2 agravios 2

"A otra cosa, mariposa", que se dice, ya que puestos en los dichos del "Me canso ganso" y "Lo que diga mi dedito". Y como la atracción por los festejos estuvo a todo volumen, resulta que la memoria nacional da por hecho que detalles políticos deben pasar al olvido en un abrir y cerrar de ojos, o en el tronido de anular con pulgar.

Por ejemplo: El cierre de gobierno del ex presidente Enrique Peña Nieto (PRI) no pudo ser más agraviante. Un poco a modo de venganza por lo que considera la incomprensión nacional a su ´obra de gobierno´ y a sus ´Reformas Estructurales´, y por señalarlo de haber encabezado un gobierno muy mal averiguado y en el que reinó la impunidad, decidió clavar la última espina a los mexicanos que se disponían a iniciar una nueva etapa en su historia.

Una espina que sabe que habría de indignar y doler a millones al otorgar la presea más honorable y honrosa que otorga el gobierno mexicano, como es la de El Águila Azteca, a quienes sin haber nacido en México se distinguen por su obra y sensibilidad, solidaridad y apego a nuestro país.

Este reconocimiento se había entregado antes, entre otros, a Gabriel García Márquez, a Arnaldo Orfila Reynal –el gran editor argentino, quien fuera director del Fondo de Cultura Económica y fundador de la editorial Siglo XXI–, Plácido Domingo, Augusto Monterroso, Álvaro Mutis y más.

Pero esta vez el Gran Maestre de la insignia, Enrique Peña Nieto, se la asignó ni más ni menos que a Jared Kushner, quien desde los pasillos de la Casa Blanca en Washington, fue el artífice, junto con el entonces Secretario de Hacienda mexicano, Luis Videgaray, para traer a su suegro, Donald J. Trump en agosto de 2016, por entonces candidato republicano a la presidencia de su país y enemigo acérrimo de México, a quien por entonces descalificaba –y descalifica aún– como país soberano, y a los mexicanos nos ha etiquetado entonces y ahora como ´violadores´, ´malvados´, ´criminales´, ´grasientos´ y más... Lo trajo, y así le fue a Peña Nieto.

Kushner trabaja para su suegro, no para EU; él ve por los intereses políticos de quien aún insiste en la construcción de un muro que divida a Estados Unidos de México; y es el mismo que atiza golpes bajos porque sabe en dónde pegarle a los mexicanos, como ocurrió cuando se incluyó a nuestro país en los aranceles especiales al acero y aluminio. Los intereses de Kushner no son los de México. Claro está.

Y por las pistolas de Peña Nieto y por las pistolas de Luis Videgaray –ex canciller mexicano–, le entregaron en Argentina la Presea, con el pretexto de que a Kushner se debe haber facilitado las negociaciones para el T-MEC –Tratado México-Estados Unidos-Canadá–. ¿Y entonces qué hicieron Videgaray y el ex secretario de Economía, Ildefonso Guajardo? ¿Y es que acaso no hay gente brillante que ha entregado su trabajo y su obra para México y lo mexicano?...

Pero, bueno, era cosa de desquite y de clavar esa espina que es una muestra más de la manera caprichosa, voluble y humillante como manejó Peña Nieto al país: los resultados estuvieron a la vista el 1 de julio de 2018...

El caso Paco Ignacio Taibo II

Mientras que ocurría este hecho infamante, otro caso de arrogancia, soberbia y descomposición política ocurría en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

El escritor Paco Ignacio Taibo II que será el Director General Editorial del Fondo de Cultura Económica, la más importante editorial iberoamericana, fundada en 1934 por don Daniel Cosío Villegas con el fin de aportar obras traducidas del pensamiento económico mundial a los estudiantes de economía en México y cuya tarea en libros se ha extendido hasta crear un acervo máximo para la lectura y el conocimiento, con sucursales en distintos países hispanohablantes y cuya particularidad es la de la divulgación de la cultura, el conocimiento, el pensamiento y la creación...

Y a la que han dirigido, su fundador, Daniel Cosío Villegas, Arnaldo Orfila, Salvador Azuela, José Luis Martínez, Jaime García Terrés, Enrique González Pedrero, Joaquín Diez-Canedo y más... Y ahora, por ese menosprecio hacia la cultura, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador propuso a Paco Ignacio Taibo II...

Un escritor mediano, con obra mediana –casi siempre novela negra– con la que hace un festival en Gijón, España, su lugar de nacimiento, aunque naturalizado mexicano.

El personaje se incrustó en el equipo de López Obrador desde la campaña electoral y fue el mismo que metió en un problema serio al candidato cuando en abril de 2018 dijo: "¡Si te quieren chantajear Andrés Manuel, exprópialos. Chinguen su madre. Exprópialos!" al referirse al conflicto entre AMLO e integrantes del Consejo Coordinador Empresarial.

Esta vez en la FIL, Taibo II rebasó los límites al burlarse del Senado al que dijo que si para el lunes 3 de diciembre no se aprobaba la Reforma que le permitiera ser Director General del FCE, el presidente de México lo nombrará ´encargado del despacho´: "así que se las metimos doblada, camarada" exultó.

Indignante este insulto no sólo porque proviene de un personaje que se supone que habrá de conducir una de las partes fundamentales de la divulgación de la cultura en lengua española, sino porque es una muestra del tono arrogante y triunfalista de quien se sabe vencedor en una contienda a la que él mismo dinamitó con sus dichos y poses de intelectual, aunque evidentemente no lo es.

Pero nada. Con todo y que Taibo II no merece estar en el FCE, al serlo se calibrará el grado de atención a la opinión pública que hace el presidente. La democracia participativa no sólo se muestra en consultas, también se ve y se percibe en la calle, en espacios públicos, en medios de comunicación y en esas "benditas redes sociales" que dijera AMLO.

Ya sean peras o sean manzanas, el agravio está hecho. Y lo que sigue, como dijera Elena Poniatowska, es responsabilidad del presidente López Obrador.

Migrantes: "Permanecer en México"

@joelhsantiago  | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información