Opinión

¿Cambios en la medición de la pobreza extrema?

En el INEGI trabajan duro ya que entrará en vigor la nueva metodología para medir la inflación, para conocer de mejor forma los patrones de los mexicanos

  • 30/01/2018
  • Escuchar

Los que trabajan a marchas forzadas son los funcionarios del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) que preside Julio Santaella, ya que en los próximos meses entrará en vigor la nueva metodología para medir la inflación. El objetivo: que este indicador refleje de mejor forma los patrones de consumo de los mexicanos.

Por lo pronto, se hará una representación más real de la canasta básica, por lo que esta se ampliará de 283 a 299 genéricos; en principio, saldrán productos como calentadores para el hogar y la larga distancia nacional, sin embargo, entrará un alimento que muchos mexicanos, sobre todo de las clases media y altas consumen cada vez más, como la leche de soya y los servicios para mascotas.

Pero no solo eso…


Se incorporará un mayor número de ciudades a la muestra, las que pasarán de 44 a 55, por lo que en la nueva lista estará presente Zacatecas, Cancún y Santillo.

En este año, el INEGI también levantará la encuesta de Gasto-Ingreso en los hogares, misma que servirá como materia prima para el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Meade no conoce la pobreza extrema


En repetidas ocasiones y muy en corto, José Antonio Meade, precandidato del PRI a la presidencia de la República, ha insistido en que está en desacuerdo con las cifras del número de mexicanos que están en la pobreza extrema.

Para el ex secretario de Hacienda, una persona que cuenta con televisión, refrigerador y teléfono, no puede estar en la pobreza extrema, por lo que se impulsarán ajustes en la medición de ese indicador.

Incluso, hay quienes comentan que un cambio en la metodología para la medición de la pobreza extrema, está muy cerca, pero se requiere de la participación del Coneval, junto con la opinión del INEGI y de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), así como del sector académico y de la sociedad civil.

En el INEGI nos aseguran que entre sus facultades está producir y proporcionar los ingredientes al Coneval, mientras que este se encarga de ejecutar la receta y cocinar el pastel, por lo que no tiene ninguna injerencia en la metodología del Consejo Nacional de Evaluación.

El Instituto también aplicará este año la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica, en la que tocarán temas sobre sexualidad, fecundidad, mortalidad, anticoncepción, salud materno infantil, entre otros; estos datos se levantarán en la segunda mitad de 2018 y se darán a conocer en el 2019.

Alarma a analistas desplome en producción de petróleo


Los que se alarmaron por la caída más grande en la producción de petróleo de los últimos 38 años, son los estudiosos y analistas del mercado de crudo, ya que ello, dicen, afecta de manera importante el crecimiento económico del país.

Lo relevante del asunto es que este desplome es el culpable de que la economía mexicana crezca 0.5% menos de lo que debería avanzar y de no ser por este descenso, el Producto Interno Bruto (PIB) podría llegar a 3%.

Los especialistas insisten en que Pemex pudo actuar a tiempo y remplazar el campo de producción de Cantarell, lo que sin lugar a dudas se suma a las malas inversiones de la paraestatal, las que no generaron las tasas de retorno que se esperaban.

Así las cosas…

También lee: Robo de autos, el nuevo talón de Aquiles

@rominarr | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.