Opinión

Transparencia en el sector energético

Con información pública, las autoridades tienen la oportunidad de demostrar su compromiso con el cumplimiento de las promesas. | Joel Salas Suárez

  • 18/04/2019
  • Escuchar

“Rescatar a Pemex”, es una expresión común en la narrativa del presidente, Andrés Manuel López Obrador para señalar una prioridad de su gobierno: fortalecer al sector energético. En este contexto, las autoridades federales se han planteado lograr la autosuficiencia energética y erradicar las pérdidas económicas en Pemex. Desde los primeros días de este gobierno se implementaron una serie de medidas para lograrlo y algunas de ellas impactaron directo a la población. Hoy en el país existe mayor consciencia de que el ejercicio del derecho de acceso a la información pública es una herramienta que permite conocer a detalle las estrategias que los gobiernos se plantean para alcanzar sus objetivos y poder evaluarlos. Ejemplo de lo anterior son el recurso de revisión RRA 1493/19 interpuesto contra Pemex, y el RRA 1946/19 interpuesto contra la Fiscalía General de la República (FGR), respectivamente.

Pemex


El primero, contra Pemex, se relaciona con la autosuficiencia energética que busca el Gobierno federal, cuya consecuencia sería la reducción de las importaciones de combustibles. En este sentido, el INAI instruyó a Pemex hacer pública la cantidad de barriles de gasolina para motor importados en los últimos cinco años de Estados Unidos a México, incluyendo los primeros dos meses de la administración actual, y la prospectiva de importaciones a seis años. Por ejemplo, un periódico extranjero publicó que en diciembre de 2018 y enero de 2019 las importaciones de combustible se redujeron inusualmente debido a problemas de infraestructura de almacenamiento y distribución, así como al cierre de ductos por parte del actual gobierno. El propio presidente desmintió esta información, pero datos de la Secretaría de Energía confirman que sí se produjeron reducciones respecto a los mismos periodos de años anteriores, que oscilan entre un 14.4% y 15.6%.

El segundo, contra la FGR, se relaciona con la erradicación de pérdidas económicas en Pemex, mediante el control del robo de combustible. Una de las primeras acciones del Plan contra el Robo de Hidrocarburos fue cambiar la gestión del flujo de combustible en los ductos de Pemex. Varios ductos fueron cerrados debido a la identificación de irregularidades, entre ellas acciones de sabotaje. De acuerdo al titular del ejecutivo federal, uno de los actos de sabotaje más graves fue el que ocurrió en el ducto Tula-Azcapotzalco, que atraviesa el estado de Hidalgo. Entre el 17 y el 18 de enero de este año se identificó una toma clandestina de diésel en el ducto, que abastecía a una flotilla de transportes de carga. Hoy se sigue proceso legal contra los infractores. Para conocer más sobre el caso, el INAI instruyó a la FGR proporcionar la información que dé cuenta de los eventos de sabotaje en el ducto de Tula-Azcapotzalco. Otro ducto en Hidalgo es el de Tuxpan-Tula. En este último fue donde sucedieron los hechos que causaron la dolorosa muerte de 135 personas el 18 de enero pasado.

Transparencia


Dada la importancia del sector energético para el funcionamiento de la economía del país, las autoridades competentes en el fortalecimiento del sector energético podrían implementar una estrategia de transparencia proactiva dirigida hacia los distintos públicos interesados que explique, documente y comunique con los lenguajes ad hoc a esos públicos cada una de las acciones implementadas. Con información pública, las autoridades tienen la oportunidad de demostrar su compromiso con el cumplimiento de las promesas como “rescatar a Pemex” y “utilizar al sector energético como palanca del desarrollo”. Pero la información pública también permitirá a la actual administración federal que este proceso se realice con colaboración de toda la población. Cabe recordar que además del Plan Contra el Robo de Hidrocarburos, que busca erradicar el robo de combustible que provoca pérdidas millonarias a Pemex, el gobierno federal contempla otros ejes de acción como: el Plan Nacional de Refinación, que plantea la inversión en refinerías y proyectos de explotación petrolera; y el Plan Conjunto de Atención a Instalaciones Estratégicas de Pemex, que pretende identificar actos de corrupción, sanear las finanzas y activar la inversión estratégica en infraestructura para rescatar la principal empresa del Estado mexicano. Son muchas las aristas de estas estrategias y la transparencia es una herramienta fundamental para mostrar los procesos y los resultados que se van obteniendo y por qué no, sumar a la población para que colabore con ellas. De esta manera, la amplía legitimidad de las urnas se podrá convertir en legitimidad de desempeño.

Transparencia en la restructuración del sistema de salud

@joelsas | @OpinionLSR | @lasillarota