NACIÓN

El Congreso mexicano necesita terapia; padece esquizofrenia, experto en derechos humanos

Se derramaron más de 500 mil litros de sangre humana en el sexenio de Calderón, dijo

  • IRMA ROSA MARTÍNEZ
  • 02/03/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
El Congreso mexicano necesita terapia; padece esquizofrenia, experto en derechos humanos
Experto en derechos humanos hace recuento de sexenio calderonista (Imagen de El País)

“De veras, señor Congreso de la Unión, usted necesita terapia. Padece esquizofrenia legislativa”.

En opinión  Santiago Corcuera, experto en derechos humanos, eso es lo que le diría un psiquiatra a los legisladores mexicanos pues por un lado aprueban leyes de avanzada, como las de desapariciones forzadas y tortura, pero por otro dan su visto bueno a legislaciones tan retrógradas como la de seguridad interior.

(La ley) es una nube muy negra que puede hacer totalmente ineficaces los avances en otros rubros”.


Conferencista en el simposium sobre seguridad y justicia, con el tema del estado actual de los derechos humanos, Corcuera, quien ha encabezado el Comité de Naciones Unidas sobre desapariciones forzadas, hizo un recuento de lo que ha representado la participación de las Fuerzas Armadas en las labores de seguridad pública.

Nos dejó 500 mil litros de sangre humana derramada, si consideramos que cada persona tiene 4.5 litros de sangre y fueron más de 110 mil muertos” en la administración de Felipe Calderón.


Señala que si bien al principio del segundo gobierno panista la causa de la violencia en nuestro país  era el narcotráfico, “la causa eficiente se llama Calderón Hinojosa y todo comenzó el 10 de diciembre de 2006 cuando decidió emprender el combate a los grupos organizados con las Fuerzas Armadas”.

En el sexenio de Calderón la violencia fue incesante, consistente, continua y ascendente”, subrayó.


Citó las cifras de esa violencia: al final del sexenio de Vicente Fox se reportaban 7.8 muertos por cada 100 mil habitantes mientras que al término de la administración de Calderón ya eran 22.6.

Reconoció que en el actual gobierno se hicieron esfuerzos por reducir la intensidad de los operativos pero no se modificó la estrategia. De cualquier modo entre 2012 y 2015 ese índice se redujo a 16.3 muertos por cada 100 mil habitantes pero volvió a repuntar en 2017.

Y la causa de la causa es el uso de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad pública”.


De ahí su preocupación por la aprobación de la Ley de Seguridad Interior pues considera que con ella se legalizan los operativos del Ejército en labores que no le corresponden,  puede significar la perpetuación de las actividades de los militares y con ello, la continuidad de la espiral de violencia.

Reconoce el trabajo realizado en el Congreso para sacar adelante dos legislaciones “únicas en el mundo” como la del combate a las desapariciones forzadas y contra la tortura, pero la de Seguridad Interior, dijo, “es el manto que mayor sombra produce sobre cualquier avance que pudiera haber con las otras leyes aprobadas”.

Por otra parte, el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, en un mensaje videograbado, se dirigió a los integrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que sesiona en Bogotá, Colombia, quienes escucharon las inconformidades de defensores de derechos de México con respecto a la Ley de Seguridad Interior.

El ombudsman mexicano dijo ahí que la seguridad no se puede conseguir a cualquier costo.

mlmt