Opinión

Termina la credencialización

La solidez de nuestro padrón y lista nominal de electores es central en nuestras elecciones y para la certeza de los resultados electorales | Carla Humphrey

  • 26/01/2018
  • Escuchar

Una de las etapas esenciales del proceso electoral está por concluir. La semana que entra, el 31 de enero, finaliza el plazo para que los ciudadanos acudan a los módulos del Instituto Nacional Electoral para actualizar su credencial de elector. El Consejo General del INE amplió el plazo establecido en la ley, que terminó el 15 de diciembre, prorrogándolo hasta el último día de enero.

Las tareas de actualización, integración y revisión del padrón electoral y la lista nominal de electores no permiten ampliar estos plazos. La conclusión de esta etapa implica que podremos conocer el número final de personas que podrán votar en estas elecciones, tanto en México como en el extranjero, ya que esta será la primera elección en la que los mexicanos que no residen en nuestro país votarán con una credencial expedida en el extranjero.

De conformidad con los datos del INE, con corte al 12 de enero, el número de mexicanos inscritos en el Padrón Electoral es de 89 millones 472 mil 576 ciudadanos, con lo que se alcanza una cobertura del 98.6 por ciento, mientras que el Listado Nominal se encuentra integrado por 87 millones 824 mil 464 ciudadanos. El padrón registra a todas las personas que solicitaron su inscripción y el listado únicamente a aquellas que ya cuentan con la credencial para votar vigente, que son los que podrán acudir a las urnas a emitir su voto.

En el año 2012, la lista nominal de electores estaba integrada por 79 millones 454 mil 802 ciudadanos, de los que votaron 50 millones 323 mil 153 electores, es decir, poco más del 63 por ciento.

Mal uso del listado

La ley electoral establece que los partidos políticos tienen acceso tanto al padrón electoral como al listado nominal de electores para su revisión. Sin embargo, derivado del mal uso de estos instrumentos, el último en 2016, en el que los listados fueron publicados en un portal en internet, el INE aprobó un acuerdo por el que estableció que ya no se entregarían versiones impresas a los partidos políticos; creó un centro de consulta al que los funcionarios partidistas autorizados acuden para consultar y revisar electrónicamente el padrón y el listado  y, además, la versión a la que pueden acceder ya no cuenta con la clave de elector, por lo que los partidos no pueden conocer el sexo, edad o entidad federativa en la que nació el elector.

La solidez de nuestro padrón y lista nominal de electores son una parte central de nuestras elecciones y de la certeza de los resultados electorales. Las noticias e información falsa han comenzado a invadir el ámbito de trabajo de las autoridades electorales. Se ha difundido que los electores que tengan una credencial electoral expedida por el Instituto Federal Electoral no podrán votar el 1 de julio. Esta información es falsa y el INE se ha ocupado de comunicar sobre las credenciales con las que se puede votar en esta elección. Las credenciales emitidas a partir de noviembre de 2007 son válidas para votar en esta elección si están vigentes. Lo que tiene que revisarse es la vigencia, no el nombre de la institución que la emite. Un mecanismo adicional para verificar la validez y vigencia de nuestra credencial para votar es consultar por internet la lista nominal de electores en http://listanominal.ine.mx.

Los partidos políticos, las autoridades electorales y la ciudadanía debemos responsabilizarnos para no difundir información falsa respecto al proceso electoral. En medio de precampañas y campañas electorales, en las que cualquier cosa se dice sin el menor respaldo o sabiendo que es falsa con la finalidad de debilitar al oponente; la información veraz y oportuna sobre el proceso electoral, nos beneficia a todos.

Lee también: Candidaturas y requisitos

@C_Humphrey_J | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.