NACIÓN

"Aquí no hay justicia": “El Chapo” habla tras su condena

El exlíder del cártel de Sinaloa dijo que es torturado "psicológica, emocional y mentalmente", que las condiciones de su encierro son extremas

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 17/07/2019
  • 09:46 hrs
  • Escuchar
Aquí no hay justicia: “El Chapo” habla tras su condena
Sentencian a "El Chapo" (Especial/Archivo)

Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo", exlíder del cártel de Sinaloa, fue condenado a cadena perpetua, más 50 años de prisión.

El juez Brian Cogan aceptó la solicitud de condena que exigía la fiscalía neoyorquina por los 10 delitos que le fueron declarados culpables a Guzmán Loera en febrero pasado.

Por primera y única vez en todo el juicio, “El Chapo” habló en el estrado, frente a juez, jurado, testigos, prensa y demás curiosos que asistieron a la audiencia.

Guzmán Loera relató el infierno que vive dentro de la prisión de Nueva York, apodada como "Little Gitmo" en la que ha estado desde enero del 2017.

Dijo que era torturado "psicológica, emocional y mentalmente", que las condiciones de su encierro son extremas.

Detalló que se ha visto obligado a tomar agua con poca higiene y que carece de luz, así como de aire fresco.

También lamentó los achaques que sufre en la cárcel, como dolores de cabeza, de oído y de garganta.

"El Chapo" aseguró haber recibido un juicio injusto de parte del juez Cogan, quien rechazó que se repitiera el caso luego que un miembro del jurado aceptara de forma anónima que rompieron varias reglas durante el proceso legal.

Dado que el gobierno de Estados Unidos me enviará a una cárcel donde no volveré a escuchar mi nombre, aprovecho para decir que aquí no hubo justicia".

Guzmán Loera sostuvo que cuando lo extraditaron a Estados Unidos esperaba tener un "juicio justo", donde -dijo- la justicia sería ciega y su fama no sería un factor determinante.

"Lo que pasó aquí deja muy claro que Estados Unidos no es mejor que cualquier país corrupto"

Con bigote, por primera vez desde que lo extraditaron, Guzmán Loera vestía un traje gris holgado y una corbata torcida.

Todo indica que será trasladado al "Alcatraz de las Rocosas" en Colorado, una de las prisiones más duras de Estados Unidos, donde grandes capos de la droga y temibles terroristas son encerrados.

lrc