NACIÓN

Se acelera vejez y cambio de religión en México, revela censo 2020

Especialistas urgen cambios en políticas públicas en materia económica por la presión en las pensiones y de salud, principalmente por la prevalencia de diabetes

  • ÉRIKA FLORES
  • 25/01/2021
  • 20:37 hrs
  • Escuchar
Se acelera vejez y cambio de religión en México, revela censo 2020
En términos económicos se informó que 62% de la población mayor de 12 años es económicamente activa mientras el 38%, no lo es. (Cuartoscuro)

México envejece. El aumento en el número de adultos mayores (concentrados en su mayoría en la CDMX) y la disminución general de población joven (que se localiza principalmente en Chiapas) fue una de las principales conclusiones que arrojó el censo 2020 cuyos resultados básicos fueron presentados por el Inegi; por lo que especialistas advierten aseguran que éstos deberán impactar en el diseño de políticas públicas en materia económica y de salud por varias razones, consideró el politólogo Horacio Vives, del ITAM.

"Los datos reflejan la necesidad de elaborar leyes y que los gobiernos diseñen políticas públicas de largo plazo pues en términos demográficos se reduce la tasa de crecimiento del país al haber menos hijos por familias, contrario al bono demográfico que hizo que México creciera en los últimos 30 años", explicó a La Silla Rota.

La pirámide se fue invirtiendo en el sentido de que el país está envejeciendo, aunque esta proyección ya venía de censos anteriores

En términos económicos se informó que 62% de la población mayor de 12 años es económicamente activa mientras el 38%, no lo es; y ubica en este rango a estudiantes, pensionados, jubilados, amas de casa y personas con algún tipo de discapacidad.

Como contexto, en diciembre la Cámara de Diputados revisó la iniciativa que envió el presidente López Obrador para modificar las afores, hecho que fue interpretado por la IP como un arma de doble filo que, si bien beneficia a los trabajadores, pondrá en jaque a las empresas al aumentar su aportación para la pensión de un trabajador (pensionado y jubilado).

Además, en los últimos dos sexenios diversos estudios legislativos y financieros arrojaron que el sistema de pensiones se encuentra colapsado, opera en números rojos y cada vez es más el presupuesto del erario que se debe asignar al pago de pensiones (poco más de un billón de pesos para este año). Y esto ha repercutido también en los sistemas financieros de salud pública como es el caso del IMSS e ISSSTE principalmente.

Vives planteó que con base en estos números (pues el último censo data de hace una década) los gobiernos de tres niveles deberán estudiar el impacto que les causará y diseñar a largo plazo políticas de salud, no sólo bajo el contexto de la pandemia por covid; sino también por enfermedades crónicas como diabetes y corazón que son de largo plazo, costosas y frente a una población adulta mayor que crece.

El Inegi informó que, a diferencia de 2010, en marzo 2020 fueron contabilizados 126.1 mil millones de mexicanos; hacer una década fueron 112 millones. Y de esta nueva cifra de mexicanos 15 millones (qué equivale al 12% de la población) cuenta con más de 60 años de edad.

"Habría que cambiar de hábitos en la población para reducir el impacto financiero que esto significará, habría que pensar también en qué más servicios se pueden realizar con la salud privada dirigidos hacia la gente que está envejeciendo, si no será un problema grave más adelante", dijo.

En términos electorales el politólogo agregó que estos datos también serán de utilidad, por ejemplo, para la geografía distrital.

Recordemos que en su momento la CDMX tenía 40 distritos y ahora son 24 mismos que se dan en función de los cambios poblacionales; por eso el censo es fundamental para la toma de decisiones de cualquier gobierno desde diferentes ámbitos. Sabemos que este es un corte preliminar del Inegi sobre el cuestionario básico y que después proveerá información más amplia. Pero eso también impactará en lo social y empresarial, pues implica información confiable con altos estándares de calidad

LA TECNOLOGÍA POR DELANTE

Carlos Anaya, presidente de la Coalición por el Acceso Legal a la Cultura y conocedor en temas de telecomunicaciones, explicó que los datos que arrojó el censo 2020 en materia tecnológica arrojan un aumento importante en el número de telefonía celular, televisión de paga, streaming y uso de computadora. Y precisó que, si bien son relevantes, las cifras fueron ya modificadas por la pandemia en el último semestre pues el censo se levantó en marzo y el boom tecnológico bajo el confinamiento, se disparó en el segundo trimestre del 2020.

