ESPECIALES LSR

“Me están persiguiendo y disparando”, lo último que se supo de Juan Carlos

Los posibles victimarios de la desaparición de un joven de 21 años son siete elementos del Sexto Agrupamiento de la División de Gendarmería de la PF

  • MARCOS MUEDANO
  • 26/03/2019
  • 20:30 hrs
  • Escuchar
“Me están persiguiendo y disparando”, lo último que se supo de Juan Carlos

La llamada telefónica fue breve: “me están persiguiendo y disparando”. Segundos después la camioneta Pick Up color rojo en la que viajaba Juan Carlos Pizano Vera se estrelló en un árbol.

Con los pocos datos que alcanzó a retener la hermana de Juan Carlos, entre ellos, que su familiar transitaba en la carretera Salamanca-Juventino Rosas, Guanajuato, su familia comenzó la búsqueda hasta llegar a un paraje donde se encontraba el vehículo con placas de circulación GM08334.

En el lugar, los familiares notaron que la camioneta tenía las puertas abiertas e impactos de bala. Uno de ellos en la portezuela de la caja, otro en la puerta del conductor y uno más en la llanta delantera izquierda.

Los curiosos que se encontraban en el lugar relataron dos versiones a la madre de Juan Carlos.

La primera es que al impactarse la camioneta dos jóvenes descendieron y corrieron rumbo a la milpa. Metros adelante, uno de ellos fue capturado y subido a la Unidad 17397. El segundo relato es que, después de estrellarse, Juan Carlos fue detenido en la misma camioneta y subido a la Unidad 17397.

"Blindaje Coatzacoalcos" borró rastro de 11 jóvenes en 24 horas

Las dos versiones tenían claroscuros. El único dato que coincidía, es que una persona fue detenida, esposada y subida a la fuerza a la batea de la patrulla 17397 en la que viajaban siete elementos de la Gendarmería de la Policía Federal.

A partir de ambos relatos, la familia de Juan Carlos presentó el 2 de septiembre de 2017 una denuncia en la Procuraduría General del Estado de Guanajuato por la desaparición del joven de 21 años. Sin embargo, el 10 de octubre del mismo año, la carpeta de investigación 89839/2017 fue declinada mediante el oficio 298/2017 a la Fiscalía General de la República (FGR).

El expediente FED/GTO/SAL/0004503/2017 fue turnado a la Unidad Especializada en Investigaciones de Personas No Localizadas por el delito de desaparición forzada en contra de Juan Carlos Pizano Vera el 1 de septiembre de 2017, ausencia atribuida a elementos de la Gendarmería, las últimas personas en ver a Juan Carlos.

“El primero de septiembre pasado, aproximadamente a las catorce horas, sobre el camino que lleva de Juventino Rosas, Guanajuato, a la comunidad de Emiliano Zapata, también conocida como El Alto, la patrulla 17397, de Gendarmería Federal, iba persiguiendo al directo agraviado ************ (quien tripulaba una camioneta pick up roja), además de estar disparando en su contra, esto, hasta el momento en que el quejoso se impactó con un árbol de espinas, para después, por parte de los agentes, descenderlo del automotor, esposarlo, arrojarlo a la caja de la patrulla, y retirarse del lugar, dejando en el lugar la camioneta roja”, menciona una de las actas elaboradas el 13 de septiembre de 2017 por el Ministerio Público a partir de los relatos de uno de los testigos y un familiar de Juan Carlos.

EL VIACRUCIS

A partir de ese momento la familia inició un viacrucis para encontrar a Juan Carlos, una de las mil 394 víctimas de desaparición forzada recocidas por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) entre enero de 2012 y octubre de 2018.

De acuerdo con los datos de la institución consultados por LA SILLA ROTA, 768 son hombres y 626 mujeres fueron vistas por última vez. Los estados con más incidencia son: Guerrero, 500 registros; Veracruz, 278; Sinaloa 130; Tamaulipas, 107; Zacatecas, 61 víctimas; Coahuila, 36; Nuevo León, 27; Jalisco, 22; Ciudad de México 24 y Chihuahua, 27. En 108 casos se desconoce el estado donde se registró el delito

Por su parte la Fiscalía General de la República ha iniciado 515 averiguaciones previas o carpetas de investigación entre el 1 de enero de 2017 y el 31 de octubre de 2018. Las investigaciones llevaron a la detención de 52 servidores públicos de los tres niveles de gobierno, sin embargo, los elementos de prueba presentados por el Ministerio Público sólo permitieron la consignación de 37 de ellos, de acuerdo con registros de la FGR.

La falta de resultados reflejados en los registros de la FGR para encontrar a las personas y detener a los responsables, es parte de la revictimización que enfrentan los familiares de las víctimas. Un ejemplo de ello es el amparo 862/2017 que tramitó la familia de Juan Carlos para que se iniciara la búsqueda de su familia y se determinará si se violaron sus garantías constitucionales.

El trámite permitió la búsqueda de su familiar en el Servicio Médico Forense, panteones, agencias del Ministerio Público de las 32 entidades federativas, hospitales, clínicas, albergues, Casas Hogar y Casas de Asistencia Social, así como en los registros del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (OADPRS). Ninguna de ellas tuvo resultado.

De la zozobra, la familia pasó a la revictimización de Juan Carlos, ya que se giraron oficios para determinar si tenía antecedentes penales o una orden de captura en juzgados locales y federales, ninguna incriminaba a Juan Carlos. Incluso, la propia familia del joven, también fue investigada.

