Opinión

CFE: “Luz, más luz”

En la Comisión Federal de Electricidad todo mundo ha metido mano y mete mano para sacar tajadas insospechadas. | Joel Hernández Santiago

  • 13/02/2019
  • Escuchar

La energía eléctrica es un producto de altísima necesidad. Hoy nada se mueve, nada se crea ni se transforma, todo se genera y se mueve a partir de la energía eléctrica y ¡ay! de aquel día en el que no hay luz en –digamos– las casas: todo se contrae, se colapsa y se vuelve un infierno sin cesar… Y qué tal la industria o los servicio en todo el país…

Y esa luz que nos llega como por magia, fenomenal invento del hombre y que pagamos cada uno, a riesgo de que “nos corten la luz”, tiene costos y precios y pérdidas o ganancias monumentales.

Es una empresa que genera movimiento e ilumina la vida humana, pero también es un espejo de discordias porque en la Comisión Federal de Electricidad (CFE) todo mundo ha metido mano y mete mano para sacar tajadas insospechadas. Es lo que se nos dijo apenas el lunes 11 de febrero…

… Cuando el ahora Director General de la CFE, Manuel Bartlett, afirmó que “fruto del ‘modelo neoliberal’, hubo ‘funcionarios de distintas etapas’ de Gobierno que participaron en el sector privado eléctrico mexicano … Se crea una combinación de sectores privados con estas antiguas autoridades que ha generado lo que se ha descrito. Que en unos cuantos años la CFE (…) genere solo el 50 % de la electricidad”.

Y dio a conocer nombres de exfuncionarios que, según sus informaciones, participan actualmente del sector privado energético, la mayoría en consejos de administración o en altos cargos:

Citó ‘a José Córdova Montoya, jefe de la Oficina de la Presidencia de Salinas y ahora propietario de una empresa proveedora de servicios de energía; al exsecretario de Energía Jesús Reyes Heroles, que además ejerció como director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), también participa en consultoras de energía.

‘Carlos Ruiz Sacristán, quien fue secretario de Comunicaciones y Transportes con el presidente Ernesto Zedillo (1994-2000), es director general del consejo de administración de la firma de infraestructura Ienova; Luis Téllez, secretario en varios Gobiernos, es actualmente asesor de empresas ‘extranjeras’ y de firmas de ‘energías supuestamente limpias’ y a más, señaló Bartlett.

También a ‘Jordy Herrera; Alejandro Flemming, Alfredo Elías Ayub, Georgina Kessel…’ Se mencionó en estos señalamientos al ex presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa…

Que se investigue, se pruebe y se castigue

El presidente López Obrador dijo que “hay chapulines fifís y conservadores que brincaron de cargos directivos en Pemex, Hacienda. Pasaron de gobierno a asesores de grandes empresas vinculadas a sectores energéticos…” Se mencionó a los ex presidentes Felipe Calderón y Ernesto Zedillo: “No es ilícito, pero es inmoral” apuntó el presidente López Obrador.

Todo eso está muy bien. Justo es que se investigue-se pruebe y se castigue el presunto quebranto ocurrido durante la gestión o por influencia de cargo mientras eran funcionarios públicos en las empresas o desde áreas de gobierno con impacto… Que se prueben las presunciones y la justicia cumpla con su responsabilidad de serlo.

… Y justo es, también, que se limpie esta situación de modo que las empresas privadas que los tienen contratados sean amonestadas o suspendidas de toda negociación con el gobierno mexicano en la materia energética en vista de que se aprovechan de la información archi-privilegiada que cada uno de estos ex funcionarios pudiera tener (Pemex, CFE…Energía…).

Aun así, es insuficiente la mención de nombres que hace el gobierno federal de México de quienes probablemente estén en el dicho de haber dañado a las empresas como de lucrar luego con la información y conocimiento privilegiado de ellas, en contra de los intereses nacionales.

Pero también es cierto que con este tipo de señalamientos, sin llegar a los salones de la justicia, suenan a venganza, a revancha a “ni perdón ni olvido”. Y si bien el presidente de México dice que habría de dar “borrón y cuenta nueva” no parece ser así luego de que de un tiempo a esta parte ha señalado nombres y apellidos de presuntos involucrados en asuntos no esclarecidos. Pero sin llegar a los Tribunales. (¿También fincará responsabilidades en el caso Odebrecht?)

El ex presidente Calderón, señalado en varias ocasiones por distintas razones ha exigido que se prueben los dichos; Jesús Reyes Heroles González Garza advirtió que analiza emprender acciones legales contra Bartlett. Otros mencionados dicen que no han hecho nada que esté fuera de la ley…

Pero el presidente va a más: dice que enviará una iniciativa para que ex funcionarios públicos no puedan trabajar en empresas privadas relacionadas con su tarea en gobierno en por lo menos diez años…

Y esto implica que sus propios funcionarios de gobierno, integrantes de su gabinete, no podrán trabajar fuera de gobierno en empresas privadas, relativas, una vez que concluyan su gestión, aun antes de que concluya este gobierno

De por sí andan molestos con la reducción de sus sueldos a menos de lo que gana el presidente (108 mil pesos mensuales) y ahora la restricción-veda, para ejercer su profesión o su experiencia al término de su trabajo de gobierno.

Ya veremos cómo tomará esto el mismo equipo de gobierno. Por lo pronto algunos, en privado, ya muestran su inconformidad; piensan en la renuncia al cargo, pero se enfrentan a la negativa de que se les acepte esa renuncia porque no se aceptará que a unos cuantos meses de iniciar la actual gestión se presenten estas deserciones políticamente incorrectas. Ya veremos.

Partidocracia inútil

@joelhsantiago | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.