Opinión

Migrantes: “Permanecer en México”

Este acuerdo rompería con las normas de asilo de centroamericanos que intentan llegar a EU para escapar de la pobreza y la violencia. | Joel Hernández Santiago

  • 28/11/2018
  • Escuchar

El importante periódico estadounidense The Washington Post publicó en su edición del sábado 24 de noviembre que “la próxima administración federal de México (AMLO) acordó con su contraparte estadounidense (Trump), que los miembros de las caravanas de migrantes esperen turno para solicitar asilo a Estados Unidos en territorio mexicano”.

“El acuerdo llamado “Permanecer en México”, rompería con las normas de asilo de centroamericanos que intentan llegar a Estados Unidos para escapar de la pobreza y la violencia (…) El acuerdo se concretó la semana pasada en Houston durante una reunión entre Marcelo Ebrard, el futuro canciller de México, y altos funcionarios estadounidenses como los secretarios de Estado, Mike Pomeo y de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen”. Publicó TWP.

En esta ocasión no hubo una reacción inmediata ni directa de parte del mismo Andrés Manuel López Obrador y ni siquiera del aludido futuro canciller Marcelo Ebrard y mucho menos se declaró ‘prensa Fifí’ al rotativo estadounidense.

SÍ salió a desmentir lo publicado por este diario la futura secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien en entrevista con ese periódico habría dicho: “Por ahora estamos de acuerdo” como una “solución a corto plazo; la solución a mediano y largo plazo es que las personas no migren”.

“No existe acuerdo de ningún tipo entre el futuro gobierno de México y el de Estados Unidos de América. El nuevo gobierno iniciará su mandato el 1 de diciembre próximo”, argumentó.

Pero mientras son peras o son perones, según el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, ‘unos 7 mil migrantes aguardan en estos momentos al otro lado de la frontera, principalmente en Tijuana y Mexicali, a poder presentar su solicitud de asilo’.

Esto tiene enfurecido al presidente estadounidense, Donald J. Trump, que no para de mandar mensajes amenazantes para los migrantes centroamericanos, y amenazas de tipo logístico militar para mostrar la fuerza que se podría utilizar si intentan pasar a la Unión Americana sin permiso.

Y no para: Apenas el domingo pasado envió un mensaje vía Twitter al gobierno de México en el que dijo que “sería muy inteligente” que se detuvieran las caravanas de migrantes antes de que llegaran a la frontera con su país. Y aprovechó para acusar al ‘Triángulo Norte, de donde proceden estas caravanas, de permitir estos movimientos migratorios y les acusó de “aprovechar esta coyuntura para librarse de “cierta gente”. Esto en abono a su dicho de que los migrantes “son criminales”.

En todo caso el tema se está convirtiendo en un problema de seguridad nacional mexicana y en un momento crítico para la estabilidad de la frontera norte de México. Como ocurrió este domingo cuando un grupo de migrantes, desesperados por la tardanza, decidieron cruzar la valla y aun en el lado mexicano fueron agredidos con gases lacrimógenos, balas de goma, amenazas y devueltos a México… Pudo ocurrir una magna-tragedia.

Luego de críticas fuertes de todo el país por la manera como un grupo de ‘tijuanenses’ repudió la llegada de los migrantes a este lugar y de enfrentarlos y hostigarlos con argumentos francamente xenófobos y racistas y con un discurso extrañamente parecido al del presidente Trump, al momento han reducido pero aún persiste esta actitud estimulada desde el exterior –lo que permite a Trump demostrar que los migrantes centroamericanos son un peligro para EUA--.

… Pero también estimulado por el Alcalde de Tijuana, el panista Juan Gastelum, quien a la primer llegada de hondureños dijo que ahí venían ‘mariguanos y gente violenta que representa un riesgo para la gente de Tijuana’. Días después pidió ayuda al gobierno federal y a la ONU porque él ‘no gastará dinero público en atender a los migrantes centroamericanos’.

En todo caso, lo que sorprendía es la diferencia hoy: A la llegada masiva de haitianos y de otras nacionalidades que llegaron a Tijuana a finales de 2017 y principios de 2018, estos podían llevar a cabo el proceso de aceptación o no, en territorio estadounidense, y ubicados en campamentos dispuestos para la circunstancia. Esta vez permanecen en México.

Según Gustavo Magallanes, director de Atención al Migrante de la Secretaría General de Gobierno de Baja California –en enero de 2018– ‘llegaron a Baja California más de 20 mil migrantes, 17 mil 784 lograron ingresar a Estados Unidos, por lo que casi tres mil se quedaron en esta entidad”.

Hoy en el caso particular de los centroamericanos no ocurre así. Y sorprende el novedoso ambiente de “particular” repudio a los centroamericanos que llegan y llegan en distintas caravanas para intentar su paso al país del norte, aunque tendrán que permanecer en la frontera norte de México en espera desesperante.

Algunos migrantes, que han visto el problema que representa para ellos el cruce a la Unión Americana, han decidido regresar a su país de origen, lo que es facilitado por el gobierno de México; otros se dispersan y buscan quedarse en este país mientras se soluciona el problema o de plano para seguir la vida aquí.

A unos cuantos días de que tome posesión el nuevo gobierno mexicano, el problema es grave para ambos países, mientras que los presidentes de Honduras (Juan Orlando Pérez); El Salvador (Salvador Sánchez Cerén); Guatemala (Jimmy Morales)…, guardan un silencio irresponsable porque gran parte del problema tiene origen precisamente allá y es poca la ayuda que brindan para buscar una solución digna y en base a derechos humanos para estos miles de peregrinos.

Una vez iniciado el gobierno el primero de diciembre, habremos de ver cuál es la solución que en este sentido aporta frente a las embestidas de Donald J. Trump, que se mueve más por sus propios intereses que por las de otras naciones a las que, como ha sido en el caso del gobierno de Peña Nieto, les ha sacudido la mano en la mesa…

Gobierno sin oposición

@joelhsantiago  | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.