de productos, es decir, que se la cantidad de dinero que se puede generar alcance para menos.

Betsey Stevenson, profesor de economía en la Universidad de Michigan, afirma que las recesiones pueden ser largas o cortas, con daños duraderos o fácilmente olvidables.

"En una ligera recesión, muchos no experimentarán ningún tipo de problemas en el mercado laboral, no verán que muchos de sus amigos experimenten problemas en el mercado laboral, pero hay otras comunidades que se devastan por completo", dijo para el NYT.

Un artículo firmado por Jeanna Smialek, Jack Ewing y Ben Dooley en The New York Times, detalla cómo una recesión está lejos de ser inevitable en el contexto actual, en particular una tan profunda y dolorosa como la última.

PERO...

Los bancos centrales tienen menos capacidad que hace 10 años para contrarrestar una recesión. En 2008-2009 redujeron tasas de interés; sin embargo, las tasas actuales están relativamente bajas y los bancos centrales tienen menos capacidad para bajarlas aún más. En México, incluso ha habido polémica de si subir o bajar las tasas.

El subgobernador del Banxico, Gerardo Esquivel Hernández, votó por tercera ocasión en contra del comunicado en el cual, el pasado 26 de junio, se anunció la decisión por mayoría de mantener el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día en un nivel de 8.25 por ciento.

En la reunión de política monetaria de la Junta de Gobierno del Banxico, Esquivel Hernández votó en favor de reducir el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día en 25 puntos base.

De acuerdo con la minuta de la reunión de política monetaria del pasado 26 de junio, el subgobernador argumentó que "la inflación ha tenido un comportamiento mejor a lo previsto en los Informes Trimestrales anteriores y se encuentra en una trayectoria convergente hacia la meta del Banco de México".

TE INTERESA: "¿SUBIR O BAJAR LAS TASAS DE INTERÉS EN EL BANCO DE MÉXICO?"

Ahora, explican los autores del NYT, en Japón y Europa, las tasas de interés permanecen bajo cero. En Estados Unidos, han alcanzado estándares históricos a la baja, lo cual deja menos espacio para reducirlas en una recesión.

La mayoría de los bancos centrales sigue teniendo grandes cantidades de bonos y otros valores que compraron para apuntalar sus economías la última vez, lo cual podría dificultar un nuevo intento de compras y disminuir sus efectos.

"La política monetaria también está a la baja en cuanto a la credibilidad. Los principales bancos centrales no han logrado llegar a sus metas de inflación del 2% durante esta expansión, lo cual ha elevado el riesgo de que los precios caigan de manera peligrosa en la próxima recesión. Además, aunque las promesas de tasas de interés más bajas durante más tiempo han sido una importante fuente de estímulo en años recientes, esas garantías podrían perder parte de su fuerza en un mundo en el que los inversionistas ya esperan tasas bajas todo el tiempo", advierten Jeanna Smialek, Jack Ewing y Ben Dooley.

Los funcionarios de los bancos centrales insisten en que están preparados para actuar con agresividad si estalla otra recesión. El Banco Central Europeo está preparado para estimular a la eurozona, y la Reserva Federal está dando señales de que pronto podría reducir las tasas de interés para tratar de adelantarse a los riesgos crecientes en Estados Unidos.

TE INTERESA: SECTOR AUTOMOTRIZ, CON "FRENO DE MANO"

Sin embargo, alertan, estas limitaciones son especialmente preocupantes en una época en la que los gobiernos muestran poco interés por trabajar juntos para contrarrestar una desaceleración mundial masiva. Estados Unidos y Europa están en medio de una disputa comercial ocasionada por la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de imponer aranceles al acero y al aluminio y por su amenaza de gravar los autos alemanes y de otros países europeos. Trump ha criticado al Banco Central Europeo por haber tomado medidas para proteger la economía de la eurozona y lo acusó de intentar debilitar el euro para poner en desventaja a Estados Unidos.

POLÍTICA FISCAL, LA CLAVE

Ahora, economistas de todo el mundo aseguran que los bancos centrales ya no podrán actuar como los únicos salvadores la próxima vez que haya una recesión. Esa realidad está en conflicto con las restricciones políticas en Estados Unidos y Europa, donde los legisladores podrían no tener la capacidad o no estar dispuestos a desplegar con rapidez los paquetes de estímulos.

"La política fiscal debe tener un papel mucho más activo, y aún no está equipada para hacerlo", comentó el mes pasado Olivier Blanchard, quien fue economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI) durante un foro de la banca central celebrado en Sintra, Portugal, para referirse en específico a Europa.

En lo que respecta a las políticas monetarias, "resulta claro que no hay capacidad suficiente para responder siquiera a una recesión común y corriente", señaló Blanchard.

Christine Lagarde, quien ha sido nominada para suceder a Mario Draghi en la dirección del Banco Central Europeo y actualmente dirige el FMI, ha advertido que es probable que los bancos centrales sean la principal línea de defensa a causa de las limitaciones fiscales.

"La elevada deuda pública y las bajas tasas de interés han dejado a muchos países con un espacio político limitado para maniobrar", explicó Lagarde en junio en una publicación de blog. Agregó que, en caso de una recesión, las naciones van a necesitar usar sus herramientas económicas en conjunto, con "un alivio monetario decisivo y estímulos fiscales donde sea posible".



MJP