Opinión

Las carcajadas de Peña Nieto

¿Llegará el estruendo hasta Palacio Nacional? | Jorge Ramos Pérez

  • 29/04/2019
  • Escuchar

Hace unos días el ex presidente Enrique Peña Nieto reapareció carcajeando. Las fotos difundidas por su hija Nicole en Instagram mostraban al alegre padre con un fondo azul y el agua cristalina.

“Está feliz, está dándose sus tiempos de tener una nueva rutina, de recuperar el tiempo con nosotros, de disfrutar de su país, de hacer ejercicio, de descansar. Está volviendo a su hogar, a su familia”, respondió poco después otra de sus hijas, Paulina, a través de la misma red social a uno de sus seguidores.

En los últimos meses Peña Nieto ha mostrado una vida tranquila. Reapareció en España con su nuevo amor, una joven modelo. Sin desparpajo se dejó ver en Acapulco con ella. Está viviendo una vida tranquila y feliz.

A partir del discurso oficial del presidente Andrés Manuel López Obrador, el gobierno que le antecedió le dejó un cochinero, al menos esas fueron sus primeras palabras ante el asesinato de 13 personas, entre ellos un bebé, en Minatitlán, Veracruz. Los hechos ocurridos fueron producto de ese cochinero.

Desde que tomó posesión ha dicho que hay corrupción, lo mismo en el sector salud por la compra de medicamentos, que en la construcción del aeropuerto (malogrado) en Texcoco o en el robo de gasolinas conocido como huachicoleo. El huachicoleo se ha convertido en la 4T en sinónimo de corrupción.

En pocas palabras, corrupción y cochinero fue la herencia de Peña Nieto.

Y, sin embargo, el ex presidente se ríe y se carcajea.

En algunos sectores de Morena hay la intención de arremeter contra la corrupción del pasado. Pero otros se resisten a ello.

Por ahora no hay nada que congele las sonoras carcajadas de Peña Nieto ni de nadie de su equipo. ¿Llegará el estruendo hasta Palacio Nacional?

Punto y aparte. Pasada la elección de julio del año pasado, aturdida, la oposición comenzó a reunirse. Buscaron a intelectuales. En redes sociales reñían con los afines a la 4T. Pero nada cuajaba. En este espacio, el 4 de febrero, se reveló el Plan contra AMLO. Lo integraban unos 50 políticos, escritores, intelectuales. El talón de Aquiles del grupo era que todos, o la mayoría, se había integrado a la campaña presidencial del panista Ricardo Anaya. El 23 de febrero Reforma confirmó el Plan contra AMLO: “Van por contrapeso a gestión de AMLO”. Y el vocero fue el gobernador de Chihuahua, Javier Corral. Tras una escaramuza en medios y redes sociales el asunto se apagó. Hoy sólo queda la insistencia de López Obrador contra los conservadores. El contrapeso vive, pero opera en las sombras.

Punto final. Carmen Aristegui publicó un artículo en Reforma en torno a los ataques del presidente López Obrador a ese periódico. “El tema aquí es la procedencia del ataque y la decisión calculada de convertir a Reforma en el oponente o, en el mejor de los casos, en sparring del presidente”.

¿Quién manda en Palacio Nacional?

@jorgeramos7773 | @OpinionLSR | @lasillarota