Opinión

La muerte del juez, ¿un desafío al Estado?

¿Cómo fue? ¿Por qué? ¿Tenía el juez amenazas del crimen organizado? | Fred Álvarez

  • 18/06/2020
  • Escuchar

A las 11:30 horas del martes 16 de junio fueron ejecutados en su domicilio, en la ciudad de Colima, el juez penal Uriel Villegas Ortiz y su esposa la señora Verónica Barajas; les dieron por lo menos veinte tiros. Señala Reforma, citando al portal Estación Pacífico, que habrían sido ejecutados en presencia de sus dos hijas menores de edad y la empleada doméstica, al salir de una residencia en la que tenían días de habitar.

Según testimonios recabados, los asesinos usaron como pretexto la compra de un vehículo que el juez tenía en venta, y presuntamente le pidieron los documentos para ir a una institución financiera y formalizar la transacción. Con esa trampa, lograron que saliera de su domicilio, donde cometieron el crimen.

El primero en alzar la voz fue el ministro presidente de la Corte Arturo Zaldívar, quien interrumpió el pleno virtual para informar del crimen, expresar su indignación, dolor y exigir el fin de la violencia. “Quiero expresar mi más enérgico rechazo a la violencia y lamentar este hecho que nos duele a todo el Poder Judicial de la Federación y a todas y a todos los mexicanos, pedimos a las autoridades competentes su apoyo para garantizar la seguridad de las juezas y jueces federales y de sus familias y que se investigue y se deslinden las responsabilidades correspondientes”, exhortó.

“Exigimos de las autoridades competentes el total esclarecimiento de los hechos. Mis condolencias a familiares y amigos. Todo el #PJF está de luto”, escribió el ministro Presidente en su cuenta de Twitter.

Por el nivel del funcionario y por la sensibilidad del caso la Fiscalía General de la República (FGR) atrajo el crimen a su cancha “a partir de este momento se inician las investigaciones correspondientes, solicitando del gobierno del estado de Colima, a través de su Secretaría de Seguridad Pública, de la Fiscalía Estatal, de la Guardia Nacional y del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), toda la información y apoyos necesarios·, dice un comunicado oficial.

Más tarde el Consejo de la Judicatura Federal envió el siguiente mensaje a la sociedad: “la actividad jurisdiccional seguirá adelante y no nos detendremos, menos con actos intimidatorios, a efecto de cumplir la misión que nos ha encomendado la Constitución y la cual hemos jurado para defender los derechos de todas las personas”.

Pidieron que en el marco de corresponsabilidad institucional trabajen de la mano las autoridades federales y estatales para dar con los perpetradores y que estos enfrenten a la justicia.

Mientras tanto, dice el Consejo “se revisarán todos los protocolos de seguridad para garantizar la seguridad de las juezas y los jueces federales y de sus familias”.

“He instruido al Centro Nacional de Inteligencia y a la @GN_MEXICO_ proporcionar todo el apoyo posible en la investigación correspondiente”, escribió el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo Montaño.

La noticia se llevó las primeras planas y en algunos casos fue la noticia principal.

Algunas columnas institucionales mencionaron el asunto, reiterando que se trató de un desafío al Estado, y criticando al gobierno por no haber externado oportunamente el pésame. “SI ALGO ha dejado en claro el gobierno de la 4T es que no le interesa combatir a la delincuencia organizada: sus prioridades son otras. Y los capos y sicarios ya tomaron nota y les tomaron la medida a las autoridades. Tan es así que fueron y ejecutaron en su propia casa a un juez que les incomodaba.”, puntualizó Templo Mayor de Reforma.

El artero asesinato del juez (...) muestra de la vulnerabilidad de quienes están encargados de impartir justicia y de la descomposición social que lleva a los grupos delincuenciales a tratar de imponer lo que consideran su propio orden, revela el editorial de El Universal.

Indiferencia ante la ejecución de un juez escribió Joaquín López-Dóriga en Milenio: “Esta ejecución no tendrá la repercusión del caso (del juez) Falcone (en Italia), pero es un retrato de lo que hoy vive el país en materia de inseguridad, violencia y fuerza del crimen organizado.

¿Falla de inteligencia?

El periodista Raúl Rodríguez Cortés escribió en El Universal que el asesinato del juez pudo haber sido una falla de la inteligencia, y que el asunto quizá sí tuvo que ver con el trabajo del juzgador en Jalisco. Recordemos que al juez le tocó participar en el cambio de adscripción de un penal a otro, de un presunto criminal del Cártel de Jalisco Nueva Generación, quien se encuentra hoy extraditado en Estados Unidos.

