Confianza e ineptitud

Una de las respuestas que más ha trascendido de López Obrador fue que no hacían licitación porque no eran corruptos ante la pregunta sobre la compra de las pipas para transportar combustible. Eso nos deja un claro ejemplo de lo que pasa:

·         No es por poner en duda la palabra del presidente, pero qué le hace pensar que todos tenemos la obligación de confiar en él… de hecho nadie tiene la obligación de confiar en nadie y precisamente por eso existen las licitaciones, la transparencia, la rendición de cuentas y también las sanciones; no estamos obligados a creer en el gobierno y saltarse los trámites nos debería obligar a desconfiar.

·         Además, si López Obrador esperaba confianza pues la rompió porque las pipas que compraron no cumplían con los requerimientos de la Norma Oficial Mexicana… y la solución fue modificar la Norma.

·         La filosofía del gobierno es muy clara, si no se puede legalmente, se cambia la ley y ya… la famosa “arbitrariedad del príncipe” que acabó con grandes países e incluso con civilizaciones.

Nadie puede poner en duda que las leyes en nuestro país que le prohíben a mexicanos naturalizados ocupar puestos altos en el gobierno son absurdas y anacrónicas. En un mundo globalizado este tipo de prohibiciones se ha vuelto absurdo y desde los cargos, y hasta las selecciones nacionales deportivas ya tienen ciudadanos naturalizados, sin embargo, el caso del escritor Paco Ignacio Taibo II no califica en este rubro:

·         Para empezar ninguna ley que se apruebe debe tener dedicatoria personal; hemos visto muchas leyes que adoptan el nombre de quien las propuso (como la ley Robles) o leyes que son nombradas en los medios por el tema que abordan, aunque oficialmente no se llamen así pero el caso de que exista algo llamado “ley Taibo”, cuando Taibo no es el proponente sino el beneficiado por la legislación sólo demuestra la pequeñez del nuevo gobierno.

·         Modificar una ley para lograr que alguien en específico pueda ocupar un cargo es triste porque habla de la debilidad institucional del país. No se aprobó porque es anacrónico que exista una legislación que prohíba ocupar cargos a mexicanos naturalizados, se aprobó para que Taibo pudiera ocupar un cargo y si alguien tiene duda de ello pueden revisar las discusiones en comisiones y en el pleno de la Cámara de Diputados donde el tema fue el puesto de Taibo.

·         Si esa persona a quien se beneficia además es alguien que se ha hecho más famoso por expresiones como “se la metimos doblada” que por haber escrito más de 40 libros dice todavía más del personaje.

En los dos casos vemos una constante preocupante, en el gobierno de López Obrador se deciden las cosas y después se averigua si son legales… y en caso de no serlo se adapta la ley para poder cumplir la voluntad.

No imagino si cualquier otro presidente hubiera dado una respuesta como la que dio López Obrador con respecto a las pipas qué hubiera pasado; lo que sí es un hecho es que además de partir de la sentencia de “no somos corruptos” se podría confiar en que no hubo corrupción, cosa que en el fondo es peor porque si no fue corrupción fue ineptitud y un gobierno honesto pero inepto es igual de dañino que uno corrupto… como decía Gómez Morin el bien mal hecho es incluso peor que el mal.

El ejemplo de Venezuela

@JulioCastilloL  | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información