ESTADOS

“El plan de vida me lo quemaron junto con la piel”: saxofonista

A un año dos meses de que la quemaran con ácido, uno de los agresores de María Elena Ríos Ortiz sigue libre

  • CITLALLI LÓPEZ VELÁZQUEZ/CORRESPONSAL
  • 29/11/2020
  • 12:00 hrs
  • Escuchar
“El plan de vida me lo quemaron junto con la piel”: saxofonista
A un año dos meses de que la quemaran con ácido, uno de los agresores de María Elena Ríos Ortiz sigue libre; “el plan de vida me lo quemaron junto con la piel, tengo que volver a empezar”. Foto Cuartoscuro

OAXACA.- “El plan de vida me lo quemaron junto con la piel, tengo que volver a empezar”, escribió María Elena Ríos Ortiz, saxofonista oaxaqueña sobreviviente de feminicidio al reflexionar su vida a un año dos meses del ataque con ácido que lesionó su rostro, brazos y piernas.

También lee: "A mi me tatuaron mi cuerpo sin mi consentimiento", saxofonista de Oaxaca

"No soy la saxofonista quemada con ácido, no. Tampoco soy 'la quemada' como me interiorizan de modo burlesco y en anonimato en su mayoría los representantes del patriarcado y las que poseen sentido de pensamiento angosto y conservador".

Mi nombre es María y Elena de apellidos Ríos y Ortiz soy saxofonista y comunicóloga de profesión. Dañaron al órgano más grande de mi cuerpo: sí mi piel. Pero mi voz, mi pensar, mi andar, imaginar, crear y todo lo que se me ocurra mirar soy, porque mientras tengamos el privilegio de poseer vida hay que vivir y agradecer, no importa el motivo

Sus redes sociales se volvieron el lienzo de sus expresiones, y aunque con libertad limitada por una justicia incompleta, su sentir y pensar grita con fuerza que sigue viva y de pie. “Comencé a trenzarme el cabello con coloridos listones como antes. Ya cada que lo hago imagino con singularidad la lucha de miles de mujeres precursoras de un cambio que si bien lo palparán con más generosidad futuras generaciones”.

Fotos Cuartoscuro

La vida de Ríos Ortiz cambió radicalmente el 9 de septiembre de 2019 cuando, a sueldo, dos sujetos le lanzaron ácido para después huir. 

En diciembre de ese mismo año, y sólo a partir de la presión mediática, la Fiscalía de Oaxaca ejecutó la orden de aprehensión en contra de P. H. Y así como de R.H, padre e hijo, señalados como autores materiales, quienes en su declaración indicaron haber sido contratados por 30 mil pesos para ejecutar el intento de feminicidio. Más adelante dos personas más, entre ellos un ex diputado local, fueron detenidas como parte de las cinco implicadas en el ataque. Uno más, el hijo del exdiputado continúa sin ser aprehendido.

Desde el ataque, Ríos Ortiz se vio comprometida a iniciar una lucha por una vida libre de violencia para las mujeres y ser férrea en exigir justicia, pues su caso al ser emblemático sentaría precedente.

Desafortunadamente, la pandemia ha aletargado su caso al igual que el de muchas otras mujeres que como ella enfrentan el riesgo de tener a sus agresores en libertad.

“Es terrible saber que como yo hay cuentos de mujeres y niños que cargamos con situaciones de violencia, muchas ya no alcanzaron a contarlo, otras no pueden y amuchas más no nos quieren escuchar. Nos obligan a cubrirnos el cuerpo y cara dañada de latigazos físicos y morales. Yo aún estoy en esa condición”.

“Hoy 25 de noviembre se cumple un día más de saber que mi último agresor sigue libre y a los ojos de las autoridades no pasa nada, ya basta”, sentenció.