Opinión

Incidente en el avión Bombardier Challenger 60

¿Error del piloto? No sabemos, aún.| Fred Álvarez

  • 09/05/2019
  • Escuchar

Los pasajeros iban felices después de asistir a la pelea de Saúl "El Canelo” Álvarez, habían estado en Las Vegas, desde la tarde del viernes 3 de mayo. A las 14:52 horas del domingo 5 de mayo despegó una aeronave de Las Vegas, Nevada con 13 personas a bordo -10 pasajeros y 3 tripulantes-, con rumbo a Monterrey, Nuevo León, el avión era un Bombardier Challenger 60, matrícula N601VH. 28 minutos después de haber despegado la aeronave entró a espacio aéreo mexicano, su llegada al aeropuerto Mariano Escobedo estaba programada a las 18:30 hora local, es decir después de "dos horas y 23 minutos.”

Y tal y como lo marcan las normas, a las 19 horas, se inició el protocolo de desaparición en su primera fase de incertidumbre(Incerfa*); al pasar las primeras horas, finalmente se declaró una alerta de desaparición (Alerfa*), que la mañana de este lunes 6 de mayo, resultó en la efectiva operación de búsqueda y rescate (Detresfa*).

Pasaron varias horas hasta que el lunes 6 en la mañana autoridades federales y locales localizaron los restos del avión a 239 kilómetros del aeropuerto Venustiano Carranza, en Hércules, zona desértica entre el municipio de Múzquiz y la ciudad de San Buenaventura. Participaron autoridades federales y locales.

Entre los ocupantes del jet se encontraban 10 pasajeros y tres tripulantes. 

Miguel Riquelmegobernador del estado de Coahuila, informó que no hubo cuerpos que rescatar. "No se ven ni restos, ni sobrevivientes, el accidente fue lamentablemente muy aparatoso (...) El impacto fue brutal, las imágenes lo dicen por sí solas, dentro de lo que cabe, hallamos la aeronave y los probables restos de los pasajeros”.

"No hay mucho qué hacer, más que buscar ahí la posibilidad de que a través de dispositivos del avión, puedan encontrar el origen del accidente", dijo en entrevista radial con Azucena Uresti para Grupo Fórmula. 

Protección Civil del municipio de Ocampo difundió las imágenes de la aeronave. "Se ve en cenizas, se ve que el avión venia incendiado, yo no soy nadie para especular, pero a simple vista, se ve que el avión pudo haberse incendiado o explotado al impactarse con la tierra", puntualizó. Riquelme añadió que buscarán los dispositivos del avión para entregarlos a la Dirección General de Aeronáutica de SCT para que los analice y determine la causa del accidente.

¿Qué ocurrió?

No sabemos aún. No han iniciado los protocolos que marca  el Anexo 13 al Convenio de Aviación Civil Internacional, mejor conocido como Convenio de Chicago (OACI), del cual México forma parte desde 1944. 

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (STC) emitió un comunicado -122-2019-, el lunes 6 de mayo que dice que la aeronave "perdió contacto cuando se encontraba sobrevolando la radial 311 al Noroeste del VOT Monclova a 141 millas náuticas”.

También da los nombres de los pasajeros y los tripulantes del avión y añadió que "cuando se encontraba sobre territorio mexicano, personal del SENEAM del Centro de Control Monterrey intentó comunicarse con los pilotos, sin tener éxito, además de que perdió contacto radar”.

Nos dicen que hay una grabación que lleva a decir -aparentemente- que la caída del avión fue por fue error del piloto quien intentó librar una formación de tormentas -conocida como Cumulus Nimbus-, que está típicamente asociada con turbulencia severa y granizo.

El piloto intentó librar la cúspide de esta formación de tormentas e inició un ascenso de 37,000 pies a 40,000 pies, pero no tuvo éxito. Minutos después cayó descontroladamente.

El capitán Aguilar Talavera dijo en sus últimas palabras a la base aérea Centro Monterrey que las condiciones no eran favorables: “voy a tratar de volar más alto”.

Ese mensaje, según la base de operaciones aéreas en Ramos Arizpe, se recibió entre las 17:30 y18:00 horas...“Muchas veces puedes tener mucha experiencia, pero las condiciones del tiempo son así de difíciles”, señaló uno de los pilotos que ubicó en esa zona el avión estrellado.

En efecto, resultaba difícil volar hasta los 38 mil pies en esas condiciones; la aeronave se proyectó hacia el suelo a unos 400 kilómetros por hora.

