Opinión

Los entretelones del TLC

Lo que se pone cada vez más ríspido es el final de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con América del Norte. | Romina Román

  • 04/09/2018
  • Escuchar

Nos cuentan que al interior del equipo de funcionarios mexicanos se presentaron opiniones opuestas: el canciller Luis Videgaray buscó a toda costa firmar el acuerdo. Su afán de cerrar el tratado, nos dicen, tiene mucho que ver con la cercanía con la familia del presidente de Estados Unidos Donald Trump, en particular con Jared Kushner, a quien se le denominó el joven maravilla del gobierno del mandatario republicano.

El canciller transitó en las negociaciones con un solo objetivo: lograr la firma de Estados Unidos, antes de que terminara el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto y colgarse la medallita, a pesar de que muchos de los capítulos no favorecen del todo a los industriales y productores nacionales.

Por el contrario, los más cercanos a las negociaciones aseguran que Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, buscó y se empeñó en escuchar las inquietudes del sector privado nacional y plasmar sus peticiones en el acuerdo, por lo que su prioridad nunca fue pactar por pactar.

Incluso, después de que se dio el anuncio de que se había llegado a un acuerdo, analistas e integrantes de cúpulas empresariales no quedaron muy satisfechos con la defensa que hizo el gobierno mexicano, en particular Videgaray Caso.

¿Y los apoyos?

En la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad de México nos cuentan que a un año del sismo del 19 de septiembre ya empezaron a fluir (todavía a cuenta gotas) apoyos económicos para la rehabilitación de algunos inmuebles en la capital del país.

En la Comisión precisan que en los últimos meses se han aprobado 49 planes de acción para reconstrucción de vivienda multifamiliar, proyectos ejecutivos de reconstrucción por 110 millones de pesos, proyectos estructurales por 100 millones de pesos, así como un Fondo de Arranque de Reconstrucción de Inmuebles por 140 millones de pesos.

Sin embargo, el Grupo de Damnificados Unidos de la Delegación Benito Juárez no está confirme con los anuncios de la Comisión y volverán a salir a las calles para exigir la entrega de recursos.

A diferencia de la lentitud con la que transitan los apoyos en la Ciudad de México, los que tienen una palomita son los altos mandos de la Fundación GIA, ya que entregarán al gobierno de Oaxaca, el mercado Ignacio Zaragoza, en Salina Cruz, el que se destruyó como consecuencia de los sismos de septiembre de 2017.

Esta obra requirió de una inversión de 35 millones de pesos; la mitad del capital fue una aportación de la fundación y el resto de otros organismos y fideicomisos.

TMM en problemas

El consorcio TMM está en medio de un problema financiero, debido a que tuvo que refinanciar un bono de 550 millones de dólares cuyo vencimiento era en 2030 y que representa 91% del total de pasivos de la empresa.

Ante ello, la compañía se vio en la necesidad de tomar medidas para reducir el nivel de endeudamiento, tal es el caso de la eliminación de poco más de 10 mil millones de pesos de deuda bajo el programa de certificados bursátiles fiduciarios (diciembre 2017).

Ante este escenario, Grupo Financiero Value le inyectó capital a la empresa, aunque es por mucho conocido que en los últimos meses TMM no logra ver la suya. Para revertir esa mala racha, nos comentan que los altos ejecutivos buscarán una reunión con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador y entregarle sus cartas credenciales.

Así las cosas…

Los “priístas” de Meade

@rominarr | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.