NACIÓN

Crimen no le gana la batalla a la gobernabilidad: Astudillo

Salud, seguridad, economía y la violencia contra las mujeres son los puntos medulares que tendrá que atender el candidato que resulte electo el próximo 6 de junio

  • INGRID SÁNCHEZ
  • 27/05/2021
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
Crimen no le gana la batalla a la gobernabilidad: Astudillo
Héctor Astudillo (Cuartoscuro)

Pese a que el crimen organizado sigue siendo un problema en Guerrero, el gobernador Héctor Astudillo asegura que no le gana la batalla a la gobernabilidad que se ha generado durante su administración, que concluye este año. 

En entrevista con La Silla Rota, Astudillo destaca que, tarde o temprano, Guerrero entrará en la discusión para establecer un programa piloto de legalización de la producción de amapola, para atacar una de las principales fuentes de violencia en la entidad.

PUEDES LEER: ELECCIONES EN GUERRERO, BAJO LA SOMBRA DEL MACHISMO Y EL NARCO

Sobre el proceso electoral, el gobernador priista asegura que el acuerdo de no intromisión en el proceso electoral fue respetado por el gobierno de Guerrero, pero, en su visión, no ha sido así por parte de las autoridades que convocaron al pacto.

Para el gobernador, el candidato que resulte electo el próximo 6 de junio tendrá que poner atención en los puntos medulares de la situación guerrerense: la salud, la seguridad y la economía; incluso, la violencia contra las mujeres, que no cesa.

*¿Les ha pedido el presidente Andrés Manuel López Obrador, personalmente, no ejercer influencia, no entrometerse, en el proceso electoral?

En la última reunión, en Palacio Nacional, firmamos un documento de una sola hoja –de la que no obtuvimos copia–, era un párrafo como de ocho líneas donde decía que asumíamos el compromiso de no intervenir en las elecciones, no utilizar recursos públicos en las elecciones y cosas parecidas. 

Yo lo firmé. No tuve ningún problema, he tratado de cumplirlo. Estuve en esa reunión, una reunión muy cuidada. Fue muy claro, todos insistieron en no inmiscuirse, yo me mantengo y espero que todos los que nos convocaron también se mantengan en ese compromiso. 

*Fue un momento incómodo ¿no? Porque no hubo oportunidad de que los gobernadores intervinieran, no se les dio a conocer ni antes ni durante el texto.

 Me hubiera gustado que en los hechos hubiera habido más reciprocidad y que todos nos mantuviéramos al margen. 

*¿En lo privado no ha habido alguno de estos llamados? 

No, no ha habido ningún encuentro privado más que ese, al que asistieron la mayoría de los gobernadores, creo que no fueron dos, pero no recuerdo cuáles, pero la mayoría estuvo.

*En la relación con el presidente de la República, ¿ustedes sienten que se está inmiscuyendo en los procesos? ¿Cómo está siendo el trato con ustedes?

A partir de aquella reunión, no ha habido ninguna reunión. Todo lo demás lo conocemos a partir de las conferencias que se dan en la mañana. A mí me hubiera gustado que todos hubiéramos cuidado más el no inmiscuirnos, los comentarios, las menciones y atender esa invitación, hablando de la reciprocidad. 

*¿Qué pasa con la seguridad, específicamente los amapoleros?

Yo he sostenido –y seguiré sosteniéndolo, aún después de ser gobernador– que, en relación con la amapola, más tarde que temprano tiene que buscar un programa piloto de legalización. Todo iba muy bien, el propio presidente de la República, la secretaria de Gobernación, habían abierto la puerta para intentarlo, porque la prohibición genera violencia. Esto tiene que resolverse de alguna manera. 

Los principales oponentes a que exista un programa piloto son los dueños de los grandes consorcios de medicamentos relacionados con la morfina. A ese mercado no le agrada la idea de que en México pueda existir un procesamiento legal que pueda servir para nuestra atención médica, a nivel nacional. Pero estoy convencido de que, si no es hoy, será mañana que se dé la discusión. 

*¿Cómo va en términos de gobernabilidad? 

La gobernabilidad ha sido uno de los puntos centrales de mi gobierno, hemos tratado de construir para mejorar los indicadores delictivos. Llegamos en una etapa de crisis en cuestión de seguridad, hace cuatro años estábamos en primer lugar de todos los indicadores delictivos, hoy, en el informe que se da a conocer desde el gobierno federal, estamos en el décimo lugar. 

Hay dos temas que yo podría subrayar, en los últimos tiempos de mi gobierno: la gobernabilidad y el tema del mejoramiento de los indicadores de seguridad. Así llegamos a la elección: con gobernabilidad y llegamos también con mejores momentos de seguridad.

*Hay señalamientos de que los criminales han estado incidiendo en la designación de candidatos en zonas de tierra caliente que incluyen Guerrero, Michoacán y el Estado de México. ¿Qué información tiene usted al respecto? 

En Guerrero sí hay existencia de grupos delincuenciales, pero no creo que sea en las circunstancias como se están dando en otros estados. Hasta este momento no he tenido, como gobernador, alguna queja, algún acercamiento que normalmente sucedería para que alguien diga: “Me obligaron, me retiraron y me fui”. 

*¿Cree usted que hay posibilidad de un proyecto de continuidad con la próxima administración?

