LA CADERA DE EVA

¿Cómo acortar la brecha de género en el mundo laboral y financiero?

Hay mujeres que no acceden al mercado crediticio formal simplemente porque las discriminan: Eric Parrado Herrera, economista y jefe de Investigaciones BID

  • ITZEL NICTÉ UC DOMÍNGUEZ
  • 20/10/2020
  • 15:55 hrs
  • Escuchar
¿Cómo acortar la brecha de género en el mundo laboral y financiero?
Mujeres latinoamericanas con más obstáculos para créditos bancarios. Foto: Pexels

Las mujeres emprendedoras enfrentan más obstáculos para acceder a créditos bancarios. Expertos y expertas aseguran que esta discriminación por razón de género se replica en toda América Latina; según los participantes en el foro “Las mujeres, en el centro de la recuperación económica de América Latina”, organizado por la agencia de noticias EFE y ONU Mujeres. Una de las apuestas es el acceso a los financiamientos y la inversión en sectores donde se encuentras mujeres en contextos vulnerables.

Al respecto, Eric Parrado Herrera, economista, jefe y gerente general de Investigaciones BID, explicó que en Chile la discriminación contra las mujeres obstaculiza el acceso a financiación efectiva. El economista resaltó que los obstáculos se presentan para las mujeres latinoamericanas aún cuando son mejores pagadoras que los hombres. Al respecto dijo: “En todos los años y en todos los tipos de crédito, las mujeres son mejores pagadoras que los hombres”.

Lee: Las mujeres, la más afectadas por la crisis económica y la 4T no lo ve

Discriminación por razones de género

La discriminación hacia el género femenino no se detiene en el acceso a créditos, también se ve reflejada en tasas de interés más elevadas para mujeres que para hombres.

“La discriminación hacia las mujeres llega hasta un 18%. Hay mujeres que no acceden al mercado crediticio formal simplemente porque las discriminan [...] Intuyo que ese problema es muy equivalente en otros países de América Latina”

Antes del techo de cristal, las emprendedoras latinoamericanas se enfrentan a un “techo de arena”

El poco acceso de mujeres líderes y emprendedoras a crédito y financiamiento para pequeñas y medianas empresas es parte del “techo de arena” al que se enfrentan las mujeres latinoamericanas, según explicó Nadia Sánchez Gómez, presidenta del Women Economic Forum (WEF) de América Latina. 

La también fundadora de SHE IS ONELINE, señaló que la brecha de género en espacios empresariales se agudizó debido a la pandemia por covid-19, pues las mujeres latinoamericanas entraron en inactividad laboral, y con ello, dejaron de dirigir sus empresas y microempresas. 

Lee: El golpe a la economía de las mujeres mexicanas por covid-19

Ante la necesidad de reactivar la economía y colocar a las mujeres en el centro de este proceso, Nadia Sánchez enfatizó la importancia de la inversión en la base de la pirámide empresarial, donde se encuentran mujeres rurales, mujeres en condiciones de vulnerabilidad y mujeres que inician en el mundo profesional. 

La presidenta del WEF comentó que uno de los principales problemas es la dificultad de las mujeres latinoamericanas para acceder a financiación efectiva. Esto provoca que las empresas y microempresas caigan: 

“No dejan que la mujer sea propietaria de créditos, y eso hace que caigan en el corto y el mediano plazo”

Según lo dicho por la ponente, la problemática en América Latina es que, antes de llegar a conocer el techo de cristal, las mujeres no pueden pasar ni siquiera de un techo de arena. Ellas tratan de escalar con sus pequeños emprendimientos para liderar y mantener una economía sostenible.

“Hay que aumentar la inversión y generar que los accesos a financiación, microcréditos y créditos sean sostenibles en un tiempo para estas mujeres”

Lee: Pega casi al doble el desempleo a mujeres

Las mujeres llevan a cabo un liderazgo humanizado

La inversión en el emprendimiento y liderazgo femenino podría beneficiar a todos los sectores de las empresas, puesto que el liderazgo de las mujeres latinoamericanas en el ambiente económico se ha destacado como un liderazgo efectivo y humanizado. Este beneficia también a las y los trabajadores.