NACIÓN

Relevo en Segob por pérdida de poder de AMLO y busca refuerzos, advierten

AMLO ha entrado en una ruta de pérdida de poder, de tal manera que requiere de una Segob activa, no decorativa como ha sido, señala José Antonio Crespo

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 26/08/2021
  • 20:18 hrs
  • Escuchar
Relevo en Segob por pérdida de poder de AMLO y busca refuerzos, advierten
La llegada de Sánchez Cordero al Senado servirá para acotar al presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal, aseguran expertos. (Cuartoscuro)

La salida de Olga Sánchez Cordero como titular de la Secretaría de Gobernación, responde a las necesidades políticas del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien al entrar a la segunda mitad de su sexenio enfrenta una pérdida de poder y un escenario más complicado, por lo que la dependencia debe ser reforzada, consideró el analista político José Antonio Crespo.

“López Obrador ha entrado en una ruta de declinación de pérdida de poder, las instituciones autónomas están poniéndole frenos por varios lados, ya no tiene la mayoría calificada en el Congreso, de tal manera que requiere de una Secretaría de Gobernación activa, no meramente decorativa como fue la primera mitad”, expuso a La Silla Rota el autor del libro AMLO en la balanza, de la esperanza a la incertidumbre.

PUEDES LEER: Renuncia Olga Sánchez Cordero a Segob; Adán Augusto, al relevo

Este 26 de agosto se dio a conocer la salida de Sánchez Cordero, la primera mujer en ser la titular de la Secretaría de Gobernación, y quien con su salida regresa al Senado, donde tiene una curul. Aunque a lo largo del sexenio ya habían surgido rumores de su renuncia, la más reciente el 2 de junio, el movimiento por fin se registró, a 5 días del inicio de la próxima legislatura y fue anunciado por el presidente.

ACOTAR A MONREAL

La llegada de Sánchez Cordero al Senado servirá para acotar al presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal y además para sacar las reformas constitucionales encargadas por el presidente, previó la maestra en sociología política, Ivonne Acuña.

“Al parecer, su vuelta al Senado es para acotar la posición de Ricardo Monreal. Pero me parece que se quedará corta, pues no tiene la experiencia política de él. No me parece que haya hecho muy buen papel en esa materia como secretaria. El presidente necesita un buen operador en el Senado para los cambios constitucionales que pretende. Veremos si Sánchez Cordero puede con el paquete”, dijo a La Silla Rota.

SE ABRE LA BARAJA DE PRESIDENCIABLES

El académico de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, Jorge Márquez consideró que con la renuncia de Sánchez Cordero, se abre la baraja de presidenciables de Morena, pues en automático quien ocupa el Palacio de Covián, sede de Gobernación, es presidenciable, y eso se aplica para Adán Augusto López.

“Es negociador, es más sereno, no es golpeador, tiene buen nivel, sabe negociar, entonces la señal es que yo como presidente soy un talibán con mi show, pero él va a negociar con los partidos, las organizaciones sociales, las iglesias y los otros poderes y es otra buena señal, es presidenciable porque es el jefe del gabinete, y ya están desgastados el canciller Marcelo Ebrard y la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum”, aseguró.

El gobernador con licencia llega a la Secretaría de Gobernación con una ventaja adicional, que es paisano y pariente de López Obrador, señaló por su parte Crespo.

“Por eso este cambio, con una persona en la que tiene toda la confianza y tiene sus capacidades de operación política para ayudarle a sobrellevar la segunda mitad de su gobierno que será con condiciones más complicadas, no solo ahorita sino conforme pase el tiempo, el presidente lo sabe, las cosas se le van a complicar más”, continuó.

LA SALIDA

Olga Sánchez Cordero se une a una lista de funcionarios que le renunciaron al presidente, algunos de manera no tan tersa como ocurrió con ella. Uno de ellos fue el expanista Germán Martínez, quien era director del IMSS y al ver las carencias y austeridad que sofocaban al instituto, prefirió renunciar y regresar al Senado, donde ahora ocupa una curul.

Otro que renunció fue Carlos Urzúa, quien inició el gobierno de la Cuarta Transformación como secretario de Hacienda, pero al ver el escaso margen de maniobra que tenía ante el crecimiento de Raquel Buenrostro, encargada de cumplir a rajatabla la austeridad que es una de las banderas políticas más importantes del presidente, prefirió renunciar y desde columnas periodísticas criticar el desempeño económico de la administración de la cual formó parte. Su lugar fue ocupado por Arturo Herrera.

Uno más de los que se bajaron del barco de la 4T fue Javier Jiménez Espriú, quien empezó como secretario de Comunicaciones y Transportes, y que decidió presentar su renuncia ante el traslado de facultades de la dependencia al Ejército, y en su lugar quedó Jorge Arganis.

En el caso de Sánchez Cordero no fue así. Ella ya había presentado su renuncia al presidente y éste no se la había aceptado, lo cual es una muestra de reconocimiento, opinó  Márquez, quien recuerda la importancia del cargo.

