ESTADOS

Reportan nuevas agresiones contra periodistas en Guerrero

Periodistas de Guerrero protestaron para exigir al gobierno del estado libertad de prensa, después de la agresión de siete de sus compañeros por policías

  • MARGENA DE LA O/ CORRESPONSAL
  • 09/01/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Reportan nuevas agresiones contra periodistas en Guerrero
Las protestas por respeto a libre expresión ocurrieron casi de manera simultánea en Acapulco y Chilpancingo

Chilpancingo, Guerrero (La Silla Rota).- Periodistas de Guerrero protestaron para exigir al gobierno del estado libertad de prensa, después de la agresión de siete de sus compañeros, cometida por policías durante una cobertura el domingo pasado en La Concepción, zona rural de Acapulco.

Las protestas por respeto a libre expresión ocurrieron casi de manera simultánea en Acapulco y Chilpancingo, con la consigna de no permitir una agresión más a periodistas. En la capital del estado la protesta consistió en una marcha desde el centro de la ciudad hasta Palacio de Gobierno, sede del Ejecutivo estatal, donde gritaron, con remitente al gobernador Héctor Astudillo Flores, que no dejarían pasar más agresiones. En el puerto, un grupo de periodistas se concentró en la costera Miguel Alemán con pancartas y frases con la misma consigna.

La agresión a los siete periodistas ocurrió el domingo pasado, cuando periodistas cubrían el desarme de policías comunitarios por fuerzas policiacas y militares en La Concepción, hecho que terminó con 11 muertos y 38 detenidos. De acuerdo a la versión de los periodistas, los policías les impidieron hacer su trabajo y para eso los amenazaron, encañonaron con sus armas y golpearon.

Los periodistas agredidos son Bernardino Hernández, Sergio Robles, Roberto Ramírez Bravo, Francisco Robles, Carlos Alberto Carbajal, Jacob Morales y Héctor Briseño. 

Bernardino Hernández fue el más golpeado, todavía se encuentra internado en un hospital del puerto recuperándose del golpe en la cabeza. También, según su propia versión, expuesta ante el propio fiscal Xavier Olea Peláez el día de los hechos, es que los policías lo aislaron, lo golpearon y le quitaron las tarjetas de sus cámaras fotográficas, con las que documentó la intervención de las fuerzas gubernamentales en ese pueblo de Acapulco, perteneciente a los Bienes Comunales de Cacahuatepec.

A la agresión a los periodistas se sumaron otras situaciones, por ejemplo, que las autoridades demoraron en tomarles la declaración a los periodistas, porque los trajeron de oficina en oficina.

Guerrero es uno de los estados más peligrosos para ejercer el periodismo, de acuerdo a mediciones de organizaciones como Reporteros sin Fronteras. La Asociación de Periodistas del Estado de Guerrero (APEG) tiene documentadas unas 50 agresiones contra periodistas durante 2017, la mayoría fueron cometidas por servidores públicos, desde policías hasta el propio gobernador.

En Chilpancingo, cuando el contingente de periodistas llegó a Palacio de Gobierno, los policías estatales que regulan el acceso trataron de impedirles el paso, pero no pudieron. Los periodistas empujaron con fuerza las vallas metálicas con que cercaron el edificio público y se colaron hasta la puerta principal que cerraron otros elementos que se hallaban dentro. 

Una vez en la fachada principal del edificio, los periodistas continuaron con un mitin, ahí el periodista Zacarías Cervantes, vocero de la APEG, denunció que este gobierno que encabeza Astudillo Flores es el más represor, y para sustentar lo que dijo reveló las cifras de agresiones documentadas por la organización.

Durante la protesta los periodistas reprocharon que los policías no activaran los protocolos que, según el gobierno, realizan para garantizar la libertad de expresión. Es decir, denunciaron, no otorgan esas garantías que sostienen.

Durante el contexto de las marchas, reporteros de Acapulco, algunos de los agredidos, denunciaron que familiares de las víctimas de La Concepción les impidieron cubrir los sepelios y les advirtieron que los lincharían si no se retiraban.