Opinión

¿El cambio está en uno?

El cambio no está en uno. El cambio está en la posibilidad de que ese uno se convierta en nosotros. | Alejandro Encinas Nájera

  • 05/06/2019
  • Escuchar

Imaginemos una carrera de cien metros. Los atletas comienzan en el mismo punto de partida y compiten en un piso parejo. Ahora volteemos a mirar nuestras sociedades: en esta carrera el piso es disparejo; unos tienen que superar múltiples obstáculos mientras que otros tienen el terreno libre; unos comienzan la carrera en un punto muy cercano a la meta y otros los siguen detrás arrastrando consigo muchos lastres.

El más reciente informe del Centro de Estudios Espinosa Yglesias sobre movilidad social lo confirma: en las actuales circunstancias, 74 de cada 100 mexicanos que nacen en un hogar pobre, por más que le echen ganas (como algunos les aconsejan) no podrán salir de su condición de pobreza a lo largo de su vida. En este país si tienes un color de piel oscuro, si naciste mujer y si vives en el sureste la tendrás mucho más difícil que si naciste hombre blanco, heterosexual de un estado del norte.

Lo que habría que preguntarse entonces es, ¿cómo en un país con más de 50 millones de personas en pobreza nos hicieron creer que el que es pobre es porque quiere y el que es rico es porque se lo merece? Mi hipótesis es que en las últimas décadas la batalla de las élites por legitimar su posición ventajosa no se libró en el terreno material, sino en el cultural. En el imaginario colectivo lograron difuminar las barreras estructurales que impiden la movilidad a través de la propagación de un discurso que naturalizó las desigualdades como si fueran producto del esfuerzo y no del privilegio. Lograron, a su vez, paralizar la crítica social al statu quo de buena parte de los desfavorecidos.

Este discurso lo encontramos en todas partes y bajo distintas modalidades. En una era repleta de confusión e individualismo, la gente busca respuestas en la superación personal. Los estantes de las librerías están repletos de best sellers sobre coaching personal o cómo lidiar con gente tóxica. Quizás leyendo esas páginas se enteren de quién les ha robado su queso, pero no de quién les ha hipotecado su futuro.

También se manifiesta en las telenovelas aspiracionales, en las que una joven de origen humilde enamora al hombre adinerado y terminan viviendo felices para siempre. Así se genera la ilusión de que la movilidad en este país es posible sin alterar el orden social.

Aparece también en las narrativas de los role-models. Si Steve Jobs pudo crear Apple en el garaje de su casa, ¿por qué tú no? Lo que no nos dicen es que casos excepcionales como éste no pueden ser la regla para formular políticas incluyentes para las mayorías.

La jerga del emprendedurismo es otra de sus modalidades predilectas: Sé tu propio jefe, ten tus propios horarios, haz home office. La pesadilla de la precarización laboral se comercializa con la envoltura de un sueño liberador.

Portadores de este discurso son los self made man, quienes aseguran “a mí nadie me ha regalado nada, mi fortuna es producto de mi esfuerzo”. ¿En serio? Elizabeth Warren les respondería que, para moverse de un punto a otro, tuvieron que cruzar vialidades, y esas vialidades fueron hechas por trabajadores cuya educación fue pagada por todos. Ojalá y nunca suceda, pero, ¿qué harían en caso de que su empresa se incendiara? Seguramente llamar a los bomberos, cuyos salarios se pagan con los impuestos de todos. Así de simple funciona el contrato social.

La meritocracia es tramposa, pues si cada quien es responsable de cómo le va en la vida, problemas estructurales como la desigualdad requerirían solamente soluciones individuales. En realidad, no partimos de una tabla rasa en igualdad de oportunidades, sino que nos precede un orden social que implanta clases sociales y discriminaciones en función del color de piel, el género o las preferencias sexuales.

Así que no. El cambio no está en uno. El cambio está en la posibilidad de que ese uno se convierta en nosotros.

La nueva política social de AMLO

@EncinasN | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.