Cultura

Edith Piaf, cuando el Gorrión de París dejó de cantar

La cantante francesa, Edith Giovanna Gassion, murió un 11 de octubre de 1963, víctima de cirrosis
Edith Piaf, cuando el Gorrión de París dejó de cantarEn 1933 tuvo una hija llamada Marcelle, con su amante Louis Dupont, quien murió de meningitis a los dos años de edad en 1935. (FOTO TOMADA DE LA WEB)

Edith Giovanna Gassion nació el 19 de diciembre de 1915, debajo de una farola frente al número 72 de la rue de Belleville en París. Su padre fue acróbata, Louis Alphonse Gassion, y su madre cantante ambulante, Annetta Maillard, quien la abandonó ante la falta de recursos económicos para criarla.

Su progenitora la confió a su abuela materna, que a su vez la entregó a su padre, a punto éste de ir al frente en la Primera Guerra Mundial, por lo que la dejó con su abuela paterna, pero finalmente fue criada por prostitutas.

Años después, su padre regresó y la llevó consigo a vivir la vida de los artistas de los pequeños circos itinerantes, desde los cuales Piaf reveló su talento y excepcional voz en las canciones populares que interpretaba en las calles junto a él, tal como también su madre lo hacía.

A los 15 años comenzó a trabajar en una fábrica parisina, que luego abandonó para dedicarse a cantar en los cafés de París. A mediados de los 40 logró internarse en los cabarets y su fama comenzó a crecer de manera vertiginosa.

En 1933 tuvo una hija llamada Marcelle, con su amante Louis Dupont, quien murió de meningitis a los dos años de edad en 1935.

Esta triste experiencia se sumó a sus trágicas vivencias, por lo que a los 20 años apenas podía sobrevivir como cantante en el barrio parisino de Montmartre.

Sin embargo, en 1935 el propietario del cabaret "Gerny", llamado Louis Leplée, la escuchó y le gustó tanto que la bautizó como Piaf (gorrión), y le dio un nuevo impulso a su carrera.

En 1946 llegó a convertirse en una estrella internacional que dio testimonio de una urbe de excluidos, de cotidianos perdedores y de bohemios, pero su vida llena de dolor ya era una leyenda, por lo que fue considerada como la más pura expresión del París callejero.

La artista de frágil figura realizó giras por Europa y América Latina, pero nunca pudo sacudirse de la tragedia, desde el día que nació en aquella calle de París, el 19 de diciembre de 1915, hasta la fecha de su muerte, el 11 de octubre de 1963, víctima de cirrosis.

Sola en escena, vestida de negro, con el cabello rizado, explicaba historias de amor y de desamor con una voz temblorosa y rota, que a menudo arrancaba lágrimas entre el público.

Los restos mortales de la diva fueron sepultados en un cementerio de París. Su entierro fue multitudinario y desde entonces sigue siendo una de las tumbas más visitadas por quienes reconocen su talento y fama en el mundo.

En 2008, la cantante mexicana Guadalupe Pineda la recordó con el álbum Francia con sabor latino, mismo en el que imprimió su estilo peculiar al idioma galo con obras musicales como Mourir d´aimer (Morir de amor), La vie en rose (La vida en rosa) y Je reviens te chercher (Volveré a buscarte).

Un año después, su tema El himno al amor, se escuchó en la boda de la cantante Gloria Trevi y Armando Gómez en la ceremonia religiosa, a un día del aniversario del natalicio de la afamada francesa.

Debido a la gran voz de Piaf, artistas como Bob Dylan, Elena Roger y Martha Wainwright, por mencionar algunos, se han declarado admiradores de la intérprete conocida mundialmente.

En 2010 fue recordada en Chile con un espectáculo inspirado en su obra musical. El tributo corrió a cargo de la cantante Alex Ryer, quien interpretó una veintena de temas que hicieron famosa a la francesa; Pure Piaf, nombre del show, incluyó monólogos y música en vivo, y se presentó en breve temporada.

auc




Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información