Opinión

Salvando al Godín de un Túnel Carpiano

O por qué tomar notas a mano es mejor que a compu. | Aniela Cordero

  • 01/06/2019
  • Escuchar

Hagamos un ejercicio. Durante su próxima junta, o en la junta en la que están ahorita leyendo la columna en lugar de estar poniendo atención, cuenten cuántos Godínez están “tomando notas” en la computadora o tablet, y quiénes están tomando notas a la antigüita.

Hoy en día todo es mucho más sencillo e inmediato gracias a la tecnología, hay un sinnúmero de apps que nos permiten ser más eficientes al organizar mejor nuestro tiempo y reducir las distracciones. Pero la tecnología es un arma de doble filo: nos permite estar conectados e intercambiar información al momento, pero eso también ha ocasionado que no podamos dedicarnos exclusivamente a la actividad que tenemos frente a nosotros. Y ustedes no me dejarán mentir, en las juntas, tanto se espera que pongamos atención, como se espera que continuemos contestando correos, enviando información y atendiendo otras actividades de manera virtual.

Una de tantas consecuencias las podemos ver en el ejercicio que les pedí que hicieran al inicio de la columna: en el tomar notas. Y es que en una de esas a todos, no sólo a los millenials, nos conviene tomar notas a mano y no en la compu. Y la tía Aniela les va a explicar por qué con ayuda de Pam A. Mueller y Daniel M. Oppenheimer.

Mueller y Oppenheimer hicieron un estudio donde comparan cuáles son las ventajas de tomar notas a mano, versus tomar notas en cualquier medio digital. Para ello, usaron los conejillos de indias por excelencia: estudiantes universitarios. Su hipótesis se basa en que aunque los estudiantes que toman apuntes digitales tienen un desarrollo educativo sesgado en comparación con los estudiantes que toman notas a mano porque utilizan menos procesos mentales y cognitivos. O sea que no sólo son flojos para tomar notas, también son flojos para pensar pues.

La ventaja de tomar notas digitales es que puedes transcribir prácticamente toda la presentación, conferencia, clase o junta a la que asistas. Pero eso no quiere decir que tu cerebro esté absorbiendo nueva información, solamente está transcribiendo lo que escuchas, pero no está procesando el contenido. Ahora bien, el tomar notas a mano puede ser que sea un muuuuucho más lento, pero por lo mismo, tiene mayores beneficios. Al no poder escribir tanta información, nos volvemos selectivos para elegir el contenido que queremos, además de ayudarnos de colores, mapas mentales, parafraseo y demás herramientas que nos permitan acordarnos de lo que quisimos decir al tomar esas notas.

Entonces, ¿cómo sabemos que tomar notas a mano es mejor que en la computadora? Porque Mueller y Oppenheimer hicieron 3 estudios diferentes. En el primero, le pidieron a un grupo de conejillos de indias, digo, estudiantes universitarios, que tomaran notas de diferentes Ted Talks y respondieran una serie de preguntas después. ¿Qué pasó? Que para las preguntas factuales (donde les preguntan fechas, lugares y hechos específicos) ambos grupos contestaron correctamente, pero en las preguntas de aplicación de conceptos… los estudiantes con notas a mano acabaron a los digitales.

En el segundo estudio, los investigadores le pidieron expresamente a los estudiantes con computadora que no transcribieran palabra por palabra lo que estaban oyendo y viendo, sino que intentaran tomar notas con sus propias palabras. ¿El resultado? Como buenos estudiantes les valió 3 hectáreas de chorizo y transcribieron palabra por palabra el contenido. Fue mucho más difícil resistirse al ejercicio mecanizado de transcribir, en lugar de pensar. Y la calificación en los exámenes fue similar a la del primer estudio, es decir: las notas a mano barrieron a las notas digitales.

Por último, dicen que la tercera es la vencida. Así que hicieron un tercer ejercicio donde pensaron que al tener mayor contenido las notas digitales que las notas a mano, si le daban oportunidad a los estudiantes de revisar sus notas antes de un examen, los digitales sacarían mejores notas, quedando un marcador de 2 a 1. Entonces, mismo escenario: los estudiantes toman notas, y regresan esta vez una semana después a hacer un examen, pero se les dan 10 minutos para revisar sus notas antes de resolverlo. ¿Y qué pasó? Que el marcador se queda un aplastante 3 a 0.

Aunque los estudiantes que toman notas digitales tenían muchísimo mayor contenido, no lograron obtener mejores respuestas que los estudiantes que toman notas a mano. ¿Por qué? Porque no están digiriendo la información; tal cual la ven, tal cual la escriben. Sin detenerse a pensar en qué significa, cómo los impacta, qué es relevante y qué no. ¿Y todo para qué? ¿Para qué tomar tantas y tantas notas si al final no nos vamos a acordar de lo que era importante?

Ahora, extrapolemos esta situación a nuestra junta. ¿Cuántas veces no nos hemos perdido una parte importante por estar “tomando notas” o por estar checando el correo, la agenda, el contrato, o nuestras redes sociales? ¿Cuántas veces no hemos dicho: “Sí, claro. Totalmente de acuerdo” sin tener la más remota idea de qué dijeron, y luego preguntamos? ¿Cuántas veces no hemos pedido la minuta de la reunión porque nos enteramos de la mitad o menos?

Funciona escribir notas a mano, además de utilizar las multíplices aplicaciones que nos facilitan la godi-existencia. Pero no está de más que a la siguiente junta lleven una libreta para tomar notas, además de la computadora por si les piden revisar frente a todos el único reporte que no han terminado. Además, hay libretas súper bonitas que serán la envidia de sus compañeros Godínez y hay para todos los gustos y sabores, por ejemplo, la de su servilleta, como buena potterhead, es de Gryffindor. Así que vayan al tianguis o a la papelería de su elección, y pónganse a escribir.

Salvando al Godín de ERROR 404!

@Ancoren | @OpinionLSR | @lasillarota

Te recomendamos:

Escribir a mano ayuda a organizarte mejor

Tu forma de escribir revela tu personalidad y salud

¿Escribir puede ayudar a sanar el cuerpo?

Sumédico.com




Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.