Opinión

Familia o familias

¿Usted y su familia cuándo celebrarán? | Leonardo Bastida

  • 03/03/2018
  • Escuchar

Para Citlalli, tener tres abuelas es lo más normal del mundo. Sin embargo, un día les dijo a sus padres que en la escuela le habían preguntado por qué ella tenía más abuelas que otras niñas. En su núcleo familiar convivía con sus abuelas sin saber que una de ellas era una persona trans, y ese día comprendió que, entonces, su mamá tenía dos madres, algo de lo que no había que preocuparse.

Al igual que la familia de Citlali, que es parte del cuento: Citlalli tiene tres abuelas, publicado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, existen muchas otras formas de conformar familias que muy probablemente podrían no encontrar un símil o incluso, desinformadamente, no ser consideradas como tal, debido a que en ciertos sectores de nuestra sociedad existe una visión de que las familias deben conformarse por un padre, una madre e hijos.

Reflejo de lo anterior son las recientes declaraciones del candidato del Partido Revolucionario Institucional al gobierno de la ciudad de México, Mikel Arriola, donde afirmó que él creía en la familia tradicional, aquella compuesta por mamá, papá e hijos, e incluso en otras modalidades, pero no en las que forman un hombre con otro hombre o una mujer con otra mujer.   

Te sugerimos leer: Creo en la familia tradicional: Mikel Arriola

Las familias mexicanas

Sin embargo, datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) han mostrado que en los últimos 10 años, esa visión de la familia está cada vez más alejada de la  realidad. Por ejemplo, en casi 30 por ciento de los hogares en México, quien asume la jefatura de estos, es una mujer. Uno de cada 10 hogares es habitado por una sola persona o por un grupo de personas que no se consideran familiares.

Los hogares considerados como núcleo familiar, es decir aquellos conformados por padre y/o madre con  hijos, o parejas sin hijos, representan el 69.7 por ciento del total de hogares mexicanos; aquellos que han sido definidos como ampliados, debido a que están compuestos por el núcleo familiar más algún otro pariente, representan el 29.7 por ciento, y el uno por ciento restante, los conformados por el núcleo familiar y una persona sin parentesco.

Los hogares monoparentales, liderados únicamente por el padre o la madre, representan el 21 por ciento del total de núcleos familiares, y más de 80 por ciento de estos son encabezados por una mujer.

La familia es cambiante

De acuerdo con un análisis de la Encuesta Intercensal del INEGI, aplicada en 2015, realizado por Luis Ortiz Hernández y Valeria Vega López, del Departamento de Atención a la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, al menos 198 mil familias son encabezadas por parejas del mismo sexo y de estas, alrededor del 50 por ciento tiene hijos. Esto representa poco más del 0.6 por ciento de los hogares mexicanos.

Como señalan las antropólogas Margarita Estrada Iguíniz y América Molina del Villar, quienes coordinaron el libro Estampas familiares en Iberoamérica. Un acercamiento desde la antropología y la historia (Ciesas, 2010), la familia es un concepto presente en todas las sociedades y, por tanto, es diversa, tiene un naturaleza poliforme en su organización, posee múltiples dinámicas internas y se ha transformado conforme a los contextos históricos y culturales, por tanto, es cambiante. Incluso, las especialistas consideran complejo dar una definición de la misma. Reconocen que es el enlace entre el individuo y la sociedad más amplio, pero consideran que esta no se puede reducir a la pareja conyugal y su descendencia.

La misma Margarita Estrada, en una publicación más reciente llamada ¿Y los otros parentescos? La construcción de las familias combinadas en la Ciudad de México (Ciesas, 2017), expone las maneras en cómo se organizan, las relaciones que se establecen con los ex cónyuges, los lazos emocionales que se generan entre hijas, hijas, padres y madres, a pesar de que no hay el reconocimiento legal de los padrastros y las madrastras y, advierte, es un modelo familiar que va en crecimiento.

¿Día de la familia?

Este próximo domingo se conmemora el Día Nacional de la Familia, una iniciativa impulsada en 2006 por el Consejo de la Comunicación para generar una mayor conciencia en el sector privado y la sociedad civil para resaltar la trascendencia social de la familia y edificar una cultura favorable hacia ella. La medida fue impulsada por el entonces presidente Vicente Fox, quien emitió un decreto al respecto para establecer al primer domingo de marzo como tal. La medida fue avalada por la Comisión Episcopal de Pastoral Familiar, que la calificó como “en armonía con la doctrina de la Iglesia Católica sobre la familia y la vida, o sea, la promoción de la familia natural, fundamentada en el matrimonio abierto a la procreación”.

A nivel internacional, la Organización de las Naciones Unidas ha promocionado desde 1994 el 15 de mayo como Día Internacional de las Familias, a fin de promover la concienciación y un mejor conocimiento de los procesos sociales, económicos y demográficos que afectan a este importante núcleo de la sociedad. De acuerdo con el propio organismo, parte del éxito que se logre en 2030 con los Objetivos de Desarrollo Sostenible se deberá a las políticas que se puedan implementar para el bienestar de las familias. Una de ellas, la visibilización de la diversidad familiar.

¿Usted y su familia cuándo celebrarán?

Lee también: ¿Por qué hasta ahora?

@leonardobastida | @OpinionLSR |@lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.