ESTADOS

“Yo no las maté, fue la droga"; así es el narcomenudeo en Michoacán

La cifra de adictos aumentó a partir de 2006, cuando Michoacán pasó de ser productora de marihuana a productora y consumidora de droga sintética

  • JUAN MANUEL GONZÁLEZ / CORRESPONSAL
  • 17/02/2021
  • 21:40 hrs
  • Escuchar
“Yo no las maté, fue la droga; así es el narcomenudeo en Michoacán
La cifra de adictos aumentó a partir de 2006, cuando Michoacán pasó de ser productora de marihuana a productora y consumidora de droga sintética. Foto Cuartoscuro (archivo)

MORELIA.- En Michoacán se calcula que existen cerca de 450 mil personas con algún tipo de problemas de adicción.

También lee: Nuevo ataque a policías en Michoacán deja dos heridos +VIDEO 

La cifra aumentó a partir de 2006, cuando esta entidad pasó de ser productora de marihuana a productora y potencialmente consumidora de droga sintética.

Erick es un adicto que fue reclutado desde los 11 años de edad por el crimen organizado.

Fotos Cuartoscuro

Ya había estado en la cárcel por 25 años, también por asesinato, delincuencia organizada y privación ilegal de la libertad. Luego intentó luchar contra la enfermedad de la drogadicción, pero no pudo. Hoy en día purga una condena de 32 años de prisión por homicidio doloso y secuestro.

Tiene 48 años de edad y dice que desde muy chico empezó a fumar mariguana, aunque su necesidad lo llevó a consumir drogas más fuertes: cocaína, pastillas, cristal y heroína.

Para el oriundo de Ecuandureo, a sus víctimas no las mató él… “se las chingó la droga, porque tenía tanta necesidad de consumir esa madre, que la obtuve al costo que fuera”.

La malilla me hacía ser sicario y secuestrar o hasta robar incluso a mi familia para poder comprar la droga. De ahí se agarran los carteles, de nosotros, para tener sicarios a muy bajo costo porque al principio nos pagaban con droga


Cuando salió de su primer encierro, Erick fue ingresado a una “clínica de rehabilitación” privada, donde duró un año y posteriormente estuvo en un grupo de Alcohólicos Anónimos.

Pero me salí de A.A. y me volví a reventar mi madre, porque no creí que era una enfermedad como me lo dijeron mis compañeros. Muy poco me duró el gusto de estar limpio y regresé a terminar mi obra; destruí a mi familia y a mí mismo en esta cárcel


Erick contó a La Silla Rota que él fue un operador del crimen organizado para reclutar a jóvenes adictos en las clínicas y centros de rehabilitación privados.

Platicó que esa es una práctica que ha hecho de esos lugares, un campo de batalla entre bandas de narcomenudistas al servicio de los carteles.

Aseguró que, por eso, es que actualmente no están reguladas las clínicas o centros de rehabilitación privados, ya que son semilleros de la delincuencia”.

CENTROS DE RECLUTAMIENTO

La versión de Erick, coincide con lo ocurrido el 17 de junio de este año en un centro de rehabilitación para personas con problemas de alcoholismo y drogadicción, donde él mismo estuvo internado.

En ese lugar ubicado en la colonia Ejidal Isaac Arriaga, cinco personas fueron asesinadas a tiros por un grupo armado, en un ataque directo.

Dentro de las instalaciones de ese centro de nombre “Fundación Bless You, Dios Te Bendiga”, quedaron los cuerpos de cuatro de las víctimas y una más en el patio de acceso. Todos presentaban disparos de arma de fuego de grueso calibre.

Los avances en las investigaciones, no descartan un ajuste de cuentas entre bandas de narcomenudistas.

Desde antes, la Secretaría de Salud de Michoacán ya había advertido que muchos de esos centros contra las adicciones eran utilizados como semilleros del crimen organizado.

El entonces jefe de departamento de Salud Mental y Adicciones de la SSM, Bruno Montesano Castellanos, reveló que el crimen organizado fortalece su ejército  al financiar y operar la mayoría de los centros de rehabilitación que operan irregularmente en la entidad.

Una buena parte de estos centros están patrocinados por el crimen organizado, que éste sí está organizado, por eso se llama crimen organizado


El otrora funcionario, afirmó que en esos lugares se trafica droga y son campos de reclutamiento criminal de “halcones”, que salen y los tienen en las calles y avenidas para informar y alertar al narco.

Si viene un comando de federales (fuerzas), agarra el teléfono y avisa; esa es la función de los halcones y ahí los entrenan. Si lo sé yo, lo saben en seguridad y lo saben los demás, entonces… ¿por qué no se hace nada?


