Opinión

¡Ya es hora!

La respuesta al cambio climático en manos de las mujeres | Leonardo Bastida

  • 08/03/2018
  • Escuchar

Promover el uso más eficiente de la energía en las viviendas y empresas pequeñas y medianas; construir viveros con cero emisiones de carbono; analizar el comportamiento  de los usuarios de transporte público individual para ayudar a definir el diseño de políticas  públicas; cosechar y captar el agua de lluvia de los edificios de toda la ciudad, y conservar y planificar un bosque urbano son algunas de las propuestas que serán trabajadas a lo largo de este año por mujeres mexicanas comprometidas con el medio ambiente y que fueron apoyadas por la iniciativa global Woman4Climate en su capítulo Ciudad de México.

Estos proyectos representan un hito si se toma en cuenta que, si de decisiones sobre el futuro del planeta se trata, la mayoría de ellas son tomadas por hombres, sin tomar en cuenta que situaciones como el cambio climático repercuten directamente en la vida de las mujeres como consecuencia de los roles sociales que se les han asignado.

Mujeres y cambio climático

Diversos reportes internacionales como los de la Alianza Clima y Desarrollo, han señalado que las mujeres resultan afectadas “en particular en aquellas zonas donde son las principales agricultoras y administradoras de la leña y el agua”.

Oxfam (2009) identificó que las mujeres representan un porcentaje muy elevado de la  población pobre, alrededor de 70 por ciento del total de personas pobres en el mundo, y son quienes producen hasta el 80 por ciento de la comida en la mayoría de los países en desarrollo, además de hacer trabajos como cultivar las tierras, ir a buscar agua y combustibles, labores cada vez más difíciles por la situación climática global.

Marcia de Castro, en el libro Cambio climático. Miradas de género (UNAM, 2014) expone:

El cambio climático incrementa las condiciones de vulnerabilidad de muchas mujeres y refuerza las condiciones de marginación y pobreza en las que se encuentra un gran porcentaje de ellas

Como parte de dichas condiciones, la autora enumera la dificultad para acceder a créditos, servicios de salud y sistemas de protección social, así como la posesión de menos recursos cuando ocurren fenómenos climáticos, derivando en una menor capacidad de recuperación posterior a la ocurrencia de dichos fenómenos.

En el mismo texto (uno de los pocos en la materia), las coordinadoras Norma Blazquez y Mireya Imaz, ambas investigadoras de la máxima casa de estudios, argumentan que es urgente reconocer las diferencias entre hombres y mujeres derivadas del cambio climático, identificar las brechas de desigualdad que provienen del mismo, e implementar acciones que erradiquen dicha desigualdad, pues, de lo contrario, dichas inequidades seguirán siendo una realidad.

Women4Climate


Women4Climate surgió tras el liderazgo que tomaron mujeres alcaldesas de diferentes partes del mundo a fin de contrarrestar dicha visión, y quienes durante la negociación de los Acuerdos de París, una iniciativa global en el C40 para reducir el cambio climático peligroso, tomaron un rol principal a fin de promover la inclusión de la perspectiva de género en la toma de decisiones correspondientes a las políticas de medio ambiente.

Encabezada por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, la iniciativa parte del hecho que cada vez se escuchan más las voces de las mujeres y hay un mayor número de mujeres aspirantes a cargos públicos y, sobre todo, ¡ganándolos! Lo que demuestra que deben pasar al centro de temas de interés general.

Entre sus objetivos está el empoderar e inspirar a la próxima generación de lideresas climáticas; impulsar la acción climática a través de las mujeres; influir en la conversación global del clima y aumentar la conciencia a través de investigaciones sobre género, ciudad y clima, destacando el papel clave que desempeñan las mujeres en la defensa de las políticas climáticas. Sumado a la creación de un programa global de mentorías para mujeres que trabajen a favor de un mejor entorno e investigación, que en este año arrojará sus primeros resultados, sobre liderazgo en asuntos relacionados con el clima, participación en temas del clima y vulnerabilidad respecto al género.

La situación está cambiando a pasos agigantados, incluso la alcaldesa de París ha resaltado que el C40, de haber iniciado con cuatro alcaldesas, ahora ya son 16, representando casi la mitad de las ciudades integrantes del grupo, hecho que representa un avance en muchos ámbitos.

Después de haber comenzado su trajín por Nueva York en marzo del año pasado, la iniciativa tuvo su segunda reunión en la Ciudad de México hace unos días, cuando se presentaron los proyectos de mentoría que serán implementados en la capital mexicana durante los próximos años bajo liderazgos de mujeres mexicanas, quienes serán fuentes de inspiración para las mujeres de las 38 ciudades restantes del C40, donde se impulsarán estas medidas y se pretende dejar parte de las acciones en manos de las mujeres para mitigar el cambio climático.  

Lee también: Familia o familias

@leonardobastida | @OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.