Todo eso depende de la voluntad ciudadana. A final de cuentas, seré muy respetuoso del proceso electoral, me he comprometido en serlo y lo estoy cumpliendo. No me meto más que para llamar a cumplir con la ley. No me meto más que para ayudar a que las cosas se desenvuelvan en armonía y no me meto más que cuando me busca algún aspirante o candidato que tiene algún problema en temas de seguridad

*Se ha hablado de colaboración entre la federación y los estados, pero ¿cuál ha sido la tarea de su gobierno para cuidar a candidatos y candidatas?

Tenemos alrededor de 35 personas, candidatos, que tienen seguridad. Algunos traen hasta patrullas atrás de ellos; el que menos trae tiene dos elementos; el que más, tiene una patrulla con cuatro personas. Son 35 atenciones que tenemos hasta el momento. 

Todos los días, en la reunión de seguridad, en la que participa la defensa nacional, la marina, la Guardia Nacional, es un tema que se toca cuando llega un oficio de petición de seguridad. Estamos atentos todos los días a cada uno de los acontecimientos y a las solicitudes.

*Es un porcentaje relativamente pequeño, comparado con el número de posiciones en disputa. ¿En el caso de estos 35, de qué tipo de candidaturas se trata? 

De todo tipo, lo mismo candidatos a presidentes municipales, a diputados locales y federales. Y todas las que nos han pedido, las hemos atendido. 

*En cuánto a regiones, ¿durante las elecciones va a haber operativos en alguna zona?

Obviamente tenemos algunas zonas a las que les tenemos que brindar especial atención. El caso de Iguala, por todos los acontecimientos que se han presentado, yo creo que es un lugar que hay que cuidar más. Se ha generado una disputa por el territorio entre dos grupos muy marcados, Guerreros Unidos y otro que está por ahí que les llaman “Los Tlacos”, tienen una marcada confrontación que está enlazado también con los temas de la desaparición de los 43 (normalistas de Ayotzinapa). Hay muchas personas que han quedado liberadas que fueron sujetas a investigación y la zona se nos ha puesto complicada. Esa es una de las zonas. 

*¿En los últimos meses ha mejorado la coordinación con el ámbito federal en materia de seguridad? ¿Cómo calificaría usted esta coordinación?

Hay una buena coordinación. Yo he propiciado una relación de respeto y he recibido buena respuesta. No tengo que quejarme de un maltrato de la federación, porque no lo hay. Si lo tuviese, lo diría. Ha habido una buena relación, empezando por el presidente, que siempre ha sido muy respetuoso hacia mí y yo también hacia él. 

Yo creo que este asunto de las reuniones que se hacen de las seis a las siete de la mañana, que se han hecho aquí en Guerrero cuando ha venido el presidente, han ayudado mucho. Nosotros lo hemos tomado como un tema de prioridad y sí nos ha servido, porque –nosotros empezamos a las ocho de la mañana y terminamos a las nueve– ya a esa hora tenemos un panorama de qué pasó y qué puede pasar.

*Si usted tuviera enfrente al candidato electo, más allá de quién sea quien gane, ¿qué le diría, en qué materia no se debe descuidar?

Los temas de seguridad son necesarios y permanentes, pero me abocaría a tratar el tema de la economía. Guerrero, tradicionalmente, ha sido un estado con espíritu turístico y no hay que descuidarlo porque Acapulco –especialmente por la cercanía con la Ciudad de México– uno de los territorios que va a seguir teniendo clientela, consecuentemente hay que presentarlo mejor y hay que cuidarlo mucho.

*Sigue siendo muy doloroso ver cómo a menores, niñas, las familias las siguen casando o vendiendo como esposas. ¿Cómo enfrentar este asunto?

Hace poco estuvimos en Tlapa, hicimos una reunión intersecretarial y reafirmamos lo que se tiene que hacer para tratar de erradicar este problema de la venta de las niñas, especialmente, y en los próximos meses vamos a hacer varias reuniones para darle seguimiento a este tema. Vamos a meter el tema en las escuelas, es fundamental que los papás entiendan que hay un interés supremo del gobierno de erradicar esta práctica tan reprobable, tan vergonzosa que no debe seguir como está. 

Si bien es cierto –y no es consuelo– que Guerrero no es el único que tiene este problema, también ocurre en Oaxaca y Chiapas, yo me tengo que ocupar de las niñas guerrerenses, más en los últimos cinco meses que nos quedan. Le voy a meter velocidad para intentar darle difusión a algo que da mucha pena, pero que hay que resolver. 

*Sobre el tema de los 43 ¿cómo va la coordinación con el gobierno federal? 

El tema de los 43 lo tiene el gobierno federal. Yo he tratado de mantener una relación con todo lo relacionado, con los padres de familia, con los jóvenes, con los actuales normalistas, una relación que permita intervenir cuando los excesos se desbordan, como la toma de autopistas por el tema de Chiapas. 

Consecuentemente de eso, se llevaron varios camiones de empresas privadas, tres personas estuvieron detenidas casi dos días, ayer las liberaron a través de un diálogo que mantuvimos. Pero toda la conducción de la investigación la tiene el gobierno federal y, siempre que nos han pedido una ayuda, lo hemos hecho de la mejor manera.

(djh)