Opinión

¿Qué sigue?

México busca resolver el fenómeno migratorio atacando sus causas profundas. | Cesar Cravioto Romero

  • 11/06/2019
  • Escuchar

México y Estados Unidos son protagonistas del mayor intercambio demográfico del mundo. La crisis de migración irregular y el éxodo de las personas del Triángulo Norte de Centroamérica, integrado por Guatemala, Honduras y El Salvador se profundiza y avanza día a día.

En relación con el año 2018 se ha duplicado la entrada de migrantes centroamericanos a México, principalmente desde Honduras.

Tan solo en el curso del primer semestre del reciente año, entre los 521 mil migrantes que ingresaron a México por la frontera sur con la intención de llegar a Estados Unidos, 159 mil son menores de edad, y entre ellos, más de 43 mil niños y niñas viajaron solos.

Ante esta realidad, a partir de esta semana dio inicio en nuestro país la aplicación de la ayuda humanitaria, oportunidades de empleo, educación, salud y bienestar a quienes esperen en México respuesta a su solicitud de asilo para ingresar legalmente a Estados Unidos.

Después de las negociaciones sostenidas la semana pasada en Washington, AMLO sostuvo que la solución no está en cerrar fronteras y utilizar medidas coercitivas, sino que "lo más eficaz y humano es enfrentar el fenómeno migratorio combatiendo la falta de oportunidades, el desempleo y la pobreza de las personas en sus países de origen".

Lo anterior para atemperar el flujo migratorio, y lograr que la migración sea opcional y no una salida desesperada y forzada en la que se compromete la vida de mujeres, hombres, y sobre todo niños.

AMLO refrendó su compromiso de evitar que los migrantes atraviesen ilegalmente el territorio nacional hacia Estados Unidos, pero “jamás violando los derechos humanos de aquellos que migran porque buscan evitar la miseria, uno de los principales derechos humanos”.

En este contexto, México busca resolver el fenómeno migratorio atacando sus causas profundas promoviendo la aplicación inmediata del Programa de Desarrollo de la Cepal para impulsar las actividades productivas y crear empleos en Centro América y en el Sur-Sureste de México.

Con este fin el presidente López Obrador pidió a su homólogo estadounidense revisar el flujo migratorio en 90 días, en aras de generar una nueva mirada sobre la complejidad de los procesos migratorios para evitar, ente muchos otros temas, la separación entre los niños y sus padres.

AMLO no cede a chantajes

@craviotocesar | @OpinionLSR | @lasillarota