PAN y PRI, aliados en el DF

Por: Roberto Rock L.

INFORME CONFIDENCIAL 07/04/2014 05:00 a.m.

PAN y PRI, aliados en el DF

LEE TAMBIÉN

Angela Merkel visitará México

La canciller alemana estará en tierras mexicanas los días 9 y 10 de junio


La caída de Cuauhtémoc Gutiérrez como dirigente del PRI en el Distrito Federal no es el castigo a un personaje con moral cuestionable y prácticas políticas porriles. Las evidencias disponibles apuntan en el sentido de que el presidente Enrique Peña Nieto decidió lanzar ya su estrategia para expulsar al PRD de la capital del país. Y para ello cuenta con varios aliados, el PAN entre ellos.

            Aurelio Nuño, jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, y Manuel Andrade, delegado del PRI en el DF, son dos de los operadores de un esquema que incluye negociaciones con la dirigencia de Acción Nacional para aliarse el próximo año en las elecciones para jefes delegacionales y asambleístas en la capital del país. De acuerdo con encuestas conocidas por este espacio, de concretarse esta coalición, el PRD perdería hasta nueve de las 16 delegaciones –hoy gobierna en 14- y la mayoría en la Asamblea de Representantes –que hoy domina con holgura.
            Si esta apuesta se consuma, la segunda mitad del gobierno de Miguel Ángel Mancera, jefe del Gobierno capitalino, estaría marcada por un progresivo desgaste que se traduciría el 2018 en la derrota del PRD y en el fin de las expectativas de Mancera como candidato viable para la próxima contienda presidencial.
            El meritorio reportaje en el espacio radiofónico de Carmen Aristegui, que confirma la inclinación del citado Gutiérrez para explotar sexualmente a sus empleadas –lo que había sido ya documentado por “Reforma” una década antes, sin consecuencia alguna-, coincide con la maduración de una serie de reacomodos en diversos frentes, con visitas a reposicionar al PRI en la ciudad de México, gobernada por el partido del sol azteca desde 1997, hace casi 17 años.
            En ese lapso, el PRI vio desvanecerse su antiguo músculo en el Distrito Federal. Sus bases populares, construidas durante décadas a golpes de clientelismo, fueron cooptadas con cierta facilidad por el perredismo, y ahora se hallan en manos de liderazgos ubicados en las izquierdas, entre ellos el de René Bejarano. Este último es un ejemplo de cómo las corrientes perredistas en la ciudad utilizaron un nuevo discurso, pero mantuvieron las viejas prácticas corruptas –venta de favores, manipulación del voto, negocios y prebendas como moneda de cambio.
            De acuerdo con fuentes consultadas, Gutiérrez será defenestrado no por ser moralmente impresentable, sino por haberse equivocado políticamente. En los casi 15 meses que lleva la administración Peña Nieto, el ahora suspendido líder priísta capitalino (hijo del “Rey de la Basura” en el DF, el líder de los pepenadores Rafael Gutiérrez, muerto en 1987) se ha enfrentado a la dirigencia nacional priísta e incluso se opuso a propuestas del presidente Peña Nieto durante la Asamblea Nacional del tricolor, en marzo de 2013. Adicionalmente, ha bloqueado la tarea de la corriente interna Ala Progresista, que encabeza Isidro Moreno, personaje cercano al presidente de la República.
            En altos círculos del gobierno federal, se describe a Gutiérrez como “un porro cegado por el dinero”. Se le atribuye ser no un operador no del PRI sino de Marcelo Ebrard, ex jefe de Gobierno, quien presuntamente le concedió negocios millonarios en el procesamiento de residuos sólidos.
            La subordinación de Gutiérrez hacia Ebrard ha sido reiteradamente argumentada. El caso más reciente lo constituyó el incidente surgido en la Asamblea en octubre de 2013 ante el proceso de ratificación del ombudsman capitalino, Luis González Plascencia. El asunto era un simple trámite, pero de pronto en el PRD surgió una oposición alentada por la facción identificada con Ebrard. El tema dividió a la bancada de los asambleístas del partido del sol azteca. Al final González no fue ratificado, pero de cualquier suerte Ebrard habría determinado “castigar” al coordinador de la bancada, Tonatiuh González, que fue removido y su lugar ocupado por María de los Ángeles Moreno, pese a ser una antigua enemiga política –junto con Beatriz Paredes- de Cuauhtémoc Gutiérrez.
            La caída de Gutiérrez como dirigente del PRI en el DF obligará al PRD y en particular a Miguel Ángel Mancera, a revisar su relación con el gobierno Peña Nieto. Apenas el pasado 25 de marzo el jefe de Gobierno alentó una reunión que avaló con su presencia, durante la cual los 14 jefes delegacionales perredistas firmaron un convenio en el que aceptaban el desarrollo de la llamada Cruzada contra el hambre en sus respectivas demarcaciones.
            A la Cruzada –el programa social emblemático del gobierno federal- le tomó justo un año entrar a la capital del país. Sus operadores son Sixto Hoyos, delegado de Sedesol en el DF, y la propia Rosario Robles, secretaria federal de Desarrollo Social, ex jefa de Gobierno del DF y ex presidenta nacional del PRD. Robles y Hoyos tendrán, sin duda, una tarea central en la estrategia para recuperar para el PRI espacios políticos en la capital del país.
            En la campaña presidencial del 2012, el primer equipo de Enrique Peña Nieto concluyó que el margen de operación para entrar al DF era limitado, y que se reducía a lo que podía aportar la candidata Beatriz Paredes. Hoy las condiciones lucen diferentes para el Institucional. Y parece decidido a sumar en esta travesía por el poder a un ambicioso compañero de viaje: el PAN capitalino. No vivirá mucho quien lo vea el resultado de este coctel singular. (robertorock@lasillarota.com). 
 
 
 
 
 

LEE TAMBIÉN

Peña Nieto refrenda compromiso con Acuerdo de París

Este jueves, Donald Trump anunciará que EU se retira del Acuerdo de las políticas internacionales más importantes para combatir el cambio climático





Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información