ESTADOS

El CIDA y la estela de muerte que deja en Acapulco

El grupo criminal denominado Cártel Independiente de Acapulco y sus guerras por las plazas con otros cárteles ha dejado una serie de ejecuciones en este puerto

  • MARGENA DE LA O/ CORRESPONSAL
  • 15/10/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
El CIDA y la estela de muerte que deja en Acapulco
Algunos hombres han sido ejecutados en la playa a la luz del día (Foto; Especial)

Guerrero (La Silla Rota). En el acceso a la playa Caleta de Acapulco que deja el restaurante La Cabaña y el hotel Acamar quedaron tirados los cadáveres de dos jovencitos. Bañistas que se habían retirado con los tiros que escucharon antes, volvieron a vestir la escena de la oferta turística no oficial, la violencia.

Este domingo de crimen en una de las playas más populares del puerto, Acapulco amaneció con 64 por ciento de ocupación hotelera. Su zona tradicional, clasificación a la que pertenece Caleta, fue de la más beneficiada ese día, según las cifras que promueve la Secretaria de Turismo.

Marchan médicos para exigir no más violencia

Los medios locales de Acapulco reportaron que algunos bañistas se quedaron a ver toda la diligencia del crimen en la playa o de una de las zonas turísticas del puerto, donde a juicio de las autoridades y algunos empresarios la violencia no ha llegado.

Pero son los contrastes que sostienen las noticias del puerto: “Ejecutan a cinco entre sábado y domingo; dos en la playa Caleta y otro en la Costera”, es el titular de un periódico estatal. A la par la Secretaría de Turismo difundió que este lunes llegó a Acapulco el crucero Regatta, con mil 24 pasajeros y tripulantes.

En la playa Caleta no es la primera vez que ocurre algo parecido. A mediados del mes de abril pasado, mataron a otro hombre y su cadáver quedó a orilla de playa, moviéndose por las olas que le llegaban, porque trató de sumergirse al mar cuando los perseguían para matarlo.

Así como existen indicadores de turismo sobre Acapulco, hay otros que lo miden y colocan en una ciudad violenta e insegura en el mundo, y esa condición se ha expuesto de varias formas durante las últimas semanas, además de asesinatos.

La Marina intervino el 25 de septiembre la Secretaría de Seguridad Pública Municipal por la probable filtración, informó el gobernador Héctor Astudillo Flores, del Cártel Independiente de Acapulco (Cida), grupo criminal que rivaliza con los Beltrán Leyva, según el mapa oficial que ubica 18 grupos criminales en todo Guerrero.

El gobierno del estado sigue sin revelar, más allá de la detención de dos mandos policiacos de la Policía Preventiva de Acapulco, Luis Fernando y Brayan Antonio, cómo está involucrado ese grupo criminal con el área de la seguridad de Acapulco. Los policías municipales del puerto funcionan desarmados desde entonces.

Algo parecido ocurre con la versión de los dos jóvenes asesinados este domingo en playa Caleta, cuando la vocería del Grupo Coordinación Guerrero informó que las dos víctimas cinco bolsas pequeñas con hierba verde, al parecer marihuana. Estos elementos, sin pruebas de por medio, la vocería reportó que al personal del Ministerio Público le hace sospechar que se trataba de vendedores de droga o extorsionadores, a quienes pudieron asesinarlos gente de un grupo rival o contrario.

Otra evidencia de la condición de Acapulco en estos días son los recurrentes ataques al transporte público.

El sitio de camionetas urvan de calzada Pie de la Cuesta, frente al viejo panteón de San Francisco, fue atacado a balazos y después incendiado. Los taxis de la avenida Cuauhtémoc, ubicado frente a la central de autobuses de la Estrella de Oro, dos hombres también balearon las unidades.

El caso más reciente contra el transporte público es el incendio de dos camiones de transporte urbano en la avenida López Mateos, en el fraccionamiento Las Playas, ubicado muy cerca de la playa Caleta, donde se han configurado los últimos casos de violencia.

Hasta agosto de 2018, las últimas cifras actualizadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), han documentado mil 507 homicidios dolosos, de los cuales un 36 por ciento se documentaron en Acapulco. Esta estadística general sólo es menor por 26 casos que el año pasado, es decir que esta condición de Guerrero se mantiene en los mismos niveles.

Otra evidencia de que en el puerto las condiciones se mantienen, son las cifras expuestas en el Congreso del Estado, por la diputada de Morena, Mariana García Guillén, quien denunció que en Acapulco han cerrado 3 mil negocios en lo que va de este año.

Estas cifras las reportó para sustentar la iniciativa de reformas al Código Penal local que propuso para que la extorsión sea planteada como delito grave, con una pena de 10 hasta 25 años de prisión.

Los médicos de Acapulco son otro sector que vive en medio de la extorsión y la violencia dirigida.

El asesinato de la médica oftalmóloga del IMSS en Acapulco, Reyna Valenzo Pérez, ocurrido el viernes pasado, sacó a los médicos, enfermeras y demás trabajadores de salud a marchar por la costera Miguel Alemán del puerto para exigir justicia. Un contingente protestó el domingo.

Los trabajadores de salud emplazaron al gobierno estatal para que este martes revelen quiénes son los asesinos de la oftalmóloga, porque ya no están dispuestos a seguir dominados por el miedo. “Tenemos miedo, efectivamente tenemos miedo, pero desde aquí les queremos decir a los gobernantes que ya estamos cansados, queremos resultados de los tres niveles de gobierno”, dijo uno de los asistentes durante el mitin, frente al resto de los trabajadores de la salud.

mvf