Opinión

Gobierno abierto: los retos del 2018

Consolidar los avances en materia de gobierno abierto debe ser una de las prioridades en conjunto de las autoridades y de la población | Joel Salas

  • 04/01/2018
  • Escuchar

2018 será un año de desafíos para los mexicanos y para la democracia en nuestro país.

En el primer semestre del año la conversación pública se concentrará en exponer y debatir propuestas, campañas y programas políticos. Lo anterior permitirá que los ciudadanos elijamos en las urnas los problemas de atención prioritaria para el Estado en el futuro inmediato y el tipo de sociedad que deseamos construir. Sin embargo, la democracia y el país que anhelamos se construyen con trabajo diario y no solo en un día; por esta razón, la importancia de los comicios electorales no debe hacernos perder de vista otros proyectos que tienen un impacto positivo en la vida de las personas y necesitan continuidad para seguir funcionado.

Las iniciativas de gobierno abierto


El gobierno abierto combina el uso de la información pública con la participación ciudadana para resolver los problemas cotidianos de la población. México es uno de los principales impulsores de esta agenda en la arena internacional mediante la Alianza para el Gobierno Abierto (AGA) y, en el marco de esta Alianza, ha promovido diversas innovaciones, como el Secretariado Técnico Tripartita (STT; órgano de toma de decisión que reunió a un representante del gobierno federal, otro de sociedad civil y al INAI), los ejercicios locales de gobierno abierto y la Métrica de Gobierno Abierto. No obstante, actualmente la participación de México en la AGA enfrenta una dificultad. Debido a las acusaciones al gobierno federal de espionaje, la sociedad civil se retiró del STT, instancia que representa a México ante la AGA y coordina la elaboración e implementación de los Planes de Acción a nivel nacional. El primer reto que el gobierno abierto enfrenta en nuestro país durante el año que inicia es implementar acciones concretas para restaurar la fisura entre gobierno federal y sociedad civil y, así, retomar los pendientes de gobierno abierto a nivel federal, como el cabal cumplimiento de todos y cada uno de los compromisos plasmados en el Plan de Acción 2016-2018.

Gobierno abierto a nivel local


El segundo reto para este año es reforzar y consolidar la estrategia de gobierno abierto en el ámbito local. Actualmente, 26 entidades federativas cuentan con ejercicios de gobierno abierto. En estas prácticas participan 80 autoridades y más de 120 organizaciones de la sociedad civil. Los ejercicios locales son especialmente importantes pues están cerca de las necesidades cotidianas de la población. Hasta ahora, los esfuerzos se han concentrado en instalar STT locales, en generar Planes de Acción y en establecer estrategias que puedan generar buenos resultados. Sin embargo, ha llegado el momento de evaluar su implementación. Esto nos permitirá elaborar diagnósticos y corregir las fallas actuales para que las políticas públicas beneficien a la población.

Métrica de Gobierno Abierto 2019


El tercer reto es preparar la Métrica de Gobierno Abierto 2019. Me refiero a dos aspectos fundamentales. El primero es acompañar a los gobiernos estatales para implementar gobierno abierto de la mejor manera durante el 2018 para que la población dé testimonio de las mejoras en su vida cotidiana y así elevar sus evaluaciones. El segundo aspecto es asegurar los recursos económicos y materiales para su elaboración durante el 2018. Hoy la métrica es el único instrumento para saber qué funciona y qué podemos corregir en materia de gobierno abierto en nuestro país. La métrica, elaborada por el INAI en colaboración con el CIDE, evalúa el grado de transparencia y participación ciudadana de más de 900 instituciones. El valor asignado a cada institución refleja lo que puede saber un ciudadano de las acciones de los gobernantes y su capacidad de incidir en ellas. En 2017, se publicó la primera edición de la métrica, las evaluaciones en años futuros nos permitirán analizar la implementación de las políticas de apertura y participación ciudadana a lo largo del tiempo. Esto permitirá elaborar diagnósticos y tomar las medidas necesarias para reducir la brecha entre el diseño de estrategias y políticas de gobierno abierto y su implementación.

La utilidad de la métrica no solo es reconocida en el ámbito nacional. De la misma manera que nosotros podemos aprender de prácticas internacionales, el mundo puede beneficiarse de las innovaciones mexicanas.

En noviembre del año pasado, tuve la oportunidad de asistir al Encuentro Regional de las Américas de la Alianza para el Gobierno Abierto en Buenos Aires, donde se realizó un panel en torno a la métrica. Se discutió cómo cualquier país podría beneficiarse de contar con un sistema de medición que permita evaluar de forma imparcial y efectiva sus políticas en la materia. De hecho, es posible que la Métrica de Gobierno Abierto sea reproducida en los próximos meses por la ciudad de Buenos Aires. Además, en dicho encuentro, países y ciudades manifestaron su interés en conocer a detalle sus aspectos técnicos para evaluar la posibilidad de replicarla en el futuro próximo.

Consolidar los avances en materia de gobierno abierto debe ser una de las prioridades en conjunto de las autoridades de todos los niveles y poderes y de la población. Para poder mejorar estas prácticas son fundamentales insumos como la Métrica de Gobierno Abierto, ya que evaluar los ejercicios de gobierno abierto permitirá detectar y subsanar las fallas y disminuir la distancia ente el diseño de las políticas y su implementación. De esta forma, la colaboración entre población y autoridades podrá fortalecerse para mejorar la vida cotidiana de los mexicanos y restaurar el aprecio por la democracia.

Te invitamos a leer: ¿Qué haremos con nuestros archivos?

@joelsas ?| @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.