Opinión

El pasado Nazi de Trauwitz

Mientras Roosvelt contaba a Ávila Camacho los secretos de Estado para combatir a Hitler, el traductor era un agente que colaboraba con los alemanes. | Areli Quintero

  • 24/01/2019
  • Escuchar

El general Eduardo León Trauwitz, investigado por presunta participación desde Pemex en el robo de combustible, repite una trágica historia familiar: la sospecha de la traición.

El apellido Trauwitz tiene un antecedente dentro del Ejército Mexicano, el de Roberto Trauwitz Amezaga, un teniente nacido en Zacatecas que estuvo adscrito a la embajada de México en la Alemania de Hitler, en donde se habría identificado con el nazismo. A su regreso a México fue nombrado ayudante del presidente Manuel Ávila Camacho con quien se mantuvo hasta el final de su gobierno.

Diversas publicaciones, entre ellas el libro Los nazis en México, escrito por el periodista Juan Alberto Cedillo, lo ubican como parte del grupo de políticos y diplomáticos infiltrados que realizaron labores de espionaje para el Tercer Reich.

Ese libro, detalla que en los cónclaves privados en Monterrey -marzo de 1943- los presidentes Manuel Ávila Camacho y Franklin D. Roosevelt discutían sus planes para la defensa de sus fronteras y la seguridad de ambas naciones; sin embargo, el aparato de espionaje alemán tuvo acceso a ellos porque el traductor oficial era Trauwitz Amezaga.

Así que mientras el presidente estadounidense contaba a su homólogo mexicano los secretos de Estado para combatir a Hitler, el hombre que lo traducía era un agente que colaboraba con los alemanes. También lo menciona.

Ese militar mexicano que colaboró con los alemanes es el abuelo de Eduardo León Trauwitz, acusado actualmente de complicidad en el robo de combustible a Pemex.

Hasta hace unas semanas el nombre del general brigadier Eduardo León Trauwitz era prácticamente desconocido más allá del mundo de la milicia y de Petróleos mexicanos. Volvió a alcanzar notoriedad cuando en su conferencia mañanera el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que el general está bajo investigación por el delito de robo de combustible.

El currículo de León Trauwitz entregado por la Sedena, vía la ley de transparencia, es apenas media cuartilla con cargos irrelevantes hasta 2010, cuando fue comisionado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para hacerse cargo de la seguridad del entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, que ya tenía garantizada la candidatura presidencial del PRI y se encaminaba como el candidato con altas posibilidades de ganar la Presidencia de la república.

Con Peña en la presidencia, León Trauwitz se desempeñó durante todo el sexenio como gerente de servicios de seguridad física de Pemex. El cargo lo facultó para dirigir los trabajos de seguridad de todas las instalaciones de Pemex, evitar cualquier ataque a sus instalaciones, incluido el sabotaje a cualquiera de sus instalaciones, incluidos los ductos.

El nombramiento dentro de la paraestatal se le atribuye directamente al ahora ex presidente Enrique Peña Nieto, igual que su ascenso dentro del Ejército otorgado al final del sexenio del presidente Felipe Calderón cuando no cumplía el tiempo requerido para pasar de Coronel a General. La cercanía de Eduardo León Trauwitz con Peña Nieto es pública. 

Dentro de Petróleos Mexicanos se le recuerda por su negativa para coordinarse con los funcionarios civiles de más rango. Aseguran que su comunicación era directa con el presidente Peña y con la Sedena, encabezada por el general Salvador Cienfuegos que tuvo acceso a la información de lo que ocurría dentro de la empresa más importante del Estado mexicano gracias al militar que brilló por sus rápidos ascensos.

La ministra entre fuego amigo

@areliquinteroc | @OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.