“La dependencia es el primero de los pares, es el jefe de los gabinetes, e independientemente de que se haya centralizado en la figura presidencial y algunas funciones se hayan militarizado, sigue siendo el jefe del gabinete”, dijo el académico de la UNAM.

Reconoció que Sánchez Cordero había perdido muchas funciones, entre ellas el área de la inteligencia, pero la dependencia se mantuvo como el órgano de negociación por excelencia con los opositores, las cámaras, los grupos de la sociedad civil y las iglesias.

“A lo mejor se vio en algún momento su debilidad, sus posibles 20 renuncias, pero el presidente siempre la apoyó, la ratificaba, era fuerte. El movimiento no obedece a lo que dice ella, porque ella renunció, sino que se mueve porque el presidente la mueve, pudo renunciar 20 veces y el presidente no se la aceptó. El presidente sabe la fuerza de esa secretaría, que ha funcionado, a lo mejor ahora no tanto, y la sacó de Gobernación”.

Ante el nuevo contexto legislativo donde Morena perdió su mayoría calificada en la Cámara de diputados y ha tenido algunos reveses en la de senadores, la agenda que viene será difícil. Es donde entra la ministra en retiro.

“Es buena negociadora, a lo mejor no es óptimo, pero a veces el presidente pedía cada cosa y se va para darle mucha fuerza y con Monreal y eso de que están peleados, no lo creo, como es ella y como es él no se van a pelear, se van a llevar bien, uno en la Jucopo y la otra en la Mesa Directiva y se van a coordinar. Además, se sabía que había una gran batalla por la mesa y no funcionó tan bien, no había liderazgos, hubo madruguetes, trampas y de ahí se explica el fracaso en comisiones para lo de la revocación”.

PAPEL DECORATIVO

Sobre la salida tersa de Sánchez Cordero, Crespo sí nota que se le dio un trato preferencial, sin pelea, y se le reconoce su lugar.

“Pero también para compensar que Monreal ha perdido la confianza porque sabe que no tiene posibilidad para el 2024 y está jugando con sus fichas, por su lado para su propia causa y ya no resulta tan confiable para el presidente, mientras que Sánchez Cordero representa un cierto equilibro que pone el presidente”.

-¿La labor de ella cómo será recordada?

-Será recordada como un papel decorativo que le concedieron nada más por ser la primera mujer que ocupó la Secretaría de Gobernación.

EL PRESIDENTE LE PUSO LÍMITES

Para Acuña, Sánchez Cordero estaba muy acotada en sus funciones. “En parte por los límites que el mismo presidente le puso”.

En su opinión, no será recordada como una secretaria de Gobernación que destaque por sus resultados.

“Tuvo carencias en mantener la gobernabilidad y una buena coordinación al interior del gabinete”, concluye.

RUMORES DE RENUNCIAS PREVIAS

Este 26 de agosto se hizo oficial la salida de Sánchez Cordero, algo que se rumoraba desde meses atrás, en la que según la información le había renunciado al presidente Andrés Manuel López Obrador.

La más reciente fue el 2 de junio, cuando la encargada de la política interior debió salir a desmentir su presunta salida, e incluso sacó una frase del manual de la política mexicana y expresó que estaba “más comprometida que nunca” con el gobierno del presidente López Obrador.

Pero eso fue antes de las elecciones del 6 de junio, en las que uno de los peores resultados para Morena fue perder la alcaldía Cuauhtémoc, en la Ciudad de México, de la cual se responsabilizó al senador Ricardo Monreal, quien luego de no tener un candidato suyo en la demarcación que gobernó entre 2015 y 2018, presuntamente operó para que perdiera la candidata morenista Dolores Padierna.

Eso hizo que el presidente López Obrador le perdiera la confianza, lo que se comprobó cuando en lugar de que Monreal, como coordinador de la bancada de Morena en el Senado y presidente de la Junta de Coordinación Política, fuera hecho a un lado para operar la reforma que permitiera la consulta sobre la revocación de mandato, impulsada desde la presidencia.

El encargo fue un fracaso y la iniciativa no salió adelante, por un solo voto.

EL PASO DE LA MINISTRA EN RETIRO

La ministra en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y quien tuvo un papel fundamental en el máximo tribunal del país, para la liberación de la francesa Florence Cassez, durante su paso como secretaria de Gobernación afirmó que la 4T era feminista.

Como funcionaria federal advirtió que la inclusión de las mujeres era necesaria para alcanzar una democracia representativa.

Será recordada porque también encabezó las mañaneras, a fines de enero de este año, cuando el presidente López Obrador resultó contagiado de la covid19. Ella le dio su toque a la conferencia matutina desde Palacio Nacional, con un discurso más moderado.

Uno de los momentos de mayor desencuentro con un gobernador, fue cuando el mandatario de Michoacán, Silvano Aureoles, el 30 de octubre del año pasado pidió a los paisanos en Estados Unidos, a escasos días de las elecciones estadounidenses, votar contra Donald Trump, que buscaba su reelección como presidente.

Sánchez Cordero regañó a Aureoles por poner a México en “una situación delicada”, por tratar de intervenir en los comicios.

(djh)