EL DINERO Y SU FUTURO

Tips para hablar de dinero con tus hijos

Si no sabes cómo empezar a hablar con tus hijos sobre finanzas, aquí te presentamos cómo superar los obstáculos más comunes
Tips para hablar de dinero con tus hijosLas familias deben tener un plan financiero y estar dispuestas a escuchar además de hablar

Hablar con los hijos sobre temas financieros no es sencillo, saber cómo, cuándo, dónde, es fundamental. Pero, ¿cómo saberlo?

Las fechas festivas suelen estar muy cargadas de emociones así que, en opinión de los expertos, quizá sea mejor empezar con pasos más pequeños, como establecer una fecha posterior para conversar de esto con los hijos y nietos.

No obstante, sin importar cuándo se hable al respecto, los expertos afirman que las familias deben tener un plan y estar dispuestas a escuchar además de hablar.

LA PRIMER BARRERA A SUPERAR

El primer paso para los padres es superar su renuencia a hablar sobre asuntos financieros con los hijos.

"Hablar de la economía familiar es como hablar de sexo con los hijos", afirmó Jeff Savlov, fundador de Blum & Savlov, una consultoría sobre negocios familiares. "Sí puede llegar a ser demasiada información demasiado pronto".

Promueven educación financiera a alumnos de primaria y secundaria

EL BAÚL DE LOS RECUERDOS

Un buen punto de partida son las anécdotas familiares. "Las historias sobre nuestra familia nos ayudan a transformarnos en las personas que somos", comentó Donna Skeels Cygan, presidenta de Sage Future Financial, una consultoría.


Es importante reconocer qué miembros de nuestra familia tuvieron un impacto positivo en nuestra infancia".

Sin embargo, estas historias funcionan mejor cuando no están exclusivamente enfocadas en la alegría o el éxito. Funciona ser explícito en las lecciones.

Por ejemplo, Stephanie Eras, una ingeniera de Nuevo México, dijo que aprovechó las prestaciones laborales que tenía su hija en su empleo de medio tiempo en Panera Bread para hablar de ahorros.

Como motivación para que su hija ahorrara la cantidad máxima que su plan de jubilación le permitía, Eras le ofreció contribuir con la misma cantidad.


Mi mamá no nos decía: ´Debes ir a la universidad y conseguir un buen empleo´. Más bien nos dijo: ´Necesitas un trabajo con prestaciones´", refirió Eras. "Esas lecciones me enseñaron a vivir dentro de mis posibilidades económicas".


Cuando su hija le llegó con la noticia de que el dinero no les compraría la felicidad, Eras respondió que, si bien eso era cierto, el dinero compraba cosas que necesitaban y querían. "Se las enumeré", finalizó.

"ESTO ES LO QUE GANO, HIJO"

Lisa Bealhen, quien vive en Alburqueque, afirmó que siempre estuvo preparada y dispuesta a hablar con sus tres hijastras sobre decisiones financieras. Pero solía esperar los momentos indicados.

Ella y su esposo, quien falleció este año, predicaron con el ejemplo. Tenían un floreciente negocio de casas diseñadas a la medida localizado en el suroeste y desarrollaron divisiones enteras. Él había sido el presidente de la asociación de constructores de casas.

"Generamos mucha riqueza", dijo. "No vivíamos fuera de nuestras posibilidades. Conducíamos unos Toyota muy bonitos, pero no Mercedes. Hubiéramos podido comprar un Mercedes, pero no era algo que nos interesara".

Tarde o temprano tus hijos sabrán cuánto cuestan tu casa y automóviles, gracias al internet, y tal vez también comparen esos bienes con los de sus amigos. Pero es tu decisión cuándo decir a tus hijos cuánto ganas, y puede pasar mucho tiempo antes de que ellos adquieran la madurez necesaria para entender lo que significa esa cifra.

David Buckwald contó que su hijo adolescente le ha preguntado varias veces cuánto ganaba, pero que todavía no está listo para decírselo. Sin embargo, en familia, han empezado a hablar de gastos, como la cuenta del supermercado. "Usamos números concretos", dijo Jennifer Buckwald. "Es como si los empoderara".

A pesar de los beneficios de hablar de dinero con los hijos, la gente evita esas conversaciones. El riesgo es que, en algún momento, los padres sienten que ya no pueden tener estas pláticas con sus hijos adultos.

DE PADRES A ABUELOS, DE HIJOS A NIETOS

Janet y Bob Serier, una pareja de Nuevo México, ambos en su segundo matrimonio, afirman que eso les pasó con los tres hijos de sus primeras nupcias. Ellos lograron dejar de trabajar después de cumplir 50 años, y a sus más de 70, viven sin preocupaciones.

Sin embargo, han empezado a dar a sus nietos las lecciones financieras que habrían querido impartir a sus hijos. Janet dijo que cuando sus hijos eran jóvenes, ella estaba divorciada y concentrada en su carrera para mantenerlos. "Creo que nunca les dije nada directamente", comentó.

Pero sus nietos le han dado una segunda oportunidad. "Te escuchan", explicó. "Los nietos admiran a sus abuelos. Nos sentimos más desinhibidos con ellos".

No obstante, en ocasiones los hijos deben empezar a hablar con sus padres cuando estos ya son mayores. Estas conversaciones no son sobre valores familiares, sino valoraciones pragmáticas de las necesidades que tienen los padres de cuidado y apoyo, y quién se va a encargar de eso.

Lo óptimo podría ser concentrarse en una serie de comportamientos de planeación, como asegurarse de que los documentos y contraseñas relativos a la salud y las finanzas estén ordenados, y hablar sobre quién se encargará de sus asuntos, aconsejó Ronald Long, jefe de gestiones regulatorias e iniciativas para clientes mayores en Wells Fargo Advisors.


Ahórrate las compras del Buen Fin o el Viernes Negro y mejor invierte media hora en estas conversaciones", exhortó Long. Se trata de un excelente consejo, sin importar la edad.


LEA TAMBIEN


¿Cómo ves tus finanzas en 10 años?

El ahorro es una de las claves para tener finanzas personales sanas y lograr los propósitos que te has planteado para el futuro

LEA TAMBIEN


¿Quieres mejorar tus finanzas?, no le tengas miedo al dinero

Piggo dio los tips para superar tus miedos, darle la vuelta a los problemas y maximizar tu dinero

mlmt




Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información