Opinión

El sistema de salud, enfermo (II)

El rosario de problemas crece, pero la capacidad de resolución no se ve. | Jorge Ramos Pérez

  • 06/05/2019
  • Escuchar

El desabasto de antirretrovirales puede ser criminal. La carencia de medicamentos en el sector salud fue alertada, pero la Secretaría de Salud, a cargo de Jorge Alcocer, lo desestimó con desdén. Llegaron al extremo de responder vía redes sociales a un reclamo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Mariluz Roldán, reportera de La Silla Rota, investigó qué estaba sucediendo con la escasez denunciada y dio con la base de datos de la Secretaría de Salud, que no contaba con zidovudina de 100 miligramos ni de 250 miligramos, tipranivir de 250 miligramos, didanosina de 250 miligramos.

Tampoco tenía los medicamentos compuestos por dolutegravir de 50 miligramos, abacavir de 600 miligramos y lamivudina de 300 miligramos, así como el antirretroviral que contiene elvitegravir de 150 miligramos, cobicistat de 150 miligramos, emtricitabina de 200 miligramos y tenofovir de 300 miligramos.

El sistema también reflejó que sólo había medicamentos para un mes (es decir, hasta principios de mayo) de abacavir solución, etravirina, raltegravir, nevirapina, dolutegravir de 50 miligramos, y los compuestos por lopinavir de 100 miligramos y ritonavir de 50 miligramos, así como efavirenz de 600 miligramos, emtricitabina de 200 miligramos y tenofovir de 300 miligramos.

Para el viernes 3 de mayo y después de una manifestación afuera de Salud, el presidente López Obrador opinó al respecto en la conferencia de prensa de todos los días.

“Lo mismo ahora con los medicamentos y así con otras cosas. Que no quieren vender los medicamentos porque quieren poner condiciones. Yo los exhorto a los proveedores que actuemos con honestidad y que no estén queriendo jugar a las vencidas porque no van a faltar los medicamentos. Los vamos a comprar en cualquier país del mundo”, dijo el presidente.

Horas más tarde, Luis Adrián Quiroz dijo que el encargado de despacho del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH y el SIDA le confirmó que ya se inició el proceso de adquisición de los antirretrovirales. Esa era la buena. La mala: que se podría regularizar hasta el jueves 9 de mayo.

El maltrato a los médicos residentes, 328 obras hospitalarias en el olvido o inconclusas, quiebra y corrupción en el proceso de adquisición de medicamentos. El rosario de problemas crece, pero la capacidad de resolución no se ve.

Punto y aparte. En el gobierno federal tienen información sobre el creciente problema del narcotráfico en la Ciudad de México. Miguel Mancera volteó para otro lado ante el problema, por decir lo menos. La muerte de una joven en el CCH Oriente de la UNAM se inscribe en esta ola de violencia que azota a la Ciudad de México. Existe la percepción de que ni en la administración de Claudia Sheinbaum ni en la de López Obrador se está actuando ante esta situación.

Punto final. El senador Ricardo Monreal tenía muy claro que la reforma constitucional, para terminar con lo que la 4T denomina “la mal llamada reforma educativa de Peña (quien sigue carcajeándose y felizmente divorciado)”, debía pasar por un proceso de negociación o de lo contrario no sería aprobada. Pero alguien se empecinó.

Las carcajadas de Peña Nieto

@jorgeramos7773 | @OpinionLSR | @lasillarota