Dice Raúl que el jueves 11 de junio, “en una reunión del gabinete de Seguridad Nacional, sus participantes escucharon la grabación de una llamada telefónica entre presuntos sicarios de esa organización criminal, interceptada por el CNI, según confirmaron a esta columna dos diferentes fuentes de la seguridad del Estado”.

Agrega que en la grabación los presuntos sicarios hablan, sin mencionar nombres, de la preparación de un atentado de alto nivel.

Y señala que los posibles blancos habrían sido miembros del gabinete de la 4T, uno de ellos el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, por las acciones emprendidas contra las finanzas de la organización delictiva como fue el operativo Agave Azul.

Véase: Operativo "Agave azul" ¡Golpe certero al Cartel CJNG! Enhorabuena

A todos ellos se les reforzó la seguridad, señala.

Además, subraya que no se debe descartar que el rumor que corrió el fin de semana pasado sobre la muerte de Nemesio Oseguera fuera esparcido por los criminales como distractor de los preparativos del atentado de alto nivel a que se refería la grabación escuchada por el gabinete de seguridad.

Y que la presumible falla fue que la información mostrada al Ejecutivo por el CNI no fue compartida oportunamente con los otros poderes de la Unión, lo que impidió reforzar mecanismos de protección de sus integrantes de otros posibles blancos.

Es una versión periodística.

Información de la mañanera de ayer en Puebla:

Ayer el C. Presidente López Obrador lamentó el asesinato y envió el pésame a familiares y amigos. Y aseguró que en su Gobierno no se cederá ante ninguna intimidación o amenaza para limpiar de corrupción y garantizar la paz en el país.

AMLO COMPARTIÓ que se está trabajando con el Poder Judicial y con la FGR y que se hará todo los posible para apoyar a jueces, magistrados y ministros.

-          ¿A usted ya le han pasado algún reporte de las primeras investigaciones? ¿Cuál pudiera haber sido móvil de este asesinato? ¿Y ven ustedes como un reto, como una amenaza al Estado en su conjunto?, le preguntan en la conferencia.

Aquí el presidente confiesa que tiene información… “pero, como es obvio, no podemos hablar de este tema hasta que concluya el proceso, que se investigue bien, pero sí se va avanzando. Lo que puedo decir es que no hay impunidad y que los que cometen estos delitos son castigados, van a ser castigados”.

Y acepta que el asesinato del juez es un asunto de Estado...

“Sí es un asunto de Estado; por lo mismo, interviene la Fiscalía y estamos trabajando también de común acuerdo con el Poder Judicial”.

Y aquí habló de intimidación...

Para la secretaria de Gobernación, el juez fue asesinado por hacer su trabajo: “Tenía, hasta donde tenemos conocimiento, algunos juicios de personajes de la delincuencia organizada y estaba haciendo su trabajo, y lo estaba haciendo bien”.

Minutos después la Comisión Permanente del Congreso de la Unión en voz de su Presidenta condenó el homicidio. La senadora Mónica Fernández, expresó que a ellos les preocupa que los jueces no están seguros en el desempeño de sus funciones.

El Pleno otorgó un minuto de silencio en memoria del juez y su esposa.

Aún no está confirmado que la muerte fue por el trabajo del juzgador.

¿Tenía el juez amenazas del crimen organizado?

Hasta donde sabemos no. Incluso él mismo juez pidió hace dos años cuando cambio de juzgado que le fuera retirada la escolta que tenía asignada por estar en un juzgado “caliente”.

Y si las tenía ¿por qué no tenía escoltas ni auto blindado que les da el CJF?

Hay algunos que de nuevo proponen la figura de jueces sin rostro; no es por ahí

Lamentable lo que pasó, como han sido lamentables otros asesinatos que han quedado impunes.

La situación es simple hay que aplicar la ley, los niveles de impunidad son altísimos.

¿Quién fue Uriel Villegas Ortiz?

Era juez de Distrito del Centro de Justicia Penal Federal en el Estado de Colima.

Nació en Ciudad Juárez, Chihuahua, estudio derecho en la Universidad Autónoma de Sonora, (1996-2001).

Tuvo una larga carrera en Poder Judicial fue desde oficial judicial, actuario, secretario de juzgado hasta llegar a ser el juez, primero como sexto de Procesos Penales Federales en Jalisco; después juez noveno de Distrito de Amparo de Jalisco; y por último Juez de Distrito del Centro de Justicia Penal Federal en el Estado de Colima.

PD. Una precisión a la Ministra en retiro, doña Olga, el juez asesinado no fue secretario de la Corte como dijo ayer...

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.