METRÓPOLI

Autoridades mexiquenses descartan riesgo en puente de Tlalnepantla

El director general de la Junta de Caminos del Estado de México aseguró que el daño se derivó de un golpe provocado por un vehículo que excedía las dimensiones

  • ISAAC RAMÍREZ
  • 20/10/2020
  • 17:00 hrs
  • Escuchar
Autoridades mexiquenses descartan riesgo en puente de Tlalnepantla
Puente vehicular que conecta las avenidas Mario Colín y De los Maestros, en la zona conocida como la Manzana de Roma de Tlalnepantla (Especial)

TLALNEPANTLA.- Tras la solicitud que realizaron colonos los fraccionamientos Las Rosas, Los Pirules, Santa Mónica y Rincón del Valle para que se realizara la rehabilitación del puente vehicular que conecta las avenidas Mario Colín y De los Maestros, en la zona conocida como la Manzana de Roma de Tlalnepantla, la Junta de Caminos del Estado de México informó que, en los últimos días, se llevó a cabo una revisión de la superficie de rodamiento y se determinó que no existe riesgo de colapso en este distribuidor vial que atraviesa el Periférico Norte.

En entrevista, el director general de la Junta de Caminos del Estado de México, Mauricio Vázquez González, informó que el daño estructural que los vecinos y automovilistas que transitan por dicho puente han observado, se derivó de un golpe provocado por un vehículo que excedía las dimensiones permitidas para pasar por debajo de él, las cuales son de 4.3 metros de altura; sin embargo, mencionó que este daño no representa un riesgo para la gente, toda vez que se trata únicamente de la caída de un recubrimiento de los elementos constitutivos del puente, los cuales permanecen intactos.

 

Sin embargo, señaló que, ante la preocupación que existe por parte de los vecinos de la zona, la Junta Local solicitó recursos para dar mantenimiento al puente vehicular de 17.5 metros de largo y 12.6 metros de ancho, con el fin de reparar la oquedad que se generó y que, aseguró, solo es una falla visual.

BUSCAN RECUPERAR DIMENSIONES DEL PUENTE

Mauricio Vázquez afirmó que, como parte del mantenimiento que se le brindará en las siguientes semanas al Periférico Norte, se trabajará para recuperar el gálibo de este distribuidor vial, que consiste en las dimensiones que tiene la estructura tanto en el ancho como en el largo, ya que los procesos de reencarpetamiento que se han llevado en esta vía a lo largo de los años, han hecho que se las dimensiones se reduzcan, por lo que se busca regresarle la mayor altura posible y evitar nuevos accidentes con unidades altas.

Descartó que este puente vehicular de la Manzana de Roma requiera un mantenimiento integral como el que recibió el de Santa Mónica hace dos años, pues afirmó que, en el segundo, sí hubo un golpeteo mayor por parte de un vehículo que también excedió las dimensiones y, en el análisis técnico, se determinó que eran necesario un cambio de las trabes, lo cual no ocurrió en el primero.

Sin embargo, consideró que los trabajos de mantenimiento que se efectuarán en las siguientes semanas sobre dicha estructura vehicular, se llevarán a cabo en horarios nocturnos para no afectar la circulación sobre esta vía que conecta a los municipios de Tepotzotlán, Cuautitlán Izcalli, Cuautitlán México y Teoloyucan, entre otros, con Tlalnepantla, Atizapán y Naucalpan.

ATIENDEN SOLICITUD DEL GOBIERNO DE TLALNEPANTLA

El pasado miércoles, el Ayuntamiento de Tlalnepantla informó que envió un oficio a la Junta de Caminos del Estado de México para pedirle que se atendiera esta demanda ciudadana y se le diera el mantenimiento necesario a esta estructura vehicular, ante el riesgo que se observaba por el desgaste de la estructura.

"La administración municipal se solidariza con los vecinos por su preocupación, ante el posible riesgo que representa el puente, dada su antigüedad y el desgaste que ha sufrido, pues es transitado por miles de automovilistas, transporte público y de carga que proceden de municipios como Atizapán, Naucalpan, Nicolás Romero, Tlalnepantla y, en general, de la zona conurbada", manifestó.

Como lo dio a conocer con anterioridad La Silla Rota, desde los primeros meses de este año, dicho puente vehicular comenzó a presentar agrietamientos y fisuras en la parte baja, las cuales se acrecentaron durante la presente temporada de lluvias, lo que comenzó a preocupar a los vecinos y automovilistas que circulan por arriba y por debajo de éste, ante el riesgo de que colapsara, tal y como lo hiciera un puente peatonal hace nueve años en esta misma zona.


(Sharira Abundez)