La imagen es elocuente. El avión, contaba con la cola intacta en un 50 por ciento, era visible e identificable su estructura; las alas, tenían al menos un 15 por ciento en cada extremo, pero la cabina estaba totalmente destruida hasta la punta. Todos estos rasgos, indican al momento sobre su caída, sin embargo, hay que esperar el informe, la caja negra ayuda.

Para Francisco Martínez, subsecretario de Protección Civil de Coahuila pudo deberse al clima cambiante que ha imperado en la zona en estos días. "Ha habido mucha actividad e inestabilidad atmosférica en el estado. En cuatro días hemos tenido tormentas, granizadas, vientos con rachas de más de 60 km/h", dijo Martínez al canal Milenio.

Agregó que Hércules, el poblado donde fue hallado el avión siniestrado, se encuentra en "una área de difícil acceso, porque en estas zonas solo hay brechas", lo que obligó a los cuerpos de rescate a movilizarse vía aérea, concluyó Martínez.

Hasta el momento todo eso son suposiciones. La investigación apenas inicia. Se deben hacer el informe conforme lo determina el protocolo que marca el Anexo 13 al Convenio de Aviación Civil Internacional, mejor conocido como Convenio de Chicago (OACI), del cual México forma parte desde 1944. 

La Comisión debe estar conformada por autoridades de la SCT, pilotos, autoridades locales y del fabricante de la aeronave y motores. 

Sabemos que ya hay un contacto con la junta de seguridad de transporte de Canadá y que trabajaría con autoridades de investigación.

Pero SCT aún no se ha manifestado.

Investigación de Accidentes e Incidentes de aviación..., Undécima edición, julio de 2016.

¿De quién era la aeronave?

De acuerdo con Milenio, los dueños de la aeronave son originarios del Estado de México, pero están blindados por contratos de confidencialidad firmados por el consorcio.

En el sistema de registros de la Administración Federal de Aviación de EU (FAA), dicho avión aparece como propiedad de TVPX Trust Services, una empresa conocida por facilitar la adquisición y operación de aeronaves con matrícula estadounidense a personas físicas extranjeras. Fue ensamblado en 1989 y hace dos años, recertificado -de serie 5043- por el órgano, con su aeronavegabilidad vigente hasta el 31 de octubre de 2029.

La empresa TVPX Aircraft Solutions Inc. Trustee, fue fundada en 2002 en Utah, EU y según datos de Planespotters, cuenta con cinco aeronaves con una edad promedio de 19.9 años. La empresa la preside Tobias Kleitman. Estaba operando en México como aerotaxi, no sabemos más; algunos medios afirman que de manera irregular.

¿Y el piloto?

Los medios lo vinculan con el crimen organizado... Con todo respeto ello no tiene nada que ver con el incidente, o accidente; recomendamos esperar la investigación...

*La primera fase se denomina INCERFA, o fase de incertidumbre, y es cuando hay preocupación acerca de la seguridad de la aeronave o sus ocupantes. Esta fase se aplica cuando se cumple una o ambas situaciones: cuando no se ha recibido comunicación desde la aeronave a 30 minutos del momento que debió haberse contactado, o en caso de intentar comunicarse con ésta, no se obtiene respuesta. Cuando la aeronave lleva más de 30 minutos de retraso respecto a su tiempo estimado de llegada.

ALERFA. Esta fase es de alerta, ya que existe real preocupación por la seguridad de la aeronave y sus ocupantes, esta fase al ser subsecuente de INCERFA, se compone por una o más de los siguientes sucesos: cuando pasada la INCERFA, se insiste en solicitar información acerca de la posición de la aeronave, y su resultado es negativo. Si al recibir información de la aeronave, esta indica que su eficiencia operativa ha sido desmejorada, pero no lo suficiente como para un aterrizaje forzoso. Cuando pasados 60 minutos del momento que debió comunicarse, o en caso de intentar comunicarse con ella y la respuesta es negativa.

Por último DETRESFA o fase de siniestro, indica que la aeronave y sus ocupantes están en una verdadera situación de peligro. Esta última fase corresponde si: pasada ALERFA, se continúa sin recibir comunicaciones por parte de la aeronave. Cuando el combustible al interior de la aeronave es insuficiente para su seguridad. Si al recibir información de la aeronave, esta indica que su eficiencia operativa ha sido desmejorada, lo suficiente como para un aterrizaje forzoso. Cuando las informaciones recibidas indican que existe una gran probabilidad que se haya realizado un aterrizaje forzoso.

Concepción Cabrera de Armida elevada a los altares

@fredalvarez | @OpinionLSR | @lasillarota