"Si los datos fueran revisados a partir de esas fechas nos mostraría todavía cifras más interesantes respecto a cómo ha avanzado todo lo que tiene que ver el mundo digital y el streaming, toda la digitalización de la vida social y económica. Gracias a ese avance la sociedad ha podido mantenerse en casa durante la pandemia, porque en este momento ya no se puede concebir que la humanidad que no esté interconectada de manera digital en medio de una pandemia", dijo. "La digitalización de la vida que se advirtió hace 10 años ya está, ya se dio, ya estamos en el futuro".

Según estos datos en cuanto a aparatos eléctricos aumentó el uso del horno de microondas 47%, la televisión de paga 43%, los servicios de streaming 18% así como el uso de computadora, laptop o tablet. Por otro lado, el uso de número celular impactó directamente al reducir el uso del teléfono fijo; los aparatos de radio también se redujeron en su uso y aunque el uso del televisor persiste, la televisión de paga va a alza con el streaming.

Anaya adelantó que por estas razones deben tomar impulso las políticas públicas relacionadas con la tecnología y telecomunicaciones. 

"No deben quedar rezagados los derechos de los usuarios y de los creadores, tendremos que construir una política pública en la que se eliminan los VIP para que esto no está determinado por empresas privadas de streaming", señaló.

Refirió que si bien la televisión todavía ocupa un lugar destacado es innegable el crecimiento de la televisión de paga "porque finalmente terminará por convertirse en parte del streaming, la telefonía fija va en desuso; hay quienes reciben ya una llamada telefónica al mes y casualmente es número equivocado. Ahora la prioridad es el uso de datos, internet y televisión por cable, por eso se requerirán mayores políticas públicas en ese sentido".

LA MOVILIDAD

Fernando Mejía, presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Bicicletas, afirmó que el aumento de movilidad en este medio (21% según detectó el Inegi) es una buena noticia para el sector. "Es una noticia que ya se veía venir", dijo, "y no sólo por la pandemia sino desde los sismos de 2017 porque en ambos casos fue evidente que la bicicleta causó un alivio para trabajadores y repartidores. Es incluso es un medio de rehabilitación pulmonar para quienes padecieron covid; pero también en términos de salud para quienes desean mejorar su salud y reducir su sobrepeso. El reciente cierre de algunas líneas del Metro, mostró también como la bicicleta subsanó parte del problema de movilidad".

Recordó que la importancia de este medio quedó en evidencia en los últimos años a partir de las políticas públicas en diversos estados para paseos dominicales y nocturnos. "Replicaron políticas de la CDMX y se brindaron facilidades para utilizar los espacios públicos en lugar de utilizar automóviles; la implantación de ciclovías también benefició el uso de este medio de traslado. Hoy ya somos considerados un servicio esencial, específicamente en el contexto de la pandemia".

EVANGÉLICOS Y ATEOS AL ALZA

De acuerdo con el censo, 10 millones 211 mil 52 personas afirmaron no tener una religión; lo que representa el 8.1% de la población en México. El dato casi se duplicó con respecto al censo de hace 10 años, cuando este porcentaje era de 4.7 por ciento.

En tanto, las personas sin una adscripción religiosa, pero que son creyentes, llegaron a 3 millones 103 mil 464 en 2020, mientras que no se tenía registro en 2010.

El porcentaje de católicos en el país bajó de 82.7% en 2010, a 77.7%, es decir 97 millones 864 mil 218 personas que pertenecen a esta religión.

Los protestantes (cristiano evangélico) suman 14 millones 95 mil 307, es decir 11.2% de los mexicanos, un aumento de 3.7 puntos porcentuales. A esta religión le sigue la judaica con 58 mil 876 seguidores y la islámica con 7 mil 982.