Opinión

Consulta pública clandestina

Inadmisible la actitud de estos legisladores a quienes les quedan unas cuantas semanas como senadores | Manuel Fuentes

  • 30/05/2018
  • Escuchar

En la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado de la República no saben qué hacer ante el proceso de reforma laboral que tienen en sus manos. 

Audiencias públicas

Acaban de elaborar una convocatoria para la celebración de audiencias públicas en relación con la reforma en materia de justicia laboral y en lugar de publicarla en la página oficial del Senado de la República y en medios de comunicación de todos los ámbitos, se han dedicado a enviarla de manera selectiva a ciertos grupos de interés.

Es lamentable que ese grupo de senadores impulsen supuestas “audiencias públicas” sin que tengan interés en escuchar la participación de todos los sectores involucrados en la temática laboral.  Parece que, contrariando su función de legisladores representantes de la sociedad, su pretensión sea convocar a reuniones clandestinas con grupos afines a los intereses del Partido Revolucionario Institucional (PRI) promotores de una contra reforma laboral en perjuicio de los trabajadores.

Con fecha 26 de abril de 2018 se publicó una convocatoria en la página del Senado de la República en la que se anunció que se llevarían audiencias públicas durante los meses de mayo y junio de 2018.  Sin embargo, transcurrió todo el mes de mayo y no se realizó audiencia de consulta alguna.  Después se empieza a conocer que desde el pasado jueves 24 de mayo empezaron a llegar a algunos correos electrónicos de grupos empresariales y de algunos sindicatos cercanos al régimen una supuesta convocatoria, sin firma de algún senador de la Republica en la que se avisa del inicio de “audiencias públicas” (¿?) para consultar opiniones en torno a la Justicia Laboral.

Se informa que esas, que les llaman “audiencias públicas” se realicen en únicamente 4 ciudades del país, en Monterrey Nuevo León, el 8 de junio; en Culiacán Sinaloa, el viernes 15 de junio; en Mérida Yucatán, el 22 de junio y en la Ciudad de México el 13 de julio.

La convocatoria

La mencionada convocatoria, en la parte final dice:

“El Senado de la República realizará las actividades con base en el parlamento abierto y de transparencia, en ese tenor, la Comisión de Trabajo y Previsión Social difundirá en el micrositio, Gaceta Parlamentaria y medios electrónicos, las actividades con las audiencias públicas”.

La supuesta Convocatoria no ha sido publicada en “micrositio”, “Gaceta Parlamentaria” o “medio electrónico” del Senado de la República a pesar de que empezó a difundirse de manera silenciosa, por debajo de la mesa, por algunos de los integrantes de la llamada “Comisión de Trabajo y Previsión Social” del Senado de la República.

La pregunta es ¿por qué actúan de esta manera ese grupo de senadores? ¿Solo para dar la apariencia de consultas? A la Organización Internacional del Trabajo (OIT) informaron en días recientes que llevarían a cabo consultas en torno a la reforma laboral, pero como la que pretenden llevar a cabo no puede llamársele “convocatoria abierta”.

Convocar de esta manera es violentar la reglamentación del Senado de la República. El artículo 129 fracción VI de esa instancia legislativa dice que la Junta Directiva del Senado tiene las siguientes atribuciones:

“Proponer consultas y audiencias, públicas o privadas, con autoridades gubernamentales, especialistas, representativos de organizaciones sociales y ciudadanos en general, relacionados con las materias de cada comisión”


El artículo 133 en la fracción V del reglamento del Senado dice que tanto los órganos colegiados y comisiones tienen como atribuciones:

“Realizar consultas y audiencias, en sede legislativa o fuera de ella, relacionadas con las materias de su competencia”

El artículo 184 de dicho Reglamento del Senado dice:

En el proceso de dictaminar, las comisiones pueden convocar a audiencias públicas o reuniones, con el fin de escuchar al autor o autores de la iniciativa, a especialistas en la materia, representantes de organizaciones y grupos interesados, así como a ciudadanos.

Inadmisible

En ninguna parte de estas disposiciones legales que norman la función de los senadores les permite realizar convocatorias a modo, para que acudan personas que adulen la peor propuesta de contra reforma laboral en toda la historia del país. En su convocatoria que abarca tan solo 4 sedes en el país señala que en cada Audiencia Pública (¿?) habrá como máximo 30 personas, los que contarán con diez minutos. Les van a decir: Diez minutos y te vas…

Es vergonzoso el actuar de este grupo de senadores, los que no se atrevieron a firmar este remedo de Convocatoria. Realizarla de esta manera, a las prisas, de manera sesgada para intentar justificar un periodo extraordinario después de las elecciones es no solo irresponsable sino contrario a los intereses de la Nación.

El proyecto que pretenden aprobar justifica un modelo de bajos salarios, de máxima explotación en perjuicio de los trabajadores, de la desaparición del derecho laboral con visión social. Acabar con los derechos colectivos, permitir el modelo de los contratos de protección y empresas outsourcing por la vía libre. Legitimar una mayor intervención del ejecutivo federal y gobernadores en los conflictos colectivos. Auspiciar una justicia laboral de carácter mercantil, en donde los derechos laborales sean una mercancía y al trabajador convertirlo en un objeto de usar y tirar.

Inadmisible la actitud de estos legisladores a quienes les quedan unas cuantas semanas de senadores de la República…

¿Para quién trabajan?

A que sí puedes comer solo una...

@Manuel_FuentesM | @OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.