METRÓPOLI

Revelan más involucrados en el "cártel inmobiliario" de Mancera

Los hermanos Julio César y Luis Ernesto Serna Chávez también forman parte del entramado de intereses que Mancera y Neumann tejieron a su paso por el gobierno de la capital, según investigación de "Proceso"

  • REDACCIÓN
  • 09/09/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Revelan más involucrados en el cártel inmobiliario de Mancera
Miguel Ángel Mancera Espinosa, coordinador de la bancada del PRD en el Senado. (Foto: Cuartoscuro)

La acumulación de propiedades, el gusto por las carreras y los aviones, hace de Miguel Ángel Mancera Espinosa  y de los hermanos Julio César y Luis Ernesto Serna Chávez, (subalternos cuando estuvo al frente del gobierno capitalino) que los una más que una simple amistad.

Como ya lo había revelado La Silla Rota en su reportaje ‘El ''cártel'' inmobiliario de CDMX; sus operadores en el gobierno de Mancera’, el patrimonio de bienes de los tres exfuncionarios de la CDMX fueron adquiridos a desarrolladores inmobiliarios a quienes posteriormente Mancera incorporó a su gabinete: algunos incluso se convirtieron en sus socios como  Simón Neumann Ladenzon y Fausto Galván Escobar. El primero fue titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) en los dos primeros años del gobierno de mancera y posteriormente fungió como asesor; el segundo fue coordinador general de Gestión para el Crecimiento y Desarrollo de la Ciudad, de la Secretaría de Economía, quien después renunció al cargo cuando ésta casa editorial reveló el entramado de intereses.

El patrimonio inmobiliario de Mancera y Julio César y Luis Ernesto era superior a los 130 millones de pesos, hasta antes de que Mancera Espinosa dejara el gobierno de la CDMX,  esto sin incluir cuentas bancarias, autos o joyas, según reveló un reportaje de la revista Proceso.

TAMBIÉN PUEDES LEER: El ''cártel'' inmobiliario de CDMX; sus operadores en el gobierno de Mancera

De acuerdo con la publicación de Proceso, el exjefe de gobierno acumuló su fortuna inmobiliaria en menos de 12 años, primero como titular de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) y luego como jefe de gobierno de la CDMX, además que muchos de esos bienes no se encuentran registrados a su nombre.

Uno de los últimos inmuebles adquiridos por él es una casa de mil 94 metros cuadrados en Tlacopac, uno de los rincones urbanos del sur de la capital, que colinda con San Ángel Inn y San Ángel. El inmueble se ubica en la calle Benito Juárez 53 bis, aunque la base de datos del Registro Público de la Propiedad la tiene identificada como Benito Juárez número 21, colonia Campestre, por lo que se deduce que dicho predio fue subdividido. La cuenta predial es la número 054-035-39-000 y aparece a nombre de Luz Becerra viuda de Miranda. El número 53 o 53 bis no aparece en los registros.”

Mancera compró el inmueble en 2015, cuando aún estaba al frente del gobierno de la capital. Luis Ernesto respaldó la transacción, incluso la reportó como suya en su declaración 3de3 de 2016, señala el reportaje.

Asimismo, José Antonio Velasco Jiménez, es señalado como un propietario de una docena de empresas de la construcción que operan a cambio de contratos y otorga a funcionarios un porcentaje del contrato  de la obra asignada, además de hacer costosos regalos y remodelar casas, entre otras prácticas de corrupción.

En los tres primeros años de la gestión de Mancera en el gobierno de la CDMX, las empresas de Velasco Jiménez recibieron 27 contratos de obra, que le dejaron una suma de 550 millones de pesos.

Con información de Proceso

jamp