Opinión

El ejemplo de Venezuela

Al analizar las tremendas similitudes con lo que pasa en Venezuela y México, se explica porque nuestro gobierno apoya a Maduro. | Julio Castillo

  • 06/02/2019
  • Escuchar

El caso de Venezuela ha sido un ejemplo de deterioro que no se puede limitar a los últimos errores de Maduro. La dictadura no se hizo violenta de la noche a la mañana y el constante debilitamiento de la democracia abrió los caminos a lo que hoy ya resulta insostenible: una dictadura autoritaria. Algunas observaciones:

·         Arribo democrático. Venezuela no fue un país ajeno a los escándalos y al desgaste de la política. El descontento fue creciendo y la división interna de los partidos y la corrupción abrieron la puerta a que llegara Hugo Chávez por la vía democrática a la presidencia de su país.

·         Cooptación del aparato productivo y de comunicación. Desde la llegada de Chávez al poder empezaron huelgas y otras situaciones en las que se obligaba directa o indirectamente a los empresarios que no fueran afines al Presidente (tanto productores como medios de comunicación) a vender sus empresas a personas que sí fueran leales a la dictadura; además fue una época en que los precios del petróleo dieron la posibilidad generar programas sociales clientelares.

·         La censura y la autocensura. Después de que el gobierno de Chávez inició una investigación en contra del dueño de Globovisión, que lo llevó a salir del país y vender su medio a un empresario a fin al sistema, otros medios, ante la evidente amenaza iniciaron la autocensura. El caso más evidente fue Venevisión, canal de noticias que cambio sus contenidos de manera radical y las elecciones de 2006 le dio cinco veces más cobertura a Chávez que a cualquier contrincante.

·         Acabar con los equilibrios. Chávez a finales del siglo pasado disolvió el Tribunal Supremo de Justicia y como no resultó totalmente dócil en 2004 amplió el número de magistrados, llenando de afines el poder Judicial. También, años más tarde, ya con Maduro como dictador, la oposición ganó el control del Congreso en 2015, el Tribunal Supremo inhabilitó al Congreso suspendiendo con 24 sentencias todas las leyes que había aprobado.

·         Militarización. Esto se entiende sin más explicación.

·         Lenguaje. Curiosamente un factor muy importante para que todo esto se diera fue un discurso de defensa a la democracia en se califica de “enemigos del Estado” a todos aquellos que se opongan a la voluntad del dictador y gracias al control de la comunicación, el control de las instituciones que deberían de funcionar como contrapeso y el control social a partir de la pobreza y sus respectivos programas sociales, una buena parte de la sociedad sí compra la idea de que es una batalla a muerte entre el dictador y cualquiera que opine en su contra.

Hoy, después de años de desabasto y precariedad la gente de Venezuela salió a las calles a ponerle un alto a su dictador y ahora la inmensa mayoría del mundo ha puesto los ojos en Venezuela y parece que ahora sí tendrá que haber un cambio.

Prácticamente todos los países civilizados del mundo ya reconocieron a Guaidó, el representante opuesto a Maduro, como el presidente de Venezuela. Sin embargo, México no es uno de esos países y le ha dado su apoyo al dictador Nicolás Maduro… sumándose a Cuba y Bolivia… Si se analiza el camino andado para instaurar la dictadura y las tremendas similitudes con lo que pasa en México, se explica porque nuestro gobierno sigue apoyando a Maduro y también nos da razones de sobra para estar preocupados de lo que venga.

Los costos de la ineptitud

@JulioCastilloL | @OpinionLSR | @lasillarota