Opinión

¿Quién es el Chapo Americano?

Cada vez existe más repulsión a las autoridades constitucionales y mas veneración al crimen. | Eduardo Zerón

  • 15/02/2019
  • Escuchar

Un gran jurado en Nueva York, Estados Unidos, resolvió hace apenas unos días sentenciar de por vida por diversos cargos a Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo Guzmán, el fin a uno de los miembros de uno de los cárteles más poderosos y sanguinarios que ha conocido la historia de nuestro país, en este juicio los americanos buscaron dejar claro las funestas consecuencias de atentar contra los intereses del vecino país.

El Chapo Guzmán fue extraditado a América, luego de ser detenido por tercera ocasión, se fugó dos veces de sus aprisionamientos en México, incluso desde dentro de los penales manejaba con gran agilidad y liderazgo junto con otros miembros de su organización criminal las actividades de trasiego de narcóticos, homicidios, cohecho, infiltración a las instituciones constituidas del Estado Mexicano, y una gran cantidad de ilícitos durante 20 años de su liderazgo como uno de los jefes de la organización criminal, como advirtieron las autoridades, en realidad lo que muchos pensaron y consideraron como el juicio del siglo en contra del narcotraficante sinaloense, terminó siendo un juicio para México.

La fiscalía estadounidense llevó al estrado a miembros de la organización criminal quienes uno por uno, relataron y detallaron por varios meses las actividades en las que se les relacionaba al líder del cártel de Sinaloa, pero también con quienes estuvieron coludidos, no podría ser entendible el crecimiento y liderazgo que ha tenido su grupo criminal de no éste haber tenido una abrumante cercanía e incluso ascendencia con el gobierno y funcionarios de todo tipo según rezan las acusaciones.

Cártel de Sinaloa


Sin embargo, caben algunas reflexiones respecto a esto, en primera instancia que no fue nunca conocido cuáles eran las organizaciones locales que lograban suministrar las grandes cantidades de narcóticos que entraban del otro lado del río, cómo se llaman las mafias locales de Chicago, California, Arizona, Texas o Colorado que es donde llegaba, según las agencias americanas, la presencia del cártel de Sinaloa; no es concebible que el tamaño del tráfico y el tiempo que lo llevó a cabo solamente tenga el eslabón mexicano.

Tampoco supimos quiénes fueron las autoridades americanas corrompidas por esta organización criminal, o dónde se llevaba el lavado de sus activos financieros, si el dinero del narco presuntamente financió casinos, hoteles, casas de bolsa, restaurantes, campañas políticas, empresas, comercializadoras, no sólo en México sino también en Estados Unidos, no sabemos quiénes fueron las autoridades que permitieron que entraran buques, submarinos, aviones, “mulas”, sicarios, vendedores; es decir, ¿qué forma encontró este grupo para ingresar sus enervantes o lavar su dinero en el vecino país, sin trastocar autoridad alguna?

Pareció injusto y equivocado las versiones que agentes americanos fueron prácticamente solos para hacer detenciones -en territorio nacional- del capo, sin reconocer el esfuerzo que llevaron a cabo muchos quienes estuvieron por meses investigando, haciendo inteligencia y trabajos relacionados a su captura en suelo nacional, la SEDENA, MARINA, PGR, AIC, CISEN, e incluso tildándolos de “poco expertos” cuando nuestras fuerzas de seguridad fueron quienes lideraron los operativos más importantes de los últimos doce años de los grandes lores de la delincuencia, y donde incluso les compartieron datos e información en un tema de cooperación y colaboración a sus contrapartes americanas que parece que entendieron allá como sumisión y subordinación.

Gobiernos


Los Estados Unidos durante décadas han hecho grandes esfuerzos, desde los tiempos que sus calles se convulsionaban y la nota roja llenaba las planas enteras reconociendo incluso a sus capos como afiches del ideario popular, que durante años han sido inmortalizados por su industria del entretenimiento, circunstancia que advirtieron debilitaba a sus instituciones y conmocionaba a su sociedad, con el tiempo prefirieron llevar a cabo las apologías del delito fuera de su país.

Hoy es difícil que los actos de los criminales abarquen sus planas aun cuando tienen estados con índices muy importantes de homicidios por cada 100 mil habitantes como Tennessee, Chicago, Minnesota, Nueva York, Michigan; además, tan sólo en 2017 se habían registrado más de 70 mil muertes relacionadas con sobredosis por el consumo de drogas según estimados del Centro para el Control de las Enfermedades (CDC) de Atlanta, en 2016 tuvo más de 60 mil, una crisis de las más grandes dimensiones advirtió el presidente Donald Trump.

Hoy el Gobierno del Presidente López Obrador ha tratado de cambiar la narrativa delincuencial y no dejarse imponer la misma aun cuando los números demuestran una realidad que nada ha cambiado y por supuesto es nada alentadora. Sin embargo, en México la apología criminal es real, es aspiracional, a criminales se les compone canciones, series televisivas y en regiones enteras les han convertido en héroes del ideario colectivo, incluso existieron muchas expresiones de molestia cuando fue detenido el Chapo por tercera vez, cada vez más existe una repulsión a las autoridades constitucionales y mas veneración al crimen.

A lo mejor el Gobierno Mexicano debería en sus investigaciones conjuntas revelar quiénes son los cárteles del otro lado del río y darlos a conocer, quién es El Chapo del lado americano y sus secuaces; así tal vez nuestro país no sea sólo importador de “bad hombres” como advirtiera el primer mandatario americano. Mientras tanto, uno de los capos más buscados del mundo pasará el resto de sus días en una cárcel de máxima seguridad infranqueable, impenetrable denominada el “infierno” junto a los peores enemigos de los americanos sólo para esperar a un nuevo capo que ocupe su lugar y que repita lamentablemente la misma historia.

¿Se está gestando una Narcoinsurgencia en México?

@EZeronG | @OpinionLSR | @lasillarota


> Después de El Chapo, este es el capo en la mira de Estados Unidos


> "Alcatraz de las Rocosas", la súper prisión que resguardará a El Chapo