Opinión

La bala de plata contra el huachicoleo

Alguna vez, Meade dijo que no había una “bala de plata” para acabar con el huachicoleo. | Jorge Ramos

  • 14/01/2019
  • Escuchar

Mandos militares advirtieron al presidente Andrés Manuel López Obrador que ir contra el huachicoleo desataría reacciones violentas. La decisión, según ha dicho el mandatario, es que no dará ni un paso atrás.

A más de una semana de que estalló el problema de desabasto de combustibles, quedan muchas preguntas por contestar.

Desde el gobierno de Vicente Fox se conocía ya el problema del robo de combustibles y su venta a precios más bajos que en las gasolineras. Felipe Calderón y Enrique Peña dejaron crecer el monstruo. Aunque ellos aseguren que emprendieron medidas para frenarlo, lo cierto es que las cifras aumentan.

Casi al cierre del sexenio peñista, el entonces secretario de Hacienda y posterior candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade, estimaba en 20 mil millones de pesos el monto del huachicoleo. López Obrador lo cifra en 60 mil millones de pesos.

¿Cómo es posible que tres gobiernos, desde Fox hasta Peña, no hayan visto el elefante que tenían en la sala de la casa? ¿Los gobernadores de las entidades involucradas, a lo largo de más de 10 años, qué hicieron para parar la sangría? ¿Los directores de Pemex dormían con el enemigo o de plano estaban implicados en el negro negocio? ¿Por qué se importaba tanta gasolina, pese a saber que un alto porcentaje se vendía de manera ilegal y era robada?

En LA SILLA ROTA, y en otros medios, se han revelado los nombres de delincuentes que lideran a los principales grupos huachicoleros. Algunos han sido detenidos.

Alguna vez, en una entrevista de radio Meade dijo que no había una “bala de plata” para acabar con el huachicoleo. En 2017 en una reunión con legisladores, Meade estimó que se necesitaban tres años para esa tarea.

López Obrador lleva poco más de una semana y, según una encuesta del diario Reforma, 62% de personas avalan las acciones para combatir el huachicoleo.

La pregunta es: ¿López Obrador tiene la bala de plata para acabar con el Frankenstein? En caso de no poseer esa bala de plata, ¿en qué va a parar el cierre de ductos y el desabasto?

Punto y aparte. López Obrador asumió la vocería para la crisis de desabasto. El director de Pemex, un hombre reacio a los medios, apenas ha aparecido en un par de videos, con la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, y el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué, pero sin someterse a la metralla de las preguntas. La secretaria de Energía, Rocío Nahle, ha dado algunas entrevistas. Pero el presidente no es experto y quizá falte escuchar las respuestas de los encargados de las áreas estratégicas. Comunicar también es gobernar.

Punto final. Aunque algunas voces ven tropiezos para la ley de la Guardia Nacional y la elección del fiscal general, todo parece indicar que saldrán sin problemas. Alejandro Gertz y Bernardo Bátiz puntean para fiscales.

La corrupción y el ganso

@jorgeramos7773 | @OpinionLSR | @lasillarota