El 04 de abril de 2018, se recibió correo electrónico con el que la encargada de la Secretaría Técnica de la Delegación de la Procuraduría General de la República Fiscalía General de la República en la Ciudad de México, informó que no se cuenta con registro alguno a nombre de J.C.P.V”, menciona.

Las investigaciones de la FGR han permitido realizar diferentes diligencias, entre ellas, entrevistas a dos elementos de la Dirección General de Seguridad Pública de Santa Cruz de Juventino Rosas, Guanajuato identificados con las iniciales AJO y JMO; a seis empleados del Servicio Juventino Rosas S.A. de C.V., Gasolina y Lubricantes, así como a trabajadores del Hotel Gama de Fiesta Inn León donde se hospedaba el personal de la Gendarmería. 

Durante los 18 meses en que no se ha tenido información que permita localizar a Juan Carlos, también, se han descubierto irregularidades en el actuar del personal de la Gendarmería enviado a esa entidad como parte del “Operativo Ferrocarriles Seguros”.

Entre ellas, que los siete elementos que viajaban en la camioneta no tenían permiso de portación de armas de fuego, que utilizaron pasamontañas durante la detención del joven, e incluso que las camionetas no tenían instalado un sistema de rastreo satelital o GPS.

El 15 de mayo de 2018, se recibió el oficio S-1/12961, con el que el Jefe del Estado Mayor de la 1ra Zona Militar de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), informó que no se tiene registro de que JPAB, AAMM, RESA, MACM, OSM, OERD y EAPC, cuenten con licencia de portación de arma de fuego expedido por esa Secretaría. El 15 de mayo de 2018, se recibió el oficio R.J.-I13631/4, con el que el Jefe de Sección de Requerimientos Judiciales de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), informó que no cuenta con fotografía de JPAB, AAMM, RESA, MACM, OSM, OERD y EAPC”.

También, la obstrucción en las pesquisas de los policías que participaron en la detención, ya que no han informado qué fue lo que sucedió el 1 de septiembre en la carretera Salamanca-Juventino Rosas, bajo el argumento de que ellos notificaron a su superior que se encontraba en León Guanajuato.

De la comparecencia del elemento Oscar Eduardo Ramírez Dimas, Policía Tercero de la División de Gendarmería, se advierte que el pasado primero de septiembre, al concluir sus actividades, elaboró una tarjeta informativa, en la que refiere se plasmó los hechos sucedidos en esa data, y que la presentó en la oficina de enlace de las instalaciones del Hotel Gama, en León, Guanajuato; consecuentemente, requiérase al Comisionado General de la Policía Federal, con residencia en la Ciudad de México, para que, dentro del improrrogable plazo de veinticuatro horas, haga llegar a este órgano jurisdiccional la tarjeta informativa precitada” menciona el acuerdo trascrito el 19 de septiembre de 2017.

SE LO TRAGÓ LA TIERRA

A 18 meses de la desaparición de Juan Carlos Pizano Vera sus familiares siguen su búsqueda. Las investigaciones del Ministerio Público continúan. Lo único seguro es que las pesquisas realizadas hasta el momento han permitido establecer a las autoridades que el joven de 21 años es una víctima de desaparición forzada. Los posibles victimarios siete elementos del Sexto Agrupamiento de la División de Gendarmería de la Policía Federal que se trasladaban en la patrulla 17397 el 1 de septiembre de 2017.

La batalla de la familia tuvo una recompensa el pasado 11 de febrero, mediante el cual se ratificaba la desaparición forzada de Juan Carlos y se otorgaba la protección a sus familiares.

El 11 de febrero de 2019, se recibió el oficio 1583 relacionado al Juicio de Amparo 862/2017, con el que se informó a esta autoridad ministerial el contenido del acuerdo de fecha 6 de febrero del presente año, emitido por el Juez Octavo de Distrito en el Estado de Guanajuato, con residencia en Celaya, mediante el cual se requiere dar cumplimiento a la sentencia de fecha 23 de marzo de 2018”.

Entre las medidas ordenadas por el juez, se encuentra el oficio FEIDDF-AIII-102/2019, dirigido al el Titular de la Policía Federal Ministerial, mediante el cual solicita de manera urgente se informe el estatus actual de la notificación amarilla con número de control F-609/4-2018.

En dicho oficio se instruye al gobierno pedir a la Organización Internacional de Policía Criminal, (Interpol, por sus siglas en inglés) la publicación de una ficha amarilla para la localización de Juan Carlos. Tras la petición se elaboró la ficha F-609/4-2018 con el nombre, fecha de nacimiento y día de desaparición de Juan Carlos Pizano Vera.

Otra de los mandamientos del juez son los oficios FEIDDF-AIII-125/2019 dirigidos a la Policía Federal en los cuales se pide la asignación de elementos para garantizar la familia de Juan Carlos.

Al Encargado de Despacho de la Oficina del Comisionado General de la Policía Federal, mediante el cual solicita designe personal a su cargo para brindar medidas de protección a favor de M.A.R.G.; F.E.R. Y J.J.C.R. –familia de Juan Carlos-; oficio FEIDDF-AIII-123/2019, dirigido al Juez de Distrito en Materia Civil en Turno en el Estado de Guanajuato, para solicitar el inicio del procedimiento de Declaración Especial de Ausencia con motivo de la desaparición forzada cometida en agravio de J.C.P.V”.

Las investigaciones continúan para determinar la responsabilidad de los siete elementos, y en su caso girar órdenes de captura en su contra.


mlmt