El área que dirigía, estimó que en Michoacán existen cerca de 450 mil personas con algún tipo de problemas de adicción en la entidad.

Bruno Montesano calculó que en Michoacán, hasta 2020, había cerca de 6 mil adictos internados en poco más de 380 centros de rehabilitación y que son candidatos a ser soldados del crimen organizado.

La Fiscalía ha sostenido al respecto que 8 de cada 10 delitos son generados por jóvenes menores de 24 años de edad, lo que significa que hace 7 años, estos muchachos no cometían esas actividades delincuenciales.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos reveló que la droga de mayor consumo por la que ingresan los enfermos a los centros de rehabilitación es el cristal, seguida de la mariguana y el alcohol.

Durante una revisión a este tipo de centros, la CEDH detectó que ocho de cada 10 pacientes que ingresan a estos centros privados de rehabilitación, reinciden en el consumo.

La revisión de estos centros se llevó a cabo en las regiones de  Zamora, Lázaro Cárdenas y Apatzingán, para posteriormente hacerlo en Uruapan, Zitácuaro, Huetamo y Morelia.

El organismo denunció que las condiciones de vida de los pacientes en este tipo de fundaciones, anexos, o supuestas clínicas son precarias.

ALERTAN POR CONSUMO DE FENTANILO

Sobre el tema de las adicciones, la Secretaría de Salud en la entidad explicó que las adicciones y los trastornos por consumo de drogas son un problema de salud pública en nuestro país.

Advirtió que actualmente existe una alerta nacional por la presencia y consumo de fentanilo.

Señaló que el consumo de marihuana (Cannabis) y el cristal (Metanfetamina) se han incrementado de manera progresiva y alarmante a nivel nacional en los últimos años.

También enfatizó que el consumo de alcohol en menores de edad y en mujeres también ha incrementado de manera alarmante.

La SSM expuso que hay un desconocimiento generalizado de las consecuencias del consumo de sustancias.

Por ejemplo: los usuarios que reportan haber consumido marihuana defienden dicho consumo por la falta de información científica a muchos niveles y, erróneamente, atribuyen beneficios y minimizan riesgos.

Explicó que la situación se agrava  por la viralización, en redes sociales, de información sin fiabilidad metodológica; además, se defiende su uso medicinal, cuando éste es limitado y en muchos casos no demostrado.

En lo cotidiano, detalló, la dependencia estatal realiza campañas de información permanentes a la población sobre los riesgos de este problema de salud.

Además, los tres Centros de Integración Juvenil el estado y las cuatro Unidades de Atención Primaria en Adicciones realizan actividades, tamizajes y talleres en escuelas y centros de trabajo.

Esos lugares operan y atienden los casos identificados como usuarios no complicados en esas mismas unidades, de manera ambulatoria, con técnicas breves de terapia cognitivo conductual.

LOS MUNICIPIOS CON MÁS ADICTOS

Mientras que los que padecen trastornos mentales secundarios al consumo de drogas son referidos y atendidos en el hospital psiquiátrico “Dr. José Torres Orozco”, donde se les da seguimiento y rehabilitación, además de hospitalizaciones en casos necesarios.

La Secretaría de Salud detalló que en Michoacán los niveles de adicciones más altos se tienen detectados en municipios de Apatzingán y Nueva Italia, además de las zonas colindantes con el estado de Jalisco.

Las consecuencias por el consumo de drogas, explicó, se pueden dividir en:

1. MÉDICAS: tales como enfermedades cardiacas e infecciosas como VIH/SIDA, hepatitis, tuberculosis, cirrosis hepática, Cáncer pulmonar y problemas renales principalmente.

2. PSIQUIÁTRICAS: trastornos de conducta, violencia, impulsividad, trastornos depresivos, trastornos de ansiedad, trastornos psicóticos secundarios a consumo de sustancias

3. SOCIALES/FAMILIARES: El impacto personal, familiar, social y para la salud pública es muy importante, provocando discapacidad a muchos niveles como abandono escolar, pérdida laboral, desintegración familiar y de pareja, desempleo, problemas económicos familiares derivados tanto del consumo como de la atención.

En relación a los recursos que se aplican, la SSM precisó que los fondos dependientes de gobiernos estatales y federales son variables, aunque insuficientes, por el aumento de la demanda de atención y el costo que representa la atención a segundo nivel de las complicaciones secundarias al consumo de sustancias.

Por eso, destacó, se trabaja en capacitación constante de personal de primer y segundo nivel en identificación, lo cual mejorará la atención y tratamiento de adicciones y en caso de identificar complicaciones derivarlo a segundo nivel.

Asimismo, consideró, se requiere concientización de la población, los medios de comunicación y acceso a información adecuada, con base científica para mejorar la atención.