Refinería en Dos Bocas: incomprensible

"Dos Bocas" es un puerto petrolero, industrial que se encuentra en el municipio de Paraíso, en Tabasco. Lo construyó Petróleos Mexicanos en 1979 e inició operaciones en 1982. Es uno de los puertos petroleros más importantes de México por sus volúmenes de carga y por el número de embarcaciones que atiende...

Por lo menos así lo dice la ficha de identificación de uno de los enclaves en los que se instalará la refinería que tiene proyectada para hacerse en tres años y con un costo total de 8 mil cien millones de dólares. Y para coordinar la construcción de esta planta monumental el presidente Andrés López Obrador anunció la Secretaría de Energía, con Pemex.

Pero esta noticia sorprendente tiene historia y viene de hace apenas unos meses.

El 18 de marzo de este año, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, dio a conocer con bombos y platillos los nombres de las grandes empresas a las que se invitó para participar en la licitación de la refinería en Dos Bocas en Tabasco. Fueron: Bechtel-Techint, Worley Parsons-Jacobs, Technip y también KBR. Fue durante el evento para celebrar el 81 aniversario de la expropiación petrolera.

En la conferencia "Mañanera" de ese día, el presidente López Obrador aseguró que dichas empresas tienen "las mejores prácticas de transparencia, de ética" y, sobre todo, un "amplio conocimiento técnico" en construcción de refinerías. Lo dijo así:

"Son las mejores del mundo, las cuatro que se seleccionaron, y que fue a partir de un estudio, esas cuatro han construido en promedio 150 refinerías cada una, son las que más experiencia tienen en la construcción de refinerías, y actuamos de esa manera porque no queremos que en estas obras tan importantes, las empresas no tengan capacidad profesional, que no tengan capacidad económica, y sobretodo que no sean empresas con dimensión ética... No queremos casos como los de Odebrecht..."

Poco menos de dos meses después el presidente retiró a estas empresas. Dijo que mostraban precios de construcción muy elevados y tiempos más extensos a los que se les había solicitado. Se sabe que la empresa Technip se retiró de la licitación, en tanto las otras tres argumentaban inviabilidad en tiempo y recursos para llevarla a cabo, además de la exposición de problemas técnicos y diversos, para concluirla según se especificó por parte del gobierno mexicano.

Esto es: que las cuatro súper experimentadas empresas en el mundo, para hacer la refinería de Dos Bocas mostraron que es inviable en tiempo y forma hacer la refinería en Tabasco...

Así que el presidente decidió que esto se haría en México y con técnicos mexicanos de la Secretaría de Energía y de Pemex porque "esto se puede hacer aquí en tres años y a un costo de 8 mil cien millones de dólares". Y puso como ejemplo que luego de la expropiación petrolera de 1938 fueron obreros mexicanos los que echaron adelante a Pemex...

El tema central es que resulta verdaderamente sorprendente una decisión que podría atraer más problemas que beneficios. Ni Pemex ni la Secretaría de Energía tienen experiencia en la construcción de una refinería de la magnitud de la que se solicitó a las empresas extranjeras.

Lo de 1938 era distinto y no tiene comparación con esto porque aquello fue una expropiación, las plantas de extracción estaban construidas, y si bien el capital era extranjero y los beneficiados eran extranjeros, la gran mano de obra era mexicana.

... Ahí estaban ya los expertos en mantener caminando a Pemex. No era una empresa de construcción, si no de continuar de forma eficiente con lo que ya habían aprendido... Y lo hicieron, tan es así que durante el gobierno del ex presidente López Portillo éste atizó con "tenemos que aprender a administrar la abundancia" al referirse a los ingresos por el petróleo que en ese momento estaban en la cresta de su precio, con beneficio para la economía mexicana.

Lo de hoy: al final van a tener que solicitar ayuda del exterior mediante contratos por sectores y secciones. El ´odiado´ outsourcing. Al final serán extranjeros quienes harán Dos Bocas con mano de obra mexicana y muy probablemente los costos serán superiores a 8 mil millones de dólares y el tiempo más extenso.

¿Por qué el empeño en desarrollar Dos Bocas? Acaso por favorecer el desarrollo del estado del presidente mexicano, Tabasco; acaso porque se quiere demostrar que "los mexicanos podemos" y sí, podemos, pero dentro de los límites del conocimiento, del trabajo experimentado, de la ciencia y tecnología desarrollada a favor de proyectos nacionales... ¿O acaso para demostrar fortaleza de gobierno a todo costo?

Durante su campaña de gobierno insistió el entonces candidato presidencial en la actualización de las seis refinerías que ya existen en el país y las que, según él mismo afirmaba, estaban en condiciones deplorables de producción y refinación, por tanto había que invertir en ellas para refinar aquí la gasolina y no tener que comprarla al extranjero. ¿Por qué no cumplir esta promesa antes de tener una refinería nueva? Ya hay seis...

¿Cuál es el comparativo entre hacer una refinería nueva y dejar morir a las seis existentes? ¿Cuál es el beneficio de fortalecer a estas seis y hacerlas producir de forma eficiente y con beneficios para el precio del combustible que hoy se compra en el extranjero?

Falta mucho por precisar en esta decisión de poder hacerla con recursos y con mano de obra mexicana. Lo que se contradice con la contratación de deuda enorme -8,100 millones de dólares- que se solicitó el martes 13 de mayo a la banca internacional ´para refinanciar a Pemex´. ¿Entonces?

Barrer de abajo hacia arriba

@joelhsantiago  | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información