Niño muere pues sus padres prefieron rezar que ir al médico

Set Johnson padecía de pancreatitis aguda y sus padres decidieron dejarlo al cuidado de su hermano para ir a una boda durante un fin de semana y sólo regresaron a orar por su salud.

REDACCIÓN 10/01/2017 01:33 p.m.

Niño muere pues sus padres prefieron rezar que ir al médicoNiño muere porque sus padres rezaron por su salud en lugar de llevarlo al médico

Un niño estadounidense de siete años murió porque los padres prefirieron rezar para que se recuperara de su grave estado en lugar de llamar al teléfono de emergencias.

 

Seth Johnson, quien vivía con sus padres y su hermano de 16 años en Plymouth, Minnesota, tenía varias semanas enfermo.

 

 

 

Timothy y Sarah Johnson, los padres del menor, tomaron la decisión de no llevarlo al hospital porque tenían “problemas” con los médicos. El niño sufría pancreatitis aguda y desde muy pequeño fue diagnosticado con alcoholismo fetal.

 

El fin de semana que murió el niño, sus padres salieron a una boda en otra ciudad y decidieron dejar a Seth al cuidado de su hermano mayor.

 

El adolescente llamó a sus padres por teléfono para decirles que el estado de su hermano empeoraba. Cuando la pareja regresó a su casa, rezaron por la salud del niño, lo bañaron y lo pusieron a dormir. El niño murió a causa de una pancreatitis aguda y de una sepsis.

 

 

 

Los padres del menor fueron acusados de negligencia y comparecerán ante las autoridades durante este mes. “No podemos comprender cómo los padres dejaron a un niño enfermo de 7 años de edad al cuidado de un joven de 16 para irse lejos durante todo un fin de semana”, dijo el fiscal del condado de Hennepin, Mike Freeman, al diario The Independent.

 

“Tampoco podemos comprender cómo los padres se negaron a volver a casa el domingo por la mañana para cuidar a su hijo enfermo, una vez notificados de la gravedad de su estado. Y tampoco entendemos por qué los padres no llamaron a emergencias el domingo por la noche para obtener ayuda médica de inmediato cuando finalmente llegaron a casa”, insistió el fiscal.

 

 

La policía afirma que el niño había sido diagnosticado previamente con un síndrome de alcoholismo fetal y trastorno reactivo, de lo cual tenían pleno conocimiento sus padres.

 

 

Con información de la Razón

nl


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información