Opinión

Alerta sanitaria fronteriza

Se debe aplicar un cerco sanitario en la frontera sur para evitar la propagación de enfermedades que puedan ingresar los migrantes. | José Luis Castillejos

  • 30/04/2019
  • Escuchar

Aplicar un cerco sanitario en la frontera sur para evitar la propagación de enfermedades que puedan ingresar los migrantes centroamericanos, sudafricanos y caribeños, reclaman habitantes de la parte más abandonada del país.

Olvita Palomeque, legisladora del Congreso de Chiapas, ya lanzó la alerta: “No existen las condiciones hospitalarias adecuadas para atender alguna contingencia”. Corresponde a las autoridades mexicanas vigilar, desde su ingreso, la salud de los migrantes, recalcó en diálogo con este columnista.

La bomba de tiempo está acantonada en la “cosmopolita” ciudad de Tapachula. Por sus calles deambula la pobreza, representada por ciudadanos de Honduras, Cuba, Sudáfrica y de Venezuela.

Para el académico de la Universidad Autónoma de Chiapas, José Adriano, con las caravanas de migrantes en los municipios fronterizos de Chiapas se está reproduciendo un discurso que busca criminalizar a los migrantes y se recurre a expresiones de terror en la población y que demanda una mayor presencia policíaca en la región.

Este discurso no es afortunado, en virtud de que tiende a profundizar los problemas y deja de lado los señalamientos del incumplimiento de las responsabilidades internacionales del Estado mexicano, alertó el experto en temas de derechos humanos y migraciones.

Destacó que en este sentido el Estado mexicano no ha promovido medidas alternativas para ordenar, regularizar y disminuir la migración caótica que se observa en ciudades como Tapachula.

Es cierto, dijo, que hay una fuerte migración centroamericana, caribeña y africana en la región, pero estos flujos migratorios de ninguna manera se pueden comparar con la migración de los años 80s, del siglo pasado, producto de la Guerra en Centroamérica, que alcanzaron cifras de medio millón de refugiados en la franja fronteriza de La Selva.

¿Dónde está la diferencia en ambas migraciones? En los años 80 hubo una coordinación eficaz entre la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) y la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que permitió integrar los albergues de ayuda a los refugiados, situación que no se está realizando en los procesos de la migración actual, enfatizó.

Para el académico inclusive existe una gran ineficacia y corrupción en las dependencias mexicanas, que no se ha logrado atender y resolver los trámites de la migración legal y diferenciarla de la migración ilegal, asimismo al interior de esta migración ilegal existe una inoperancia para otorgar el estatus de refugiado y el de asilado político.

La legisladora Olvita Palomeque, del gobernante MORENA, asegura que se debe aplicar un cerco sanitario para evitar que ingresen enfermedades y que pongan en riesgo tanto a los migrantes como a la población mexicana de la frontera.

Pero Adriano sostiene que el discurso que promueve el cierre de la frontera está perdiendo de vista que Tapachula históricamente ha sido una ciudad de migrantes y que en cada ciclo productivo requiere de miles de trabajadores que cruzan la frontera para trabajar en la cosecha del café, lo que significa beneficios mutuos.

Además, indicó, se pierde de vista que Chiapas tiene en la frontera norte un promedio de medio millón de chiapanecos, que reportan ingresos entre 600 y 800 millones de dólares anuales en divisas, y que la deportación masiva de chiapanecos significarían problemas mayores que no puede soportar la estructura social de la entidad.

Lo cierto es que el gobierno de la república abandonó a su suerte a la población de los municipios fronterizos chiapanecos y se desentendió de los problemas que ocasiona en la región el flujo desordenado de migrantes.

En este momento se requiere cambiar el discurso conservador similar al Kukluxklan de la frontera sur norteamericana, se le debe exigir al gobierno federal y al gobierno estatal la inmediata intervención para organizar los albergues a migrantes, agilizar los trámites de la migración legal, que la tienen varada hasta por 90 días por un trámite que se debiera realizar en minutos y reconocer la calidad de refugiados a la población que viene huyendo de la violencia estructural y sistemática.

Pero a su vez, de manera organizada, se deben de establecer los vínculos para instaurar una mesa de atención con el gobierno federal, para discutir las alternativas del derecho al desarrollo de la región, sobre todo por la cancelación unilateral, desinformada y poco transparente de la zona económica especial en Tapachula, sostiene Adriano

¿Cuándo se jodió Tapachula?

“Yo voy como el cangrejo, para atrás. De más a menos. Tuve un negocio familiar de fabricación de joyas y reparación de relojes, cadenas o esclavas, pero con la llegada de las Casas de Empeño y ahora con los migrantes todo esto se fue al diablo. Se llevaron todo el oro de la región y si antes éramos ricos, ahora estamos jodidos”, me dice Agustín, un taxista con una cara seria, de pocos amigos.

“Prendamex”, “Prenda Amigo”, “Prenda fácil”, “Lana Rápida”, “Bazar empeño, compra y venta”, “Realice empeño y más”, “Casa de empeño presta mil”, “Casa de empeño la solución” y “Estrella del empeño” y otras se presentan como la solución al problema de los habitantes de la costa de Chiapas.

A esos sitios van a parar celulares, relojes, gargantillas, laptops, tablets, hasta escrituras de terrenos, casas o automóviles. La situación está tan crítica que la gente empeña todo para pagar con esos recursos alguna deuda o sobrevivir sin saber que es un hoyo sin fondo y que caerá en algo más, y arrastrará más deudas y pobreza.

La gente se cansó de la protesta, de la queja cotidiana. Ya no hay eco en la prensa. Nadie los escucha. Sólo unos cuántos despliegan sus anuncios de buenas obras, calles para siempre y otras mamarrachadas.

En alguna ocasión un periodista europeo dijo: “Esto se parece, por el desorden, a la ciudad de Calcuta”. Sentí enojo, pero tenía razón. La pestilencia causada por los desechos que arrojan irresponsables ciudadanos en la 3ª, 5ª, 7ª poniente, 10ª y 12 norte, entre otras calles, así lo prueban.

La ciudad de Tapachula luce sucia, insegura. Los lugareños ya no salen de sus casas por las noches. Temen ser asaltados. Hay imágenes de cámaras de televisión que registran asaltos a mano armada por parte de migrantes que bajo el pretexto de tener hambre atracan y hasta asesinan. El calvario para los habitantes fronterizos es constante. Nadie sabe cuándo vaya a terminar.

Frontera del olvido

@JLCastillejos  | @OpinionLSR